null: nullpx

NOAA y NASA lanzaron el primero de 4 satélites que ayudarán a pronosticar huracanes 5 veces más rápido

Después de más de una decena de intentos que se iban posponiendo cada 4 minutos, el primero de la familia GOES-R finalmente desapegó desde Cabo Canaveral.
19 Nov 2016 – 9:12 AM EST

Después de más de una decena de intentos que se iban posponiendo cada 4 minutos, el primero de la familia GOES-R finalmente desapegó desde Cabo Canaveral.

Se trata de una familia de cuatro satélites climáticos y meteorológicos que se caracterizan por ser hasta cinco veces más rápidos que los tradicionales en proveer información hasta cuatro veces más detallada de huracanes, rayería, tornados e inundaciones, entre otros fenómenos naturales. Como son aparatos geoestacionarios, estos estarán fijos en un punto de la órbita de la Tierra a unas 22,000 millas de la superficie.

Estos satélites estadounidenses tienen el potencial de salvar millones de vidas en todas las latitudes, pues van a poder obtener información e imágenes de cualquier sitio del mundo con una diferencia de tiempo de entre 5 y 15 minutos y con un grado de detalle sin precedentes. Esto permitirá activar un sistema de alerta temprano para tomar decisiones que puedan resguardar la vida de poblaciones ubicadas en zonas que podrían sufrir el impacto de algún fenómeno.

El que se reduzca el plazo de entrega de datos nuevos significa que los científicos tendrán la capacidad de hacer pronósticos mucho más precisos y reducir la alertas innecesarias, asegura Gregory Mandt, director del Programa de Sistema de Satélites Geoestacionarios GOES-R por parte de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica NOAA y la agencia espacial estadounidense NASA.

Gracias a ello, los científicos de serán capaces de eliminar el 50% de alertas falsas por fenómenos naturales y hasta evitar retrasos en los viajes aéreos y cortes de GPS o de Internet.

"Tenemos 16 años esperando por estos satélites. Son un aporte a la ciencia sin precedentes", dijo la ingeniera costarricense Sandra Cauffman, subdirectora de la División de Ciencias Terrestres de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA).

 Penny Pritzer celebró el enorme impacto que esta misión va a tener en la vida de millones de personas alrededor del mundo mejorando tantos sets de datos.

Estos satélites tienen herramientas que serán de gran beneficio para una mejor comprensión de las variables que nos permiten entender huracanes, coincidió desde Cabo Canaveral la puertoriqueña Nelsie Ramos, del Centro Nacional de Huracanes. Ella será una de las investigadoras que podría trabajar con los 16 nuevos sets de datos que esta misión les ofrecerán.

Durante esta jornada, los científicos relacionados con la misión aprovecharon para hacer incapié en el valor de la ciencia y de invertir en ella para mejorar la calidad de vida de la humanidad.


Cada satélite GOES-R también será capaz de monitorear peligros tales como la presencia de aerosoles en la atmósfera terrestre, las grandes tormentas de arena que se trasladan y afectan a miles de kilómetros, las erupciones volcánicas y los incendios forestales. También será empleado para monitorear el cambio climático, la cobertura forestal, los cambios geográficos en el planeta, así como para estudiar el llamado clima espacial. Los aparatos también podrán ayudar en las labores de búsqueda y rescate de aviones, barcos, plataformas en tierra y mar.


Estas son las geniales habilidades de la familia GOES-R


Imágenes en ‘tiempo real’ de todo el planeta. La obtención de imágenes será cinco veces más rápida que en la actualidad permitirá que el tiempo de refrescamiento para poder observar el disco completo de la Tierra demore entre 5 y 15 minutos.


Descifrar la trayectoria de los huracanes
Aunque los huracanes son uno de los pocos fenómenos que se pueden ver con anticipación, aún así su poder destructor toma a muchos por sorpresa. Hasta ahora ha sido difícil entender hacia dónde se dirigen porque las imágenes no tenían la resolución suficiente ni eran tan frecuentes, pero estos nuevos satélites van a permitir acceder a imágenes casi instantáneas de enorme resolución. Solo así será posible capturar y entender el movimiento atmosférico, así como la estructura convectiva (forma de cono) de las tormentas cuando están cerca de tocar tierra para prever hacia dónde se encaminan. Una vez en tierra, también permitirá detectar los cambios en la estructura de la pared en el ojo del huracán para comprender mejor su intensidad.


¿Contar rayos?
Las tormentas severas pueden generar tornados, granizo, vientos dañinos, rayos y lluvias intensas; juntos, estos fenómenos causan la mayor parte de las pérdidas humanas y económicas relacionadas con las condiciones del tiempo en Estados Unidos. Gracias al Generador Geoestacionario de Mapas de Rayos (GLM, por sus siglas en inglés), estos satélites permitirán tener un mapa en tiempo real de la rayería, lo que ayudará a prever la formación de tornados y de tormentas eléctricas y a mitigar sus consecuencias. También permitirá determinar el rol de los rayos en el mantenimiento del equilibrio eléctrico entre la Tierra y su atmósfera y los posibles cambios en las condiciones meteorológicas extremas y tormentas severas en un clima cambiante.


Viajes en avión sin retrasos
Además de ‘contar’ rayos, estos satélites poseen una tecnología especial que mejora los algoritmos de detección de niebla. Esto va a ayudar a prevenir accidentes de aviación. De la misma forma, los GOES-R podrán medir la altura y dirección de las emanaciones que brotan de un volcán activo, lo que permitirá advertir a los aviones y a las poblaciones sobre las cenizas y otros riesgos.


Las llamaradas solares que afectan Internet
Los GOES-R se perfilan como claves para abrir una nueva puerta de conocimiento sobre el clima espacial, que puede influir en el rendimiento y fiabilidad de los sistemas tecnológicos espaciales y terrestres.

Lleva un instrumento llamado un magnetómetro que medirá la magnitud y dirección del campo magnético de la Tierra que funciona como escudo protector ante el viento solar y la radiación. Además, lleva otros dos instrumentos que medirán la luz solar ultravioleta y los rayos X. Se llaman el Generador de Imágenes Solares Ultravioleta y los Sensores de Irradiación Ultravioleta Extrema y Rayos X (SUVI y EXIS respectivamente, por sus siglas en inglés).

Estos proveerán imágenes mejoradas del sol y se enfocarán en la detección de erupciones solares para ofrecer avisos de interrupciones del servicio eléctrico, de sistemas de comunicación y de navegación.


Lea también:

RELACIONADOS:PlanetaCambio ClimáticoOcéanos
Publicidad