null: nullpx
Parto

"Nunca imaginé que el cuerpo tardaría tanto en sanar": la rapera Cardi B se sincera sobre las dificultades del posparto

Creyó que después de seis semanas de dar a luz estaría lista para retomar su carrera profesional, pero se equivocó. Así que aprovechó para reconocer el mérito que tienen muchas otras madres estadounidenses que carecen de tiempo remunerado y no gozan del privilegio de poder quedarse en casa tanto tiempo como ellas y sus bebés necesitan.
30 Jul 2018 – 5:22 PM EDT

Cardi B no acompañará a Bruno Mars en su gira durante el otoño por una razón que cualquier otra madre comprenderá: entendió que seis semanas no serán suficientes para terminar de recuperarse del parto, luego de dar a luz a su hija Kulture a principios de julio.

“Creí que seis semanas después de dar a luz a mi hija serían suficiente tiempo para recuperarme física y mentalmente (…) pero creo que subestimé todo esto de la maternidad”, dijo en el post de Instagram donde anunció la decisión.

“No sólo no estoy lista físicamente. No estoy preparada para dejar atrás a mi bebé (…). El posparto es real… muy real”, confesó.

Sabe que es privilegiada al poder decidir no regresar al trabajo inmediatamente después de tener a su bebé. Estados Unidos solo permite 12 semanas de permiso de maternidad, pero sin sueldo y deja a discreción de las empresas decidir si ofrecen una baja remunerada o no (40% de ellas no lo hacen).

Esto obliga a muchas madres a reincorporarse antes de tiempo aún sin haberse recuperado del posparto. Aproximadamente 30% de ellas vuelven al trabajo a los dos meses de haber tenido a su bebé, según un artículo del Washington Post.


“Respeto a las madres más que nunca. Las veo de forma distinta. Especialmente a las jóvenes que casi no tienen experiencia o dinero. Wow, no sé cómo lo hacen”, aseguró la rapera.

Estados Unidos es el único país desarrollado que no ofrece baja de maternidad remunerada, un claro contraste con otros como Finlandia donde tienen derecho hasta a 3 años de permiso de maternidad, o Canadá donde pueden permanecer en casa junto a sus bebés durante un año.

La normativa estadounidense perjudica a madres que no tienen tiempo suficiente para recuperarse del parto y posparto, a los bebés que necesitan de ellas y a la sociedad en general.

Una entre muchas voces

Otras estrellas como Chrissy Teigen han hablado abiertamente de las dificultades que experimentaron después de dar a luz. En su caso, padeció de depresión posparto, una condición que según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades sufren 1 de cada 9 mujeres que dan a luz.

“Miro alrededor y no sé cómo la gente lo hace. Nunca antes he tenido más respeto por las madres, especialmente aquellas con depresión posnatal”, confesó en un ensayo abierto publicado en la revista Glamour.

Regresó a trabajar a los cuatro meses de haber tenido a su bebé y aún así no estaba preparada. “Bajaban el volumen del set para mi bebé. Tenía pausas para sacarme la leche. No había mejor lugar para regresar a trabajar que ese. Pero yo era distinta. Salir de la cama era doloroso, me dolía la espalda baja, los hombros, no tenía apetito”, contó.

Pero incluso las mujeres que no son diagnosticadas con depresión posparto deben adaptarse a su nuevo rol y expectativas en medio de desajustes biológicos y noches sin dormir.

Dolor vaginal, contracciones, incontinencia, hemorroides, cambios de ánimo, pérdida de cabello y sensibilidad en los senos debido a la lactancia y los retos que esta impone durante los primeros días, son algunos de los rasgos que enumera la Clínica de Mayo acerca del posparto.

“Nunca creí que le tardaría a mi cuerpo tanto sanar. Pensé que seis semanas serían más que suficiente, pero no… Mi trasero está roto (…) y mi mente está tan extraña”, dijo Cardi B."Estoy tan ocupada, tan casada, como en un mundo, una dimensión diferente. Mis ojos están tan cansados e hinchados, estoy pálida", agregó.


Para la tenista Serena Williams la experiencia fue aun más traumática ya que enfrentó severas complicaciones durante el parto, lo que la obligó a guardar reposo total durante las seis semanas después de dar a luz.
Ni todos los trofeos del mundo impidieron que sufriera ese maremágnum de emociones que caracteriza al posparto.

“Nadie te habla de esos malos momentos la presión que sientes, la gran decepción cada vez que el bebé llora. He colapsado no sé ya cuántas veces. O me molesto por el llanto del bebé y luego me siento triste por haberme molestado y después me siento culpable por sentirme triste si en verdad tengo un bello bebé. Las emociones son una locura”, admitió Williams.


El reto de nacer antes de tiempo: la evolución de mi bebé prematuro

Loading
Cargando galería


RELACIONADOS:PartoSalud InfantilSalud y Mujer
Publicidad