null: nullpx
Política de Educación

Junta escolar acude a la Corte Suprema para que le impida a niño transgénero acceder al baño de varones

La guerra por el acceso de personas transgénero a los baños públicos correspondientes con su identidad tiene ya un pie puesto en el máximo foro judicial estadounidense.
14 Jul 2016 – 12:39 PM EDT

Una junta escolar de Virginia pidió a la Corte Suprema de EEUU bloquear el acceso de un adolescente transgénero al baño de varones cuando comience el próximo año escolar, alegando que permitírselo causaría un "daño irreparable" al distrito escolar, padres y estudiantes, y una "severa perturbación" en la escuela.

Con su petición, la Junta Escolar del Condado de Gloucester (GCSB) quiere ganar tiempo para poder apelar formalmente al Supremo una orden de un juez federal de distrito que exigió a la escuela darle acceso al baño correspondiente con su identidad de género al joven Gavin Grimm, de 17 años de edad.

La junta dice que presentará su petición al Supremo en o antes del 29 de agosto.

En la petición sometida al juez presidente del Supremo, John Roberts, la junta alega que tiene poco tiempo de ahora al inicio de clases en septiembre para "hacer cambios a las instalaciones del distrito escolar o desarrollar nuevas políticas que salvaguarden la privacidad y el derecho a la seguridad de sus estudiantes de kinder a duodécimo grado", y que por eso se debe bloquear temporalmente la orden del tribunal de distrito.

Además, alegó que cuando la escuela Gloucester High intentó en el pasado darle acceso a Grimm al baño de varones "las protestas de padres y estudiantes fueron inmediatas y enérgicas, provocando dos rondas de audiencias públicas y finalmente a la emisión de la política en cuestión".

Por otro lado, la junta sostuvo que evitar que los padres se manifiesten a favor o en contra de que sus hijos estén "expuestos a miembros del sexo biológico opuesto, posiblemente en un estado de desnudez parcial o completa, o en un escenario íntimo, los priva de su derecho a dirigir la educación y crianza de sus niños".

En la opinión de las autoridades escolares, en lo que se resuelve definitivamente el asunto Grimm puede seguir utilizando, como venía haciendo, los baños escolares unisex de su escuela, o el baño de la oficina de la enfermera,

El adolescente, por su parte, sostiene que tuvo que dejar de ir a los sanitarios de mujeres porque las niñas de su escuela lo ven como un varón, y los baños unisex lo hacen sentir aun más señalado.


Claire Guthrie Gastañaga, directora ejecutiva de Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en Virginia, dijo en un comunicado que seguirán defendiendo a Grimm como lo han venido haciendo durante los últimos años.

"Es triste cuando los miembros de la junta escolar y sus abogados tienen tan poca consideración con el impacto que sus acciones equivocadas están teniendo en la vida de un adolescente. Seguiremos defendiendo a Gavin y a otros jóvenes que siguen sufriendo por esta crueldad y humillación", dijo Gastañaga.

El departamento de Educación y el Cuarto Circuito de Apelaciones -que también tiene jurisdicción sobre Maryland, West Virginia, Carolina del Sur y Carolina del Norte- le han dado la razón a Grimm y han determinado que negarle el acceso al baño de varones viola sus derechos bajo el Título IX de las Enmiendas de Educación de 1972.

El Título IX establece que a ninguna persona, por razones de sexo, se le puede discriminar, excluir o negar beneficios de programa educativo alguno o actividad que reciba fondos del gobierno federal.

De no cumplir con la orden de los tribunales, el distrito escolar de Gloucester podría perder fondos federales para sus escuelas.

Grimm nació como mujer y desde noveno grado toma hormonas, se cambió legalmente su nombre a uno tradicional de hombre y vive todos los aspectos de su vida como un niño. No se ha sometido a cirugía de reasignación sexual.

En décimo grado, Grimm y su madre revelaron a las autoridades de su escuela que era un niño, y los funcionarios tomaron medidas para asegurarse de que fuera tratado como niño por los maestros y el personal.

Entre esas medidas le permitieron utilizar el baño de varones, y todo transcurrió normalmente durante siete semanas, hasta que su caso atrajo el interés de personas que pidieron a la Junta Escolar del Condado de Gloucester impedirle a Gavin utilizar las instalaciones.


La junta aprobó una resolución para prohibirle utilizar los baños de varones en diciembre de 2014, tras dos audiencias públicas en las que Gavin fue comparado con un "perro", un "raro", una "niña" o una "jovencita".

El caso de Grimm tiene efecto sobre el vecino estado de Carolina del Norte, donde legisladores estatales anularon una ley contra la discriminación aprobada en febrero pasado en Charlotte que, entre otras cosas, habría permitido a las personas transgénero usar los baños que corresponden a su identidad de género, e impidieron que otras ciudades y condados del estado aprobaran leyes similares.

El pasado mes de mayo el gobierno estadounidense envió a los distritos escolares de todo el país una carta explicándoles que la discriminación por sexo e identidad sexual está prohibida en las escuelas, y advirtiéndoles de que no cumplir con la ley implica la pérdida de fondos federales para la educación.

El documento emitido por los departamentos de Justicia y Educación aclara que cada escuela puede poner a disposición de los estudiantes cualquier cantidad de baños que quiera y tomar las medidas de privacidad que crea necesarias, pero que los estudiantes pueden utilizar los servicios acorde a su identidad de género.

Tras la advertencia del Gobierno un total de 21 estados demandaron a la administración Obama por tal directiva.

Lea también:

Publicidad