publicidad

Dentro del mundo secreto de los megafideicomisos offshore

Dentro del mundo secreto de los megafideicomisos offshore

Los registros de Paradise Papers revelan enormes cantidades de dinero en el extranjero vinculado al magnate de los fondos de cobertura y donante demócrata James Simons y otros individuos ultra ricos.

James Simmons, donante demócrata y fundador del fondo de cobertura Renai...
James Simmons, donante demócrata y fundador del fondo de cobertura Renaissance Technologies.

Un abogado asociado con James H. Simons, el multimillonario fundador del fondo de cobertura Renaissance Technologies, presentó una solicitud secreta ante el tribunal superior de las Bermudas, en diciembre de 2010. Estaba buscando la aprobación de un conjunto de cambios a un fondo fiduciario que Simons había mantenido discretamente en la isla desde 1974.

Para obtener la aprobación de los cambios — que incluían la adición de su fundación caritativa como beneficiaria de la fortuna del fideicomiso — Simons tenía que darle al tribunal, en secreto, datos relacionados con su riqueza. Pero el equipo legal de Simons insistió en que dichas presentaciones debían ser limitadas. La "cuantía exacta" de la riqueza de Simons era un asunto estrictamente privado, alegó el abogado fiduciario John Robert Balfour Richmond. El millonario no tenía nada que discutir en cuanto a su fortuna.

Relacionado
View of Hamilton, Bermuda.
Bermuda: cómo una isla tranquila se convirtió en un paraíso financiero


"Una búsqueda en Google del nombre del Sr. Simons arroja varias estimaciones de su riqueza o de su familia", escribió Richmond en una declaración jurada secreta presentada con la solicitud de 2010. "Wikipedia, citando a Forbes, por ejemplo, afirma que su riqueza es de US$ 8.5 mil millones".

publicidad

Si Richmond desdeñó el estimado de Forbes, puede haber sido por una simple razón: La revista no había comprendido el alcance pleno de la riqueza de Simons.

Richmond sabía lo que Forbes aparentemente no sabía: Además de sus miles de millones de dólares en activos estadounidenses, Simons había acumulado 7.25 mil millones de dólares en un fideicomiso de bajo perfil en las Bermudas que es uno de los mayores fondos de fideicomiso privado jamás descubiertos. Un documento contable confidencial adjunto a la presentación de 2010 proyecta que la fortuna offshore aumente hasta los 15 mil millones de dólares para finales de este año y alcance los 35 mil millones de dólares en 2030.

La revelación de la masiva fortuna offshore cambia lo que se conocía públicamente sobre la riqueza de Simons, y ofrece un estudio de caso de lo poco que sabemos acerca de las fortunas de las personas más ricas del planeta. Un informe publicado el año pasado por Oxfam International, basándose en la lista de multimillonarios de Forbes, estima que apenas 62 personas controlan tanta riqueza como la de los más de tres mil millones de personas que conforman la mitad más pobre de la población mundial.

Los detalles del fondo de Simons en las Bermudas, llamado el Fideicomiso Lord Jim, fueron descubiertos durante un esfuerzo informativo conjunto por parte del Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) y 95 socios mediáticos de todo el mundo. Los registros proceden de un tesoro de 6.8 millones de archivos filtrados del bufete de abogados offshore Appleby y el proveedor de servicios corporativos Estera, dos empresas que funcionaron conjuntamente bajo el nombre de Appleby hasta que Estera se independizó el año pasado.

Relacionado
PROMOICIJ Overview1
Una nueva filtración expone los vínculos del entorno de Trump con Rusia y cómo el 1% más rico maneja su fortuna


A lo largo de los años , Appleby ha sido líder de la industria offshore en proporcionarles ayuda a las personas más ricas del mundo, incluyendo Simons, a mantener activos en paraísos fiscales globales.

Simons es uno de los donantes más destacados del Partido Demócrata y es conocido como un destacado filántropo. Su Fundación Simons, con sede en Nueva York, financia ampliamente la educación de matemáticas y ciencias.

Forbes lista que las contribuciones de Simons a la beneficencia fueron de 2.1 mil millones de dólares. Sin embargo, la cantidad podría ser mucho mayor: En 2011, representantes del fideicomiso de Simons discretamente establecieron una fundación independiente en las Bermudas, la Simons Foundation International, que recientemente recibió más de la mitad de los activos del fideicomiso Lord Jim.

Aunque probablemente se cuente como una de las más grandes fundaciones creadas a partir de una fortuna estadounidense, la nueva organización benéfica offshore no tiene sitio web y muy pocas declaraciones públicas, y su formación nunca fue anunciada.

Te explicamos en qué consiste Paradise Papers Univision

El gran impacto de los fideicomisos

Los registros filtrados revisados por ICIJ proporcionan una ventana al mundo de los fideicomisos offshore, en gran medida no examinado, una herramienta poderosa para que los ricos almacenen, protejan y hagan crecer su dinero bajo un velo de privacidad financiera. En general, los fideicomisos permiten a las personas transferir la propiedad técnica de los activos a los fideicomisarios, a menudo una empresa de fideicomiso, para su uso de conformidad con los deseos del cliente.

Los fideicomisos offshore se pueden usar para agregar una capa adicional de complejidad a esta cadena de propiedad. Por ejemplo, un fideicomiso offshore con sede en Bermuda puede poseer activos en Taiwán en nombre de un beneficiario en California. Algunos fideicomisos extranjeros, como el de Simons, mantienen los activos de un ciudadano estadounidense, pero se consideran contribuyentes extranjeros, lo que significa que se ajustan a las diferentes reglas de impuestos y divulgación sin incumplir ninguna de las leyes estadounidenses.

publicidad

Una complicación adicional de la propiedad confusa de los fideicomisos es la falta de transparencia con la que a menudo operan. Semejante secretismo se ha incrementado por parte de paraísos fiscales como las Islas Caimán e incluso estados de Estados Unidos como Dakota del Sur, que han aprobado leyes que hacen que los fideicomisos sean un vehículo atractivo para los ultra ricos que buscan una profunda privacidad financiera. Bermuda es una de las numerosas jurisdicciones que no exigen que los fideicomisos declaren su existencia registrándose con las autoridades del gobierno local.

"Los fideicomisos son ahora el problema más importante, complejo y turbio de todo el mundo financiero", dijo Jeffrey Winters, un científico político de la Universidad del Noroeste quien estudia las élites económicas. "Hay una razón por la cual esto puede parecer como una habitación de espejos — está diseñado de esa manera".

Los fideicomisos extraterritoriales representaron la tercera mayor área del negocio de Appleby, según un análisis realizado por ICIJ de los datos filtrados. Para 2014, los archivos filtrados contenían información sobre más de 2,600 fideicomisos offshore vinculados a personas y empresas de más de 100 países. Según el análisis, aproximadamente dos tercios de esos fondos radican en las Islas Caimán y las Bermudas.

Relacionado
PROMOICIJ Hamilton
Los gurús offshore ayudan a los ricos a evitar el pago de impuestos sobre sus jets y yates


Los ricos y las grandes corporaciones se benefician

Los documentos internos de Appleby muestran que Bermuda, una remota franja de tierra en el Atlántico, ha sido poblada silenciosamente por los fideicomisos privados más grandes del mundo, que disfrutan de leyes fiscales locales favorables. "El fideicomiso de las Bermudas", según un artículo en el sitio web de Appleby, "es un popular vehículo de planificación patrimonial para clientes privados que desean estructurar sus asuntos de una manera eficiente en términos de impuestos".

Los documentos filtrados de la oficina de Appleby en las Bermudas muestran que, entre 2012 y 2015, el bufete brindó servicios legales al menos a cinco estructuras de fideicomisos secretas que contenían mil millones de dólares o más. En cada caso, el archivo de Appleby lista a los clientes como "Confidencial". Uno de estos clientes anónimos tenía tres fideicomisos relacionados — dos en Bermuda, uno en las Bahamas — que en conjunto contenían 8 mil millones de dólares en 2015, según un memorando que describe el asunto. No queda claro quién está detrás de esta fortuna en particular.

Relacionado
Promo interactivo
Interactivo: Las conexiones offshore de 13 asesores, donantes y miembros del gabinete de Donald Trump


Los fideicomisos offshore también pueden ser utilizados por las empresas para reducir las facturas de impuestos. Los archivos de Appleby revelan que Blackstone, una firma de capital privado fundada por Stephen Schwarzman, un asociado del presidente Donald Trump, minimizó los pagos de impuestos sobre grandes propiedades de alquiler en el Reino Unido en parte mediante el uso de fideicomisos radicados en Jersey, una pequeña isla que alberga más de 4,000 profesionales de los fideicomisos.

Estas propiedades en el Reino Unido estaban en manos de los fideicomisos de Jersey, que a su vez eran propiedad de subsidiarias de Blackstone en el paraíso fiscal de Luxemburgo, de acuerdo con un memorando fiscal confidencial.

Según Reuven Avi-Yonah, profesor y experto en impuestos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan, quien revisó los registros, esta estructura al parecer utilizó préstamos entre estas subsidiarias para trasladar las ganancias de Blackstone del Reino Unido a Luxemburgo sin pagar ningún impuesto en ninguna parte.

"las inversiones de Blackstone cumplen totalmente con las leyes y regulaciones fiscales internacionales y del Reino Unido"


En respuesta a las preguntas acerca de estas estructuras tributarias, un bufete de abogados de Blackstone le envió a ICIJ una declaración diciendo, "las inversiones de Blackstone cumplen totalmente con las leyes y regulaciones fiscales internacionales y del Reino Unido". Blackstone dijo que había adquirido estas estructuras "de inversionistas institucionales" y que los arreglos eran comunes para tales inversiones inmobiliarias y que se habían utilizado durante décadas en el Reino Unido. Las configuraciones, según el comunicado, "se adoptaron después de que se consideraron los consejos apropiados de los principales asesores fiscales y legales".

El matemático

Antes de que James Simons se convirtiera en un gerente de fondos de cobertura, era un matemático y maestro obsesivo. Es un hombre con un comportamiento sensato que se anima rápidamente cuando explica los conceptos básicos de una ecuación compleja o la búsqueda de los orígenes de la vida humana.

publicidad

Mientras trabajaba como jefe del departamento de matemáticas de la Universidad de Stony Brook, en Long Island, Simons estaba invirtiendo por otra parte, utilizando los ingresos de una inversión pequeña pero lucrativa en una fábrica colombiana de azulejos en opciones más grandes y más rentables.

En 1974, Simons y el prominente matemático Shiing-Shen Chern publicaron la teoría de Chern-Simons, un modelo geométrico que más tarde se incorporaría al estudio de la teoría de cuerdas e identificaría a Simons como un pionero en su campo.

En agosto del mismo año, Victor Shaio, un industrialista colombiano y amigo de Simons, estableció el Fideicomiso Lord Jim para Simons en las Bermudas. En un comunicado, Simons dijo que el fideicomiso fue un regalo sorpresa de 100,000 dólares de parte de Shaio, y agregó que "Víctor podría haber establecido un fideicomiso estadounidense, pero eligió las Bermudas".

Debido a que fue establecido por un no ciudadano, las autoridades fiscales de Estados Unidos considerarían el fideicomiso una entidad extranjera, lo que limitaría la capacidad del Servicio de Impuestos Internos para gravar sus fondos hasta que hiciera distribuciones a sus beneficiarios.

En respuesta a las preguntas de ICIJ y sus socios mediáticos, Simons dijo que no usó el fideicomiso para desviar el dinero de las autoridades fiscales. "Cuando se hicieron las distribuciones desde el Fideicomiso Lord Jim hacia mis padres, hijos y yo, se informó al IRS de esas distribuciones y se pagaron los impuestos", dijo Simons.

Relacionado
PROMOICIJ PdvsayRusia
Secretario de Comercio Wilbur Ross tiene negocio con la venezolana PDVSA, a pesar de las sanciones de EEUU


En 1982, Simons fundó Renaissance Technologies, un fondo de cobertura con sede en Nueva York que desarrolló algoritmos de negociación secretos que pronto volverían legendarias las tasas de rendimiento del fondo en Wall Street. Durante las siguientes tres décadas, Renaissance se convirtió en uno de los fondos de cobertura más lucrativos del planeta, convirtiendo a Simons en multimillonario varias veces.

A medida que crecían las inversiones de Renaissance Technologies, también crecía la influencia de Simons en la vida estadounidense. Simons se ha convertido en uno de los principales donantes políticos del país, y se inclina fuertemente hacia los candidatos demócratas. Durante el último ciclo electoral, Simons fue el sexto mayor benefactor de las causas políticas estadounidenses, al donar más de 26 millones de dólares, casi todo a los demócratas, incluidos 11 millones de dólares a Priorities USA Action, un comité de acción política que apoya a Hillary Clinton.

publicidad

Mientras tanto, el socio comercial de Simons en Renaissance, Robert Mercer, ha subido al rango más alto de donantes del Partido Republicano, convirtiéndose en uno de los patrocinadores más influyentes de la campaña presidencial de Donald Trump. (Mercer también ha sido cliente de Appleby).

Las donaciones de campaña vinculadas a Renaissance no son la única forma en que el fondo de cobertura ha causado revuelo en Washington. En 2014, el Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado de Estados Unidos publicó un informe devastador que acusaba a Renaissance y a otro fondo de cobertura de utilizar una compleja maniobra contable para clasificar erróneamente las operaciones bursátiles y evitar indebidamente 6.8 mil millones de dólares en impuestos.

El IRS aún está tratando de recaudar los impuestos atrasados relacionados con Renaissance, según Bloomberg News. Renaissance dijo que las operaciones eran legales y no estaban destinadas a evitar impuestos.

Relacionado
PROMOICIJ Nike
Cómo Nike se mantiene por delante de los reguladores y se beneficia de los paraísos fiscales


Midiendo la riqueza y la desigualdad

Este informe del senado se produjo mientras Simons continuaba su constante ascenso en la lista de Forbes de los estadounidenses más ricos. Ahora ocupa el lugar 25 en la lista, con un valor neto estimado en 18.5 mil millones de dólares. El Índice de Multimillonarios de Bloomberg pone el patrimonio neto de Simons en la cifra de 15.7 mil millones de dólares.

Estas clasificaciones hacen algo más que satisfacer la curiosidad pública sobre los ultra ricos; también ofrecen dos de las pocas medidas consistentes sobre la creciente riqueza en poder de las personas más ricas del mundo — un importante criterio en el estudio del desarrollo y la desigualdad mundiales.

Estas listas a menudo se basan en datos públicos incompletos. El Fideicomiso Lord Jim nos da un ejemplo. Estas listas parecen no haber contabilizado completamente su fortuna. El hecho de incluir el fideicomiso en el cálculo del patrimonio neto de Simons en 2010 lo habría elevado hasta las filas de los súper ricos.

publicidad

Un documento del fideicomiso de 2010 alega que, además de los 7.25 mil millones de dólares del fideicomiso, Simons tenía más de 4 mil millones de dólares fuera del fideicomiso. En ese momento, Forbes calculó que la fortuna de Simons sumaba 8.5 mil millones de dólares.

El final del juego es complicado

Sin embargo, incluir el fideicomiso en la riqueza de Simons no habría sido tan sencillo, porque su estructura desafiaba las categorías comunes utilizadas para calcular el patrimonio neto individual. Se puede considerar que los activos del fideicomiso han existido en un estado cuasi benéfico que se ubica en algún lugar entre una misión filantrópica y un potencial motor de ingresos personales.

Una característica del fideicomiso de Simons, el cual parece haber operado de manera legal, fue la demora en el pago, quizás para siempre, de miles de millones en impuestos que le debería al IRS si alguna vez le pagara su fortuna a la familia Simons. Una gran parte del fideicomiso se destinaría a una organización benéfica exenta de impuestos, lo que ayudaría tanto a cumplir el compromiso de Simons con la filantropía como a eliminar la enorme responsabilidad fiscal que el fideicomiso ha acumulado a lo largo de las décadas, según los documentos.

Relacionado
PROMOICIJ Yurimilner
Empresas propiedad del Kremlin hicieron importantes inversiones en Twitter y Facebook


Retrasar los impuestos permitió que el fideicomiso reinvirtiera una mayor parte de sus ingresos, ayudándolo a crecer hasta adquirir un tamaño impresionante.

"Puede acumular mucho más en un fideicomiso extranjero que evita pagar impuestos", dijo Ellen Harrison, socia de McDermott Will & Emery en Washington DC, quien trabaja en planificación patrimonial y derecho fiduciario. "Con el tiempo, será mucho más grande que en fideicomiso comparable en Estados Unidos. Eso es simple Lo sabemos".

Sin embargo, sacar el dinero de un fideicomiso offshore puede ser un asunto complejo, según Harrison. A diferencia de los fideicomisos nacionales que deben pagar impuestos anuales, los fideicomisos offshore como el Fideicomiso Lord Jim a menudo pagan gran parte de sus impuestos solo cuando se retiran los fondos — y esos impuestos pueden ser enormes si el fideicomiso permanece intacto durante décadas, según expertos y documentos judiciales relacionados con el fideicomiso de Simons. Debido a que el fideicomiso de Simons había acumulado tanto dinero durante tanto tiempo, estaba incurriendo en una carga tributaria de miles de millones de dólares en Estados Unidos que se acercaba al 80%, según un documento contable en los datos de Appleby. Esto incluiría más de 200 millones de dólares en intereses por el retraso en el pago de sus impuestos.

publicidad

Esta carga tributaria, que se activaría solo si la familia Simons recibía cualquiera de los antiguos miles de millones del fondo, estaba creciendo día a día. Una proyección del crecimiento del fideicomiso offshore indica que, si hubiera continuado acumulando tanta riqueza, un intento de retirar los fondos del fideicomiso en el año 2030 podría generar una carga tributaria de más del 100%, incluyendo unos 18,000 millones de dólares en intereses.

Sin embargo, los miles de millones en activos que Simons tenía fuera de las Bermuda le dieron una ventaja clave: No necesitaba retirar fondos para su uso personal, por lo que, en general, no lo haría.

Los miles de millones en activos que Simons tenía fuera de las Bermuda le dieron una ventaja clave: No necesitaba retirar fondos para su uso personal.


De acuerdo con documentos fiscales, el fideicomiso le daría a Simons la capacidad de continuar demorando los enormes pagos de impuestos mientras mantenía la opción de recibir sumas sustanciales cada año, sin multas ni cargos por intereses, de los rendimientos anuales de las masivas inversiones del fideicomiso. Aunque la tasa impositiva del IRS se aplicaba al dinero que el fideicomiso había acumulado en años anteriores, todas las distribuciones puntuales de las ganancias del fideicomiso dentro de cualquier año fiscal actual serían gravadas sin ningún cargo de interés, siempre que los fondos se retiraran a tiempo, según expertos fiduciarios y los documentos del Fideicomiso Lord Jim.

Para Simons y su familia, ese ingreso anual podría ser inmenso, dado cuánto han crecido las inversiones del fideicomiso, sin pagar impuestos completos sobre la renta. Sin embargo, para diciembre de 2010, los documentos indican que Simons recibió pocos retiros del fideicomiso y que simplemente estaba más interesado en ver el fondo crecer. En una declaración a ICIJ, Simons dijo que, ahora que se le ha dado a una organización benéfica privada, él no ha recibido una distribución de la fortuna del fideicomiso durante varios años.

publicidad

Eslabón débil

Los fondos fiduciarios datan del siglo XII, cuando los caballeros que se unían a las cruzadas dejaban sus propiedades en manos de los protectores financieros. A través de los siglos, los fideicomisos se convirtieron en un medio privilegiado de las familias ricas que buscaban certeza en cómo sus activos pasarían a las generaciones más jóvenes.

En algunos casos, la turbia propiedad que ofrecen los fideicomisos ha servido para otros propósitos al proporcionar los medios para esconder dinero de las autoridades fiscales o de los litigantes con reclamos financieros legítimos. En 2013, la revista The Economist identificó los fideicomisos como "el eslabón débil" en la lucha contra el ocultamiento de dinero sin gravar a nivel mundial.

A diferencia de los fideicomisos de la Edad Media, muchos fideicomisos modernos, incluido el de Simons, se conocen como "fideicomisos discrecionales", — fondos flexibles que les permiten a los fideicomisarios elegir quiénes entre los beneficiarios potenciales reciben distribuciones y cuánto obtienen.

En diciembre de 2010, los representantes del fideicomiso de Simons hicieron un conjunto de cambios que, dada la suma de dinero involucrada, describieron como "trascendental". El fideicomiso se dividiría en cuatro "sub-fideicomisos", y Simons conservando un 54% de participación para sí mismo, su fundación y otras organizaciones benéficas. El resto se dividió en tres nuevos subfondos offshore para sus tres hijos. (Esto fue, además, según muestran los documentos contables, de fondos fiduciarios separados para cada hijo, cada uno con más de 120 millones de dólares).

publicidad

Al igual que el Fideicomiso Lord Jim, los subfondos en los que se dividió realizarían sus inversiones a través de una compañía fantasma en las Bermudas llamada Shining Sea Ltd., que tenía "un grupo de fondos de Renaissance y otras inversiones, incluyendo fondos de inversión administrados por otras partes". de acuerdo con una declaración jurada de Richmond, el abogado fiduciario.

Cada uno de los nuevos subfondos offshore de los hijos recibiría más de 1,000 millones de dólares, así como enormes cargas tributarias potenciales.

Sin embargo, los nuevos fideicomisos aún tenían el potencial de enriquecer a la familia, según Richmond.

"Los hijos del Sr. Simons y sus descendientes no están excluidos ni en realidad ni en la práctica (fiscalmente)" de las distribuciones de los ingresos actuales", escribió Richmond, agregando, "lo cual en sí mismo podría ser sustancial".

Tan solo en 2009, el Fideicomiso Lord Jim creció en unos 1,300 millones de dólares. De esa suma, los hijos recibieron cada uno más de 15 millones de dólares, según un documento contable.

Según una proyección contable, los nuevos subfondos de los hijos en las Bermudas, si no se tocaban, podrían contener cada uno un poco más de 2 mil millones de dólares en la actualidad.

Simons perdió a dos de sus cinco hijos. En 2003, Nicholas Simons, de 24 años, se ahogó durante una visita a Indonesia. Paul Simons, de 34 años, murió en 1996 después de que fue atropellado por un automóvil cuando andaba en bicicleta.

publicidad

La filantropía de la familia Simons

No está del todo claro cómo se han administrado los subfondos de los tres hijos sobrevivientes de Simons, y no respondieron a las preguntas sobre los fideicomisos. En su declaración escrita, Simons dijo que "los fideicomisos en beneficio de mis hijos han hecho donaciones principalmente a las fundaciones benéficas de las Bermudas". No nombró ninguna en particular.

Sin embargo, las donaciones filantrópicas anteriores de la familia pueden ofrecer pistas sobre cómo se podrían haber gastado los activos de los subfondos.

La hija mayor de Simons, Elizabeth Simons, de 57 años, apoya la Fundación Heising-Simons, que tiene un amplio mandato para financiar investigaciones sobre el cambio climático y promover la energía limpia. La fundación ha apoyado la libertad de prensa y recientemente se asoció con la Fundación Simons para financiar un observatorio de 40 millones de dólares para estudiar la naturaleza de la energía oscura, la materia oscura y "la formación de la estructura en el universo".

Su hermano menor, Nathaniel Simons, de 51 años, quien dirige una filial de Renaissance llamada Meritage Group, fue cofundador de Sea Change Foundation, la cual ha apoyado los esfuerzos para mitigar el cambio climático y promover la energía limpia.

Relacionado
PROMOICIJ Bermuda4
Entérate rápido de qué es Paradise Papers (20 claves)


En 2009, la hija menor de James Simons, Audrey Simons, de 31 años, estableció la Foundation for a Just Society (Fundación para una Sociedad Justa), que ha otorgado más de 43 millones de dólares en subvenciones para promover la justicia racial, la igualdad de género y los derechos humanos para las comunidades marginadas en Estados Unidos y en todo el mundo, según su sitio web.

Mientras tanto, la Fundación Simons de su padre en Nueva York ha realizado grandes donaciones al departamento de informática de la Universidad de Stony Brook y apoya la educación matemática y científica en escuelas secundarias de todo el país, incluyendo el apoyo financiero directo a miles de profesores de matemáticas de alto rendimiento. También ha financiado enormemente la investigación del autismo. Simons dijo que su fundación estadounidense ahora tiene 3 mil millones de dólares.

publicidad

Una nueva fundación, nacida en la oscuridad

A pesar del crecimiento constante de la Fundación Simons en los últimos años, sus activos ahora parecen empequeñecidos por la nueva organización benéfica de Simons en las Bermudas.

La decisión de transferir la parte del fideicomiso offshore de Simons a la nueva fundación en las Bermudas probablemente sea un gran impulso a la filantropía con pocos precedentes. Pero la organización benéfica offshore también genera preguntas. La magnitud de la transferencia es asombrosa. En una declaración escrita a ICIJ y sus socios mediáticos, Simons dijo que los activos de la nueva organización benéfica son "significativamente más grandes" que los aproximadamente 3,000 millones que actualmente posee su Fundación Simons con sede en Nueva York, cuya misión de financiar la investigación científica y educación refleja.

La nueva fundación funciona en la oscuridad Está exenta de presentar los informes anuales detallados exigidos por el Servicio de Impuestos Internos, y parece tener poca presencia en las presentaciones públicas de las Bermudas.

"Hay muchas razones para dejarla offshore si se quieren evitar las leyes de fundación estadounidenses", dijo Michael G. Pfeifer, abogado de Caplin & Drysdale radicado en Washington quien se especializa en planificación patrimonial y fideicomisos para individuos con grandes patrimonios.

publicidad

Cuando se le preguntó por qué había elegido Bermuda para la nueva organización benéfica, Simons señaló a sus fideicomisarios, diciendo que había sido su decisión. Dijo que escogieron Bermuda en parte para evitar las regulaciones que exigen que las organizaciones benéficas gasten una cantidad mínima cada año. (En Estados Unidos, las organizaciones benéficas deben gastar solo el 5% de sus activos cada año).

Bermuda: La isla donde los superricos esconden el dinero Univision


También dijo que una fundación en las Bermudas facilitaría donar a organizaciones benéficas en el extranjero. Simons dijo que su fundación offshore realiza donaciones anuales a instituciones de investigación en Europa, así como donaciones anuales al Instituto de Ciencias Oceánicas de las Bermudas. Añadió que la fundación offshore está en proceso de otorgar "importantes subvenciones a instituciones de investigación estadounidenses como el MIT y la Universidad Rockefeller".

"Hasta ahora no ha estado muy activa, pero a medida que pase el tiempo su, actividad aumentará", dijo Simons sobre la nueva fundación. "En los próximos años, a medida que disminuya mi ingreso y finalmente cese, SFI tendrá un papel cada vez más importante en la financiación".

publicidad

¿Cuánto sigue aún oculto?

La tranquila presencia de los miles de millones de dólares de Simons en las Bermudas plantea la cuestión de cuántos otros enormes activos aún no se han descubierto offshore, quizás esperando algún día distribuir sus miles de millones de dólares.

Una respuesta probable es que hay muchos, según Gabriel Zucman, profesor asistente de economía de la Universidad de California en Berkeley, quien ha estudiado cuánta riqueza global ha desaparecido en los paraísos fiscales de todo el mundo. Zucman estima que 8.7 billones de dólares en activos financieros de familias ricas han desaparecido al ser enviados a países, principalmente paraísos fiscales, distintos a aquéllos en los que residen los propietarios.

Con el crecimiento de la industria de servicios financieros offshore, dijo Zucman, tales arreglos se han vuelto cada vez más populares en las últimas dos décadas.

Además de causarles dolores de cabeza a las autoridades tributarias de todo el mundo, añadió, esto ha complicado el trabajo de aquéllos que buscan estudiar y educar al público sobre la creciente brecha entre ricos y pobres.

"Hay mucha riqueza que se está volviendo cada vez más difícil medir", dijo Zucman. "El resultado final es que sabemos muy poco sobre cómo se distribuye la riqueza y cómo crece la riqueza en el mundo de hoy".

publicidad

*Contribuyó a este artículo: Rigoberto Carvajal

En fotos: 20 datos para entender la nueva superfiltración de Paradise Papers
publicidad