publicidad

Producir su propia energía limpia: la apuesta de las comunidades más vulnerables de Centroamérica

Producir su propia energía limpia: la apuesta de las comunidades más vulnerables de Centroamérica

Se trata de instalaciones de energías renovables a muy pequeña escala que cumplen el propósito de suplir la creciente demanda energética en la zona a la vez que y permite empoderar a las comunidades más vulnerables.

Por qué la apuesta a la energía limpia ofrece más empleo que los combustibles fósiles Univision

San José, Costa Rica. Hasta hace algunos años, la comunidad de Batzchocola, ubicada en las montañas al norte de Guatemala, no tenía electricidad. En las noches dependían de candelas y los pocos negocios locales no lograban despuntar. Luego, se hizo la luz.

En julio de 2014, este y otros dos pueblos remotos–Visiquicum y Laguna Batzchocola– instalaron una pequeña hidroeléctrica con la capacidad de generación de 90kW y operada por una empresa comunitaria.

“Con este proyecto, ya hay un cambio y una diferencia. Ya podemos hacer diferentes negocios y podemos hacer cualquier trabajo, aunque sea en la noche”, dice la indígena Lorenza Cedillo Britto, lideresa indígena de Batzchocola.

Antes de la electricidad, Lorenza cuidaba los animales de la casa, pero ahora montó un pequeño negocio de venta de pollo y papas fritas que prepara en las noches. Su sueño, confiesa, es comprar una máquina de coser eléctrica para montar una sastrería donde pueda coser vestidos para las mujeres del pueblo.

Aquí y en zonas rurales por toda América Central, la energía renovable está cumpliendo un propósito doble: provee electridad limpia que evita la instalación de nuevas plantas de combustibles fósiles como carbón o petróleo y al mismo tiempo le permite desarrollarse a miles de familias centroamericanas.

La sociedad civil del istmo, agrupada en la Alianza Centroamericana para la Sostenibilidad Energética (Accese), propone este tipo instalaciones renovables a pequeña escala como solución para suplir la creciente demanda energética y empoderar a las comunidades más vulnerables.

publicidad

Según un estudio conjunto entre el Estado de la Región y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el índice de electrificación en Centroamérica pasó de 69% en el año 2000 a un 90% en 2013.

Estas son las ciudades de EEUU que podrían a inundarse a finales de siglo debido al alza en el nivel del mar


Pero llevarle electricidad a ese porcentaje todavía desconectado es un reto, porque son familias ubicadas mayormente en islas, zonas montañosas y áreas rurales de difícil acceso, como Batzchocola.

Por eso, Accese propone cambiar la visión: en vez de llevarles electricidad desde donde está la capacidad instalada ya, generarla con las propias comunidades con turbinas eólicas, paneles solares y pequeñas turbinas hidroeléctricas.

“Las personas no deben ser vistas sólo como consumidoras, sino también como productoras y emprendedoras del sector energía, la gente tiene el poder de exigir y crear soluciones energéticas innovadoras y sostenibles”, explica en un comunicado Melina Campos, hasta este agosto gerente del programa de energía verde e inclusiva de Hivos, agencia holandesa que apoya Accese.

Los datos tienen matices de país a país: en Costa Rica llega hasta el 99% y en Nicaragua está todavía en el 75%, con porcentajes mayores en zonas alejadas.

En este último, la Asociación Renovables de Nicaragua –punto focal de Accese en el país– promueve proyectos de electrificación rural de la mano con comunidades, como San Pedro de Lóvago, al centro del país. Allí están impulsando la instalación de cocinas limpias y de paneles solares domiciliarios, explica Diego Osorno, director ejecutivo de la Asociación.

“Estas personas cuando reciben el beneficio (de paneles), aparte de iluminar su hogar y tener más tiempo para las labores, también mejoran el ordeño y otras actividades”, dice Osorno.

En una comunidad cercana, están instalando dos sistemas de bombeo que utilizan también paneles solares y que permitirán llevarle agua potable a dos comunidades. “En el municipio no se ha implementado nada parecido. Podría ser una alternativa para replicarlo en otras comunidades”, apunta el director.

Relacionado
Producir su propia energía limpia: la apuesta de las comunidades más vul...
Estos son los colores que faltan en la discusión actual del clima
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad