null: nullpx
Pederastia

Alto jerarca de la Iglesia católica mundial es sentenciado a 12 meses de cárcel por encubrir abusos sexuales

El arzobispo australiano Philip Wilson fue declarado culpable por proteger a un sacerdote acusado de abusar de dos niños en los 70, pero podría librarse de la prisión porque sus abogados aducen que sufre de diabetes, problemas coronarios y aparente principio de alzheimer.
3 Jul 2018 – 6:02 AM EDT

Un arzobispo australiano y uno de los jerarcas de mayor rango en iglesia católica mundial fue condenado este martes a 12 meses de prisión tras ser hallado culpable de haber encubierto abusos pedófilos de un cura que fueron de su conocimiento, pero podría librarse de pisar la cárcel.

El 22 de mayo, Philip Wilson (67 años), arzobispo de Adelaida, fue declarado culpable de haber escondido los abusos cometidos en los años 1970 por el sacerdote Jim Fletcher en la región de Hunter (Nueva Gales del Sur), al haberse abstenido de comunicar a las autoridades las denuncias de abusos de dos víctimas de Fletcher, ya fallecido.

Al día siguiente Wilson renunció a sus funciones como arzobispo de Adelaida, aunque no al cargo, y el papa Francisco nombró un administrador apostólico para la archidiócesis del sureste australiano.

En ese proceso judicial, el arzobispo negó todos los cargos. Sus defensores intentaron cuatro veces que se abandonaran las diligencias abiertas contra él, alegando que padece de diabetes, problemas coronarios y aparente principio de alzheimer.


Wilson, quien llegó este martes en silencio y vestido de negro al Tribunal de la ciudad de Newcastle (sureste), fue declarado culpable de haber encubierto un delito grave por el que una tercera persona hubiera podido ser juzgada.

"Toda la comunidad está devastada de muchas maneras por las décadas de abusos y su encubrimiento", le dijo el magistrado Robert Stone durante la vista.

Pero el juez Robert Stone suspendió este martes la audiencia hasta el 14 de agosto para determinar si se podría autorizar al arzobispo a cumplir su pena en el domicilio de algún familiar. Se enfrentaba a una pena máxima de dos años de cárcel. Aparentemente, podría cumplir su condena en casa de una hermana, cerca de Newcastle.

El juez alegó que "el condenado no dio constancia de ningún remordimiento", según el grupo de medios ABC.

Víctimas lamentan condena "un tanto leve"

"Hemos hecho historia aquí en Australia", dijo a las afueras del tribunal Peter Gogarty, víctima de abusos sexuales en la Iglesia católica y defensor de supervivientes de sacerdotes pederastas..

"Un representante de alto rango de la iglesia ha sido responsabilizado por lo que sabemos es el sistemático abuso de los niños y el encubrimiento de esos abusos", agregó Gogarty, lamentando que la sentencia haya sido "un tanto leve".

Los abusos sexuales cometidos contra un niño de un coro por parte de Fletcher, fallecido en 2006, no fueron tratados en la audiencia pero la justicia quería determinar si Philip Wilson, en aquel momento un sacerdote joven, estaba al corriente de los mismos.

Wilson fue párroco en Nueva Gales del Sur antes de ser nombrado obispo de Wollongong en 1996. Cinco años después, fue investido arzobispo.


Las dos víctimas de este caso de encubrimiento, Peter Creigh y otra que por razones legales no fue identificada, acudieron en 1976 a Wilson para contarle sus respectivos abusos.

Entonces Wilson, quien era asistente de Fletcher en la parroquia de East Maitland, consideró los testimonios de los niños falsos porque creía que el Fletcher era "un buen muchacho".

Daniel Feenan, cuyo testimonio fue clave para formular cargos contra Fletcher, dijo a los periodistas que si Wilson hubiera formulado las denuncias en 1976, el cura pederasta nunca más le "hubiera tocado".

El juez Stone recalcó en su fallo que Wilson "no aportó razones de por qué no investigó las quejas" y consideró que la razón que estaba detrás era proteger a la Iglesia.

Paradójicamente, Wilson antes de ser nombrado arzobispo de Adelaida fue obispo de Wollongong, una ciudad al sur de Sídney en la que se ganó el apodo de "el obispo sanador" por su trabajo con las víctimas de abusos sexuales.

En fotos: las reacciones al acuerdo de 210 millones a víctimas de abusos sexuales en Minnesota

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Pederastia MundoAustralia
Publicidad