null: nullpx

Quedan solo 30 vaquitas marinas y su extinción es inminente

A pesar de los esfuerzos internacionales, de 60 ejemplares que habían hace un año, ahora solo quedan 30. ¿Estamos por presenciar la extinción de esta especie que vive en aguas mexicanas?
8 Feb 2017 – 1:40 PM EST

Cuando la cantidad de individuos de una población decae, existe una razonable preocupación por el riesgo de la especie. Sin embargo, los nuevos datos sobre la vaquita marina que apuntan a que su población descendió en un año a la mitad, la pone literalmente en amenaza inminente de extinción.

La alerta la hizo esta semana el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina (CIRVA), entidad integrada por especialistas de varias disciplinas que buscan desesperadamente la forma de evitar la desaparición de este mamífero marino.

Según ellos, de los 60 cetáceos que había el año pasado ahora sólo quedan 30 individuos.

Se conoce como vaquita marina ( Phocoena sinus) al cetáceo más pequeño del mundo, es una especie de marsopa diminuta y evasiva que vive en el alto Golfo de California, de donde son nativas y exclusivas. Mide 150 centímetros y pesa unos 50 kilos. Es conocida también como 'panda marino' por la apariencia de la coloración alrededor de sus ojos.

Los avistamientos de esta especie son pocos porque se mantiene alejada de la superficie del mar y apenas se acerca unos segundos para tomar aire y volver a las profundidades. De hecho, es tan difícil ver a las vaquitas que el mejor 'retrato' disponible de ellas es una pintura.

La problemática con su población no es nueva. La pesca del pez totoaba, cuya vejiga natatoria se vende muy bien en China y Hong Kong, ha puesto en amenaza a esta especie, pues las vaquitas quedan atrapadas de forma accidental en las redes de pesca. Un kilo puede llegar a costar más de $50,000, pues es considerado un alimento de lujo.

Por eso, desde hace varios años, científicos, ambientalistas y organizaciones como el Fondo Mundial para la Naturaleza en México (WWF, por sus siglas en inglés) han calificado esta situación de dramática.

En 2014 se estimó que solo quedaban 97 ejemplares, ya para el 2016, la reducción fue de un 40%. El último de reporte del CIRVA asegura que la población de esta especie decayó en un 90% en los últimos 5 años.

Como reacción a esos números, se solicitó al gobierno de México prohibir inmediatamente todos los tipos de artes de pesca dentro del hábitat de estas vaquitas. Pero, a pesar del aumento de los esfuerzos de las autoridades mexicanas y de dedicar en el último año más de $30 millones en compensaciones a los pescadores para reducir su captura accidental en las redes, la vaquita sigue hundiéndose hacia la extinción.


Gustavo Ampugnani, director ejecutivo de Greenpeace México denuncia que las acciones que se han hecho no funcionan porque no ayudan a las comunidades pesqueras. “Sabemos qué debe suceder para salvar a las vaquitas en su hábitat natural: acabar con la pesca de totoaba pero no sólo desde el lado de la vigilancia sino también con la aplicación de políticas de apoyo socio económico en la región para involucrar a las comunidades en la protección de la vaquita.

Igual parecer tiene Andrew Frederick Johnson, investigador postdoctoral de Biología Marina en la Institución de Oceanografía de Scripps, University of California, San Diego. “Al estar tan en riesgo de desaparecer, no parece ser el momento de tomar decisiones incompletas con respecto a la supervivencia de la vaquita marina, la salud del ecosistema del Alto Golfo de California y el bienestar social de las familias que viven en esta remota zona de México”.

Las autoridades mexicanas se defienden asegurando que debe mejorarse la metodología de medición. Rafael Pacchiano, secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) de México dijo al diario El Excelsior que “este número de 30 ejemplares lo obtienen utilizando metodologías totalmente diferentes, por lo tanto yo digo que sería importante hacer un estudio con las mismas metodologías y comparar peras con peras”.

"En este estudio de las 30 vaquitas, no se utilizó ni la infraestructura que se utilizó para determinar el número de 60, ni tampoco se realizó la inversión. Nosotros para poder determinar las 60 vaquitas junto con el CIRVA invertimos más de 50 millones de pesos, hubo dos embarcaciones con observadores, se pusieron más de 150 hidrófonos, y con eso se determinó con un rango de error muy reducido que habían 60 vaquitas", recalcó el especialista.

El Fondo Mundial para la Naturaleza ha pedido al Gobierno de los Estados Unidos a tomar medidas para detener los envíos transfronterizos e ilegales de productos de totoaba y al Gobierno de China le solicita bloquear inmediatamente el transporte y la venta ilegal de productos de totoaba. Además, recientemente se anunció que apostaría por su cría en cautiverio, una medida polémica pues la especie nunca ha sido tenida ni criada en cautiverio con éxito.


.


.

Publicidad