La lucha por los derechos de la mujer es de todos

“Los legisladores que escribieron estas leyes, y al hacerlo pusieron el bienestar y la libertad de millones de mujeres en peligro, fueron elegidos en las casillas electorales”.
Opinión
Director Interino de Latino Victory Project
2016-06-30T06:39:52-04:00


Esta semana, millones de mujeres en Texas dieron un respiro de alivio simbólico dado que la Corte Suprema falló a favor de su salud y de su autonomía. La decisión de la corte tomada sobre el caso Whole Woman’s Health v. Hellerstedt desplazó la ley HB2 en Texas, una ley que impuso restricciones a clínicas de aborto a tal grado que más de la mitad cerraron desde su implementación en el 2013. Con una mayoría de 5-3, los jueces nos recordaron justamente que las mujeres tienen derecho a tomar decisiones sobre su salud reproductiva y que los legisladores no tienen el poder de crear obstáculos para impedir este derecho.

El respiro de alivio no lo deberían de dar solo las mujeres de edad reproductiva, sino todos quienes creemos que cada ser humano debe decidir sobre su propia salud y por extensión, su vida propia. Cada clínica que clausura trae consigo miles y miles de mujeres que pierden la oportunidad de poder obtener servicios de salud que hasta incluso pueden llegar a salvarles la vida, los cuales incluyen abortos, al igual que anti-conceptivos, atención prenatal, y exámenes para prevenir el cáncer de mama o cervical. Estos servicios son necesarios para que las mujeres tengan una vida sana y digna, y como sociedad debemos asegurarnos de que se mantengan disponibles para toda mujer que los necesite, especialmente a las más afectadas: las mujeres latinas.

Solamente en Texas, estado en donde se aprobaron las leyes más restrictivas del país, hay 2.5 millones de latinas en edad reproductiva y, por lo tanto, son quienes serian más afectadas por estas leyes. Aún sin incluir la clausura de las clínicas de salud reproductiva, las mujeres latinas ya enfrentaban obstáculos para obtener cuidado de salud en general debido a factores como pobreza, falta de transporte adecuado, estatus migratorio e imposibilidad de obtener bajas laborales, entre otros. La aprobación de la ley HB2 fue como echarle sal a la herida y condenar a miles, si no millones, de latinas a vivir sin la oportunidad de controlar su salud y sus vidas.

Estas cifras son solamente en el estado de Texas, pues a esto hay que agregar a la decena de estados que también implementaron leyes similares o idénticas a HB2 con la idea de diluir los derechos reproductivos de la mujer. En Mississippi, por ejemplo, la única clínica de salud reproductiva en todo el estado estaba en peligro de cerrar, sin embargo la Corte Suprema intercedió al igual que en Texas y en Wisconsin. Este tipo de circunstancias retrógradas y misóginas no deberían de verse en el siglo XXI y mucho menos en un país que insiste en promover los derechos de la libertad.

Nos incumbe a todos los latinos en este país apoyar el derecho de las mujeres de tomar el control de sus propias vidas y de tener acceso a un cuidado de salud profesional y legal. Si bien el acceso a clínicas de aborto y de salud reproductiva es importante para que las mujeres tengan una alta calidad de vida, esto no se puede lograr si no elegimos a representantes que apoyen estos derechos. Los legisladores que escribieron estas leyes, y al hacerlo pusieron el bienestar y la libertad de millones de mujeres en peligro, fueron elegidos en las casillas electorales. Los latinos tenemos el poder de apoyar el derecho y no esperar a que sea la Corte Suprema la que determine la calidad de vida de la mujer. Como comunidad y como país, nos toca luchar juntos por los derechos civiles de nuestro prójimo, y esto incluye los derechos y las libertades de la mujer.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad