null: nullpx

Estas cabras de África son asombrosas no solo por trepar a los árboles

Un estudio científico publicado en 'Frontiers Ecology and the Environment' muestra la forma única en la que estos animales contribuyen a la dispersión de las semillas que comen.
13 Jun 2017 – 2:12 PM EDT

Es realmente extraordinario ver cabras trepar a lo alto de los árboles para alimentarse, pero para los biólogos que estudian estos ejemplares de África igual de sorprendente resulta lo que hacen después con lo que comen.

Hasta ahora, los expertos siempre habían asumido que los rumiantes contribuyen a la dispersión de las semillas en el campo por medio de un único mecanismo: la deposición de sus heces tras su digestión.

Sin embargo, científicos españoles ahora descubrieron un método alternativo bastante inesperado y llamativo en estas cabras de Marruecos capaces de subirse hasta la copa espinosa de los espinosos arganes ( Argania spinosa) –de donde se hace el aceite de argán tan popular para la elaboración de productos de belleza–. Estos rumiantes trepan hasta unos diez metros de altura para comer las hojas y frutos del árbol, que tienen una piel gruesa y espesa.

Pero una vez ingieren los frutos del árbol, no los defecan, como uno se podría esperar, sino que los escupen desde las alturas y de esta forma es como dispersan las semillas, reveló el estudio, publicado en Frontiers Ecology and the Environment.

Los investigadores detectaron, además, que este comportamiento es mucho más común de lo pensado. De hecho, durante el otoño, las cabras pueden pasar hasta tres cuartos de su tiempo allí subidas.

Considerando que en los últimos 100 años, la superficie de los bosques de argán ( Argania spinosa) se han reducido hasta un 50% debido a la explotación de su madera y de sus frutos, el trabajo de estas cabras podría hacer la diferencia entre su extinción o recuperación.

Por qué es raro

La forma tradicional de dispersión de semilla de los rumiantes es que ellos, tras digerir un fruto, defecan la semilla.

Como su nombre lo indica, los rumiantes se caracterizan por masticar y digerir repetidamente sus alimentos. Pasándolo por el rumen, uno de sus múltiples estómagos, y regurgitando el alimento para continuar ‘trabajándolo’ y así sacarle mayor valor nutritivo a alimentos difíciles de digerir por completo en solo una pasada.

Pero, las cabras de Marruecos no lo hacen así. Intentando descifrar el por qué, los investigadores notaron que estas parecería no gustarles las semillas de argán y entonces, al volver a masticar su alimento –como rumiantes que son– éstas terminaban por escupir las semillas de los frutos, a las cuales ya le habían quitado toda la pulpa.

Esta forma de dispersar semillas, sin que pase por el sistema digestivo, es una novedad para la comunidad científica.

9 fotografías para suspirar y admirar la vida salvaje

Loading
Cargando galería
Publicidad