publicidad
La ciudad de Nueva York tiene uno de los escasos programas de prekínder universal en EEUU y su alcalde, Bill de Blasio, lo define como una iniciativa hacia "una sociedad más justa". Solo tres estados (Florida, Georgia y Oklahoma) tienen prekínder universal.

Sigue siendo desigual el acceso a programas preescolares estatales de alta calidad

Sigue siendo desigual el acceso a programas preescolares estatales de alta calidad

Un estudio divulgado este jueves halló que más de un millón de niños de 3 y 4 años aprenden inglés como segundo idioma, pero solo ocho programas subvencionados por cinco estados requieren que sus maestros tengan desarrollo profesional en lenguaje dual.

La ciudad de Nueva York tiene uno de los escasos programas de prekínder...
La ciudad de Nueva York tiene uno de los escasos programas de prekínder universal en EEUU y su alcalde, Bill de Blasio, lo define como una iniciativa hacia "una sociedad más justa". Solo tres estados (Florida, Georgia y Oklahoma) tienen prekínder universal.

A veces es difícil imaginar el potencial que existe en un salón de clases, entre niñitos de 3 y 4 años, con un maestro que les estimule el aprendizaje y la imaginación así como la adquisición del vocabulario con el que empiezan a entender su entorno.

“Muchos niños hispanos empiezan el kínder rezagados respecto a otros niños. Un estudio destaca cómo un preescolar de calidad puede cerrar la brecha en rendimiento en lectura, y reducir la brecha en matemáticas por lo menos en un 80%. El preescolar de calidad tiene ese gran potencial, más que ningún otro programa, para cerrar la brecha académica entre niños hispanos”, dice Milagros Nores, directora asociada del Instituto Nacional de Investigación en Primera Infancia (NIEER, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Rutgers.

publicidad

Pero el acceso a programas preescolares de alta calidad es desigual en Estados Unidos, como muchos otros aspectos de la educación.

Esa disparidad se puede notar especialmente cuando la lupa se pone sobre el acceso a programas de educación preescolar que tienen niños provenientes de hogares donde el inglés no es la lengua principal.

A pesar que en el país hay sobre un millón de niños de 3 y 4 años que vienen de familias que hablan una lengua distinta del inglés, los programas públicos de educación temprana en pocos estados están equipados con políticas específicas para atender sus necesidades, tales como maestros bilingües o evaluaciones en su idioma materno, según un nuevo estudio presentado este jueves.

El reporte “Anuario del Estado del Preescolar” (State of Preschool Yearbook) del año 2014-2015, elaborado por el NIEER halló ciertos indicadores positivos sobre el estado de la educación temprana en el país como más inversiones en programas preescolares y por niño, aumento en la matrícula y mejores estándares de calidad.

En 2014-2015, la inscripción de niños a programas preescolares estatales en el país es de 1,383,450. De esos, 29% tienen 4 años y 5% tienen 3 años.

La matrícula aumentó modestamente, como dice Nores, pero el asunto de expandir el acceso a estos programas supone elevar los niveles de excelencia e instrumentar políticas concretas para apoyar las diversas necesidades de una población cada vez más diversa.

publicidad

“Es fundamental que aumentemos los salarios y beneficios del cuerpo de maestros de preescolar, y que nos aseguremos que todo maestro esté preparado para apoyar a niños de hogares en los que se habla una lengua distinta del inglés, incluyendo en estados con amplias poblaciones hispanas”, sostuvo en la presentación del informe el director de NIEER, Steve Barnett.

Como parte del estudio, el NIEER también analizó la fuerza laboral en estos programas y las políticas de educación en lenguaje dual (DLL, por sus siglas en inglés).

Los “dual language learners” (DLLs) son estudiantes que aprenden en dos idiomas, muchos de los cuales provienen de hogares donde el inglés no es la lengua principal. Según investigaciones de la organización New America, 80% de los DLLs tienen el español como su lengua materna.

En cuanto a estos niños de 3 y 4 años que aprenden más de un idioma, el estudio halló que pocos estados han creado políticas específicas para atenderlos, y algunos ni siquiera saben cuántos de estos preescolares tienen en sus aulas.

Según el reporte, en el país hay sobre 1.8 millones de niños y niñas de tres y cuatro años de edad que aprenden en dos idiomas (23%), pero los estados reportan haber servido 223,568 de ellos en programas preescolares estatales.

“Estamos expandiendo el acceso general a programas estatales de calidad pero en esa expansión lenta, a paso tortuga, estamos dejando atrás en acceso a los niños y familias hispanas y otras familias de lenguaje dual”, expone Nores.

publicidad

Un programa preescolar de calidad tiene la posibilidad de generar un cambio en la vida de los niños, como detalla Nores. “Pero California, Texas y Florida tienen los estándares más bajos de calidad en el país y ahí perdemos una oportunidad de darles una ventaja y de equiparar las oportunidades de los niños hispanos”, sostiene Nores de estos estados que sirven a grandes concentraciones de niños, muchos de los cuales, según el estudio viven bajo el umbral de la pobreza.

Texas y Florida, abunda el informe, redujeron cupos y financiamiento.

Una educación temprana de alta calidad en EEUU trae a discusión, precisamente, el acceso de niños en edad preescolar a estos programas. En EEUU hay 57 programas preescolares estatales a través de 42 estados y el Distrito de Columbia.

Pero como indica el informe es “alarmante que solo cinco estados (Colorado, Illinois, Massachusetts, New Jersey y West Virginia) requieren a sus maestros de preescolar credenciales específicas para enseñar a niños que están aprendiendo más de un idioma, y menos aún que sean bilingües”.

Solo un estado, Rhode Island, puede reportar los porcentajes de maestros principales y asistentes que tienen fluidez en otro idioma que no sea el inglés.

Un total de seis estados evalúan a los pequeños en su idioma materno y 10 estados destinan fondos adicionales en sus presupuestos para atenderlos, sostiene el reporte.

publicidad

“Lo más importante de tener desarrollo profesional específico para poder trabajar en programas de lenguaje dual es la posibilidad de incorporar y enriquecer ambas lenguas en paralelo. Que los niños puedan aprender el inglés mientras crecen en su segundo idioma les define una ventaja clara al entrar a primaria”, ilustra Nores sobre los beneficios a largo plazo del bilingüismo a través de la vida académica y profesional.

A grandes rasgos, el informe destaca que la financiación de los programas preescolares aumentó también $553 millones de dólares para un total de $6.2 mil millones de dólares a nivel nacional en 2014-2015. La mayor parte de ese incremento proviene del estado de Nueva York que invirtió $358 millones más que el año anterior en gran medida por la fuerte apuesta de la ciudad de Nueva York en sus programas de preescolares de calidad de tiempo completo.

En la ciudad de Nueva York se ha instrumentado uno de los pocos programas de prekínder universal precisamente para que más niños, independientemente de su trasfondo étnico y socioeconómico puedan llegar a la escuela lo antes posible.

“La ciudad de Nueva York representa una clara apuesta por la primera infancia”, menciona Nores del proyecto en el que se han agregado espacios y programas para asegurar la calidad de la enseñanza que los niños reciben.

En la presentación del informe, el alcalde de la ciudad de Nueva York Bill de Blasio destacó que si las ciudades y los estados ignoran la educación temprana “realmente no estamos tratando de mejorar nuestras escuelas y de crear una sociedad más justa”.

publicidad

“Los niños que han tenido acceso a programas de educación preescolar de calidad es mucho más probable que sean exitosos en la primaria y de graduarse de la secundaria, tienen menos probabilidad de repetir grados, y hasta mayores probabilidades de tener mejores ingresos y mayor rendimiento en su futuro y la universidad”, concluye Nores.

Esta nota fue elaborada por Randy Nieves y Carmen Graciela Díaz.

Lea también:


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad