Honduras tiene su propio ‘mar de plástico’ en el mar Caribe y culpa a Guatemala de ello

Una fotógrafa británica denunció con imágenes la densa contaminación que cubre un área de varias millas entre las islas hondureñas de Roatán y Cayos Cochinos. Allí flotan a simple vista tenedores, cucharas, zapatos y productos plásticos.

Una especie de ‘alfombra de plástico y poliestireno’ de varias millas de amplitud fue descubierta y denunciada este mes de octubre por la fotógrafa de origen británico Caroline Power.

La escena fue vista por ella misma y capturada por su cámara entre las islas hondureñas de Roatán y Cayos Cochinos, en pleno mar del Caribe.


"Había una cantidad aparentemente infinita de tenedores, cucharas, botellas y platos de plástico. Había balones de fútbol rotos, cepillos de dientes, una televisión y muchos zapatos y chanclas”, describe la artista y activista ambiental en su perfil de Facebook, donde compartió las imágenes.

Y añade: “ Es devastador ver algo que me importa tanto siendo asesinado lentamente y asfixiado por culpa de desechos humanos”, denunció.

Según la organización ambientalista Blue Planet Society ha salido al paso para aclarar que esta basura tiene su origen en el río Monteagua, en Guatemala y que llegó hasta Honduras arrastrada por las fuertes lluvias que ha enfrentado centroamérica en las pasadas semanas.

Guatemala no tiene un sistema formal de recolección de basura que cubra todo el país, por lo que en muchas aldeas, la basura se tira a lo largo de las riberas de los ríos y en las afueras de las ciudades, a menudo cerca de un río, aducen.

"Hace tiempo que conocemos el problema, pero nunca he visto una foto que ilustre cuán grave es el problema en esa área. Esta es la primera vez que una imagen ha capturado la atención del público sobre la dimensión del problema del plástico en el Mar Caribe", dijo a la publicación a Global Citizen John Hourston, fundador de Blue Planet Society.

Esta organización se dedica a luchar por la limpieza del océano y ha monitoreado por años la problemática en la región y hace campaña continua de sensibilización del problema.


Según la Organización de Naciones Unidas, los desechos marinos están afectando a más de 800 especies animales y causando pérdidas en todas las costas del mundo equivalentes a más de $ 13,000 millones. Se trata de envolturas de alimentos, tapas de botellas, pajitas, bolsas de supermercado, botellas de bebidas y colillas de cigarrillos. Son materiales sólidos persistentes, piezas o productos fabricados o procesados que se desechan y llegan a la costa y el mar. Al menos el 75% de estos restos son de plástico que, como tienen la habilidad de fragmentarse en microplásticos –porciones de menos de cinco milímetros de diámetro–-, pueden ser absorbidos por muchos organismos y enfermarlos, causarles la muerte o hacerlos adictos.

Si bien la contaminación plástica en el mar no es nueva, la alerta dejó hace mucho de ser solo científica o ambientalista y la discusión es cada vez más económica y de salud pública. El número de especies afectadas en el mundo se ha incrementado en más de 150: en el 2012 las víctimas eran 663; actualmente son 812. La ingestión de estos materiales, o enredarse en ellos, son las principales causas de enfermedad y muerte de muchas de especies océanicas. Se calcula que el 40% de los cetáceos y el 44% de las especies de aves marinas se ven afectados por la ingestión de desechos marinos.

Reto para isla turística

Roatán es una de las islas más bellas de Honduras y uno de los atractivos más visitados por turistas de todo el mundo debido a que combina playas de arena blanca, un océano azul turquesa y abundante fauna marina.

Según el sitio web de viajes TripAdvisor, esta isla de apenas 83 kilómetros cuadrados y una población de los 50,000 habitantes, se posiciona entre las 10 mejores islas para vacacionar a nivel mundial, después de las islas Providenciales, Turcas y Caicos, y la Isla Maui, en Hawaii. No por nada se encuentra en la ruta de muchas compañías de cruceros. En temporada alta llegan hasta cinco barcos a la semana con 4,000 turistas cada uno. Durante este 2017, según reporta el Instituto Hondureño de Turismo (IHT), la expectativa apuesta a cerrar el año con más de 1.2 millones de turistas.

La contaminación de esta magnitud podría incidir en la cantidad de turistas que visitan la zona. Por ello, los representantes de los gobiernos de Honduras y Guatemala aseguron a Blue Planet Society que estarán trabajando en buscar una pronta solución.

Univision escribió a las oficinas de prensa de los ministerios de ambiente de ambos países, pero aún no han recibido respuesta sobre las acciones que estas naciones piensan ejecutar.

RELACIONADOS:OcéanosContaminación