En plena temporada de huracanes, la Casa Blanca evalúa recortar un 16% del presupuesto de quienes hacen los pronósticos

Estas serían algunas pérdidas y riesgos asociados a la millonaria disminución en la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA)
14 Jun 2017 – 12:50 PM EDT


Mientras la temporada de huracanes empieza y los científicos prevén que la actividad del Atlántico este 2017 podría ver otro año por encima de lo normal con hasta 9 huracanes, la Casa Blanca ha anunciado su intención de recortar un 16% del presupuesto de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), encargada de sus pronósticos.

Esta acción contradice la reciente firma, en abril, de un proyecto bipartidista de ley del Congreso que apoya la inversión en mejoras para los pronósticos de huracanes.

Mientras que en el proyecto de ley firmado por Trump en abril propone que la NOAA proteja su Programa de Mejora de Pronósticos de Huracanes y establezca un plan para mejorar la alerta de tornados y desarrolle pronósticos meteorológicos para periodos variables (de dos semanas a dos años), la propuesta de presupuesto nacional para 2018 presentada en mayo -y aún en discusión-, él dice algo muy distinto para la NOAA.

En el plan fiscal para 2018, Trump ordena recortar los fondos para esos mismos programas operados por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), así como para el Servicio Meteorológico Nacional.

En un momento en que las tormentas son cada vez más destructivas, las inundaciones más devastadoras y las personas y las propiedades más vulnerables al cambio climático, las predicciones meteorológicas precisas son más críticas que nunca.

Según Scott Weaver , científico climático de Environmental Defense Fund, este recorte significa, al menos, 5 grandes pérdidas:


1. Retrasaría las mejoras en pronósticos de huracanes, pues propone un recorte de $5 millones de fondos para el desarrollo y perfeccionamiento de modelos avanzados para hacer pronósticos meteorológicos y de tormenta más precisos y confiables. Está por demás decir que unos minutos de diferencia en la alerta pueden significar miles de vidas.
Propone además un recorte de $26 millones en los programas que monitorean el Océano Pacífico Tropical y que permiten evaluar las condiciones para la formación de fenómenos como El Niño y otros patrones climáticos ambientales globales relacionados con impactos como sequías, inundaciones excesivas y otros fenómenos climáticos extremos.


2. Eliminaría el programa de advertencia de tornado crítico llamado Vortex-Southeast, que estudia la intensidad y la trayectoria de tornados en el sureste de Estados Unidos, la región de EEUU con más muertes por tornados.


3. Desfinanciaría la investigación del Ártico que protege a los pescadores. Entre otras cosas, estos programas árticos ayudan a predecir dónde puede estar presente el hielo marino flotante potencialmente peligroso, apoyando la seguridad y el negocio de los pescadores, los buques comerciales, los cruceros y las comunidades locales en Alaska. El presidente quiere recortar de allí $6 millones.


4. Propone el cierre del Laboratorio de Recursos Aéreos de NOAA que investiga cómo el mercurio y otros materiales dañinos viajan a través de la atmósfera y caen a la Tierra. Los modelos del laboratorio también ayudan a las agencias de emergencia y la industria de la aviación a minimizar y responder a los desastres de contaminación como los ataques radiactivos o los ataques de ántrax.


5. Disminuiría la capacidad de prever inundaciones y crecidas de ríos al desfinanciar el llamado Modelo Nacional de Agua, una iniciativa que ofrece pronósticos por hora para toda la red fluvial del país desde 2016.

Puedes encontrar la propuesta completa del recorte presupuestario a la NOAA y sus implicaciones aquí

NASA comparte las primeras imágenes espectaculares de su nuevo satélite meteorológico

Loading
Cargando galería
Publicidad