null: nullpx
Política de Educación

Qué proponen los candidatos presidenciales para la educación de los más pequeños

La aspirante presidencial demócrata Hillary Clinton propuso esta semana que el costo de las guarderías no represente más de 10% del ingreso de una familia, pero sus rivales tienen otras ideas sobre el tema.
13 May 2016 – 2:20 PM EDT

Enviar un pequeño a una guardería en Estados Unidos se ha convertido en un lujo al alcance de pocos, perjudicando el desarrollo y las perspectivas de futuro de los más chicos, y las oportunidades laborales de sus padres y madres.

Los aspirantes a la presidencia del país Hillary Clinton y Bernie Sanders han reconocido que hay que hacer algo para facilitar el acceso de los más pequeños a las guarderías, mientras que Donald Trump ha hablado de pasada sobre el tema en un par de ocasiones.

Estos centros atienden a niños que tienen de 1 a 3 años (que en inglés se conocen como toddlers), según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Los niños en edad preescolar suelen definirse de 3 a 5 años .

Entre los beneficios que los expertos atribuyen a las guarderías se encuentran que los niños experimentan un mejor desarrollo cognitivo, mejores perspectivas de ingresos en el futuro y menos posibilidades de delinquir.

Y son precisamente los hijos de inmigrantes latinos quienes se benefician aún más de la educación temprana que los niños de hogares donde se habla inglés, dice Alexandra Figueras-Daniel, coordinadora del Instituto Nacional de Investigaciones de Educación Inicial de la Universidad de Rutgers.

¿Qué propone cada aspirante presidencial para cuidar de los pequeños?

Clinton

La exsecretaria de Estado quiere disminuir el costo de las guarderías según un plan que ha presentado durante la campaña y puede ser consultado en su sitio web.

En un evento de campaña celebrado esta semana en Kentucky, Clinton lanzó una propuesta para que el gobierno federal, mediante subsidios y créditos contributivos, limite los costos de acceder a una guardería al 10% del ingreso de una familia.

Ese 10% es el costo ideal que debería pagar una familia por el cuidado de sus hijos, según datos del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Según el estudio de 2015 del Economic Policy Institute, muy pocos lugares en Estados Unidos se acercan a ese porcentaje del presupuesto familiar. El costo de una guardería puede oscilar entre los $468 al mes en Mississippi y los $1,868 al mes en el Distrito de Columbia, por ejemplo.

Clinton dijo que los altos precios de las guarderías fuerzan a los padres y madres estadounidenses a tomar decisiones difíciles: O los inscriben en un centro barato, con el cual no están a gusto del todo, o se endeudan y pagan por un centro caro con el que se sientan tranquilos.

"O deciden que no pueden pagarlo y uno de los padres se queda en casa... y si abandonan la fuerza laboral, las madres, sobre todo, entonces es más difícil regresar al trabajo", agregó.

Clinton también propuso apoyar financieramente a los estados para que ofrezcan buenos salarios y oportunidades de desarrollo profesional a quienes cuidan de los menores, para retenerlos en sus puestos y poder desarrollar servicios de alta calidad.

También propone otorgar becas de $1,500 anuales a un millón de universitarios que tengan hijos, que podrían utilizar para pagar guarderías mientras estudien, y un aumento de $250 millones en apoyo para la creación y expansión de guarderías a través de los campus del país.


Sanders

Sanders también ha presentado un plan de guarderías durante la campaña y propone que sean gratuitas.

Tras graduarse de Ciencias Políticas de la Universidad de Chicago en 1964, Sanders fue por un tiempo maestro del programa federal Head Start en Nueva York. Como tal reconoce la importancia de la educación inicial y ha dicho que "es inadmisible que en una sociedad como la nuestra, con nuestros recursos, no invirtamos apropiadamente en nuestros niños desde las primeras etapas de sus vidas".

En 2011 el senador por Vermont presentó un proyecto de ley para establecer un sistema de guarderías a tiempo completo (8 horas) de acceso universal y gratuito desde las seis semanas de vida hasta el kínder.

"La mejor manera de lidiar con nuestras fallas educativas y fortalecer nuestra economía a largo plazo es invertir en nuestros niños tan temprano como sea posible", dijo el entonces senador.

La propuesta de Sanders consiste en financiar con subvenciones competitivas la creación del sistema de educación temprana gratuita en 10 estados que servirán como modelos a seguir, y luego expandir el sistema a los demás estados que quieran incorporarse.

Por otro lado, el año pasado le dijo a un diario de Iowa que los maestros de educación temprana necesitan mejores salarios. "Permitirles a los trabajadores de guarderías, a la gente que trabaja con estos pequeños, tener salarios como los de McDonalds es una vergüenza. Necesitamos que la gente mejor entrenada, mejor pagada, mejor cualificada trabaje con estos niños", dijo Sanders.

El aspirante agregó que el sistema se financiaría aumentando los impuestos a los más ricos y a las transacciones especulativas de Wall Street.


Trump

Poco ha dicho el aspirante republicano sobre el tema de la educación inicial (y de la educación en general), excepto por algunas declaraciones surgidas a raíz de preguntas que le han hecho sobre el tema.

Cuando le preguntaron en noviembre del año pasado en Iowa cómo trabajaría para hacer más asequible el acceso a guarderías, Trump explicó que "es algo que una empresa puede hacer, creo, muy fácilmente".

Trump dijo que sus empresas cuentan con dos guarderías para sus empleados, y que las mismas no requieren una gran inversión. "Necesitas una o dos personas, y necesitas algunos bloques, algunos columpios y juguetes. No es caro, no es algo caro. Yo lo hago en todas partes, y por eso consigo (contratar) gente buena".

Según una encuesta del Instituto de Familia y Trabajo hecha en 2014 entre 1,051 patronos a nivel nacional con 50 o más empleados, solo el 7% de ellos ofrece guarderías para los hijos del personal en el lugar de trabajo o cerca, y esa cifra disminuyó desde 2008.

En otra ocasión en que una mujer le preguntó por su postura en torno al acceso a guarderías, contestó al vuelo: "Amo a los niños. Es un gran tema querida. ¿Quiere saber qué pienso sobre el cuidado de los niños? Vamos, hablaríamos durante unas 10 horas" .


Lea también:


Publicidad