null: nullpx

Expertos temen intensas tormentas en el sur del país por inusual temperatura del agua en el Golfo de México

Algunos modelos sugieren que los efectos podrían empezar a percibirse desde este domingo 26 de marzo. Por primera vez en la historia, la temperatura media de la superficie del mar en el Golfo nunca cayó por debajo de 73 grados Fahrenheit durante el invierno.
24 Mar 2017 – 12:38 PM EDT

Tras un invierno atípicamente caliente, las altas temperaturas de la superficie del mar podrían estar convirtiendo al Golfo de México en el caldo de cultivo perfecto para la formación de explosivas tormentas eléctricas que podrían afectar millones en el sur y centro de EEUU durante esta primavera.

Por primera vez en la historia, la temperatura media de la superficie del mar en el Golfo nunca cayó por debajo de 73 grados Fahrenheit durante el invierno.

En Texas, las ciudades de Galveston y Houston experimentaron durante el invierno bastante días con temperaturas hasta 10 grados más calientes que lo que se había registrado históricamente y los récords continúan mostrando esa tendencia. Están a 80 grados, cuando lo tradicional para esta fecha son 70.


Estas condiciones también se han registrado en el sur de la Florida: Miami y Fort Lauderdale, que experimentaron sus inviernos más cálidos. Por ejemplo, de los 90 días de este invierno, Miami vio un récord de 69 de ellos llegar a 80 grados o más.

Además, también en el sur, Baton Rouge y Nueva Orleans acaban de experimentar sus meses de febrero más calientes de la historia conocida.

Si bien la correlación no es absoluta, un estudio publicado en la revista Geophysical Research Letters ya había advertido de la importancia del Golfo de México como factor climático para la intensa actividad de tormentas de los Estados Unidos.



El reporte sugiere que “entre más alta sea la temperatura de la superficie del mar del Golfo de México, hay más posibilidades de granizo, tornados y tormentas intensas durante marzo-mayo sobre el sur de los Estados Unidos”.

Según esta investigación, es verdad que un Golfo de México cálido podría intensificar las tormentas durante la primavera, el agua es solo una de las variables. Pero para que esta temporada ocurra, detalla el reporte, debe participar también un fenómeno conocido como la capa mixta elevada, una zona de aire caliente y seco a grandes altitudes que se desarrolla sobre la meseta de México y puede fluir hacia el sur y el centro de los Estados Unidos.

Si el vapor de agua que emana el Golfo por su alta temperatura interactúa con el aire cálido de la atmósfera sobre él, la inestabilidad resultante puede dar lugar a muy fuertes tormentas.

El profesor de meteorología Victor Gensini dijo a The Washington Post que esta interacción está ocurriendo. En el sitio web http://weather.cod.edu/~vgensini/ertaf/ se pronostica con ‘alta confianza’ que las tormentas podrían comenzar este domingo 26 de marzo.

“Estamos registrando que las temperaturas de la superficie de los océanos están más cálidas de lo considerado como normal. Condiciones más cálidas de lo normal en el Atlántico puede influenciar la severidad de las tormentas de nieves en el este de los Estados Unidos. Esto puede resultar en altas cantidades de humedad que fluye en una tormenta y así contribuir a una mayor intensificación de la tormenta”, había explicado a Univision en el 2016 Ahira Sanchez-Lugo, climatóloga de la Administración Oceanográfica y Atmosférica de EEUU (NOAA).

Otro factor de riesgo es la temperatura del Océano Pacífico oriental. Cuando este forma como una especie de piscina cálida frente a la costa de Perú y una piscina fría fuera de los EEUU.


En fotos: los efectos del mayor río atmosférico que llega a California en una década

Loading
Cargando galería

"Los llamados ríos atmosféricos también pueden traer esa humedad en el Pacífico Este con los vientos del suroeste y contribuir a la formación de estas fuertes tormentas", agregó Nelsie Ramos, experta puertorriqueña del Centro Nacional de Huracanes en Miami. Se conoce como río atmosférico a una estrecha banda de humedad de varios miles de kilómetros de longitud y algunos cientos de kilómetros de ancho que transporta vapor de agua, en algunos casos, un flujo de agua mayor que el de cualquiera de los grandes ríos de la Tierra, incluso el mismo Amazonas.

El alza de la temperatura de la superficie marina aunada a la reducción del hielo marino en el Ártico también generan patrones de circulación atmosférica que son favorables para el desarrollo de tormentas de nieve en el este de los Estados Unidos.

Publicidad