Cómo la contaminación agrava tormentas y causa inundaciones

Nuevo estudio asegura que el aumento de los aerosoles alarga la duración de las tormentas y promueve lluvias más abundantes.
14 Jun 2016 – 6:08 PM EDT

La contaminación del aire puede alargar las tormentas y contribuir a las inundaciones. Así lo asegura un estudio publicado este lunes en la revista de las Actas de la Academia Nacional de Ciencias.

Ya se sabía que para crear una nube se necesitan ‘semillas’: pequeñas partículas en el aire sobre las que se deposite el vapor de agua. A estas semillas se les llaman aerosoles y pueden generarse de forma natural, como el polvo del desierto, o artificial, como la contaminación producida por la quema de materiales agrícolas, los autos o el humo de la cocina.

Lo que han descubierto ahora los científicos de la Universidad de Texas en Austin, de la Universidad de Colorado en Boulder y del Laboratorio de Propulsión a Chorro de NASA es que el aumento de estos aerosoles también alarga la duración de las tormentas, fortaleciéndolas y creando una precipitación extremadamente abundante al descargar.

"Los aerosoles son como las células de las nubes. Cuanto más aerosoles tengan, más grandes se hacen. Y como cualquier persona, conforme más grande seas, más agua tienes que beber". Así lo afirmó Supid Chakraborty, el principal autor que recibió recientemente su doctorado de la Escuela de Ciencias Geológicas de Jackson, Austin.

Este estudio se ha realizado con nubes convectivas, la fuente principal de lluvia en los trópicos y latitudes medias como Florida, Puerto Rico y Texas. Su formación es compleja y cuando se acumulan crean tormentas eléctricas que suelen causar inundaciones por los lugares donde pasan.

Estas ‘semillas de nubes’ pueden generar sistemas de tormentas violentos que abarcan más de cientos de millas y pueden durar de 3 a 24 horas dependiendo de las condiciones meteorológicas regionales, precisa el estudio.

Según el profesor Daniel Rosenfeld de la Universidad Hebrea de Jerusalén, el efecto de estas partículas en la creación de nubes convectivas ha sido una de las curiosidades científicas que no han sido explicadas hasta ahora. Según el profesor, este descubrimiento también ayuda a comprender como este tipo de nubes afectan al cambio climático, ya que reflejan mucha luz al ser tan grandes.

"Los aerosoles emitidos en zonas como el sur de India, el Congo o el Amazonas pueden alargar sequías y agravar inundaciones", comentó Supid.

"Es difícil de controlar la emisión natural de partículas, pero la reducción de las partículas emitidas por actividades llevadas a cabo por el hombre como la quema del carbón o de la biomasa agrícola podría reducir el nivel de destrucción causado por las tormentas".

Estudios así no eran posibles antes ya que los satélites solo daban datos sobre el contenido de aerosoles en las nubes dos veces al día. Sin embargo, para este análisis se emplearon datos obtenidos por satélites que estaban situados de forma permanente sobre un área del planeta ofreciendo más información.


Publicidad