null: nullpx

Los retos de la frontera con México

"El presidente Biden está cumpliendo su promesa de campaña de humanizar la política de inmigración. En sus primeros días de gobierno, les puso fin a las redadas indiscriminadas del Servicio de Inmigración y Aduanas, ICE, las cuales sembraban el terror en las comunidades de inmigrantes del país".
Opinión
Miembro del equipo de política de Univision.
2021-03-08T13:19:55-05:00
Comparte
"Biden ha dado un primer paso hacia una posible rectificación con el envío de un grupo de sus asesores a inspeccionar in situ la situación en la frontera". Crédito: JIM WATSON/AFP via Getty Images

Luego de negar lo evidente durante varios días, el gobierno del presidente Biden ha reconocido que se le ha armado un jaleo en la frontera con México. Todavía no le quiere llamar crisis públicamente, aunque la palabreja aparece en comunicados internos entre funcionarios. Sin embargo, el asunto tiene visos de ser un reto enorme que exigirá respuestas inteligentes y calibradas. El objetivo deberá ser buscar un sano equilibrio entre una política migratoria humanitaria y constructiva y un control razonable de esa y todas las fronteras del país, algo que el gobierno que le precedió, inmerso hasta las narices en la xenofobia y el supremacismo blanco (la Gran Causa republicana del siglo XXI), ni siquiera se planteó.

El presidente Biden está cumpliendo su promesa de campaña de humanizar la política de inmigración. En sus primeros días de gobierno, les puso fin a las redadas indiscriminadas del Servicio de Inmigración y Aduanas, ICE, las cuales sembraban el terror en las comunidades de inmigrantes del país. En lugar de ello, ordenó deportar a indocumentados que son criminales convictos. Preservó y fortaleció el programa de acción diferida para inmigrantes que llegaron como niños, mejor conocido como DACA; creó una fuerza especial para reunificar a centenares de menores a los que el régimen de Donald Trump separó cruelmente de sus padres en la frontera; cambió reglas que dificultaban la inmigración legal, aumentando la cuota anual de refugiados que aceptará EEUU y restableciendo el derecho de asilo; y promovió un proyecto de ley para una reforma migratoria integral que ya aterrizó en el Congreso, entre otras medidas.

Pero era de esperarse que este cambio drástico y liberalizador de política alentara tanto la inmigración legal como la ilegal hacia EEUU. Indicios claros de lo segundo son el arribo diario de decenas de inmigrantes, en su mayoría familias y menores no acompañados, a la frontera sur y el éxodo de balseros cubanos hacia la Florida. Decenas de recién llegados al parecer han dado positivo en las pruebas de covid-19. Los medios de prensa de inmediato han reflejado y criticado el creciente desorden migratorio, especialmente en la frontera entre México y Texas, tal y como es su obligación. Y los republicanos lo han convertido en bandera de combate, como es su deber de opositores.

Biden ha dado un primer paso hacia una posible rectificación con el envío de un grupo de sus asesores a inspeccionar in situ la situación en la frontera. Lo encabezó Alejandro Mayorkas, el cubanoamericano que dirige el Departamento de Seguridad Nacional quien es él mismo inmigrante, hijo de refugiados políticos.

El presidente les ha pedido que le sometan un informe “confidencial” a la mayor brevedad. Pero lo que en realidad se impone es una relación detallada de la situación y una explicación transparente a todos los estadounidenses de qué remedios o alivios propone el equipo de expertos.

Esa será la clave para sostener una política migratoria a un tiempo humanitaria y justa tanto para los inmigrantes como para los estadounidenses que deberán convivir con ellos. Una política así pasa por el incremento de las cuotas de inmigración legal, especialmente de países vecinos aquejados por la pobreza endémica, los desastres naturales y los malos gobiernos.

Requiere, además, el aumento de la ayuda estratégica a aquellos países del vecindario que se comprometan a mejorar las condiciones de vida y oportunidades para sus ciudadanos, ayuda que Estados Unidos ha regateado y reducido durante años. Y podría contemplar la relocalización voluntaria de migrantes en terceros países democráticos y prósperos, como Australia y Canadá, los cuales suelen necesitar mano de obra extranjera.

La lucha contra la pandemia ha acaparado buena parte de los esfuerzos de Biden durante sus primeros 50 días de gobierno. Era inevitable. Pero más temprano que tarde el presidente debería visitar la frontera sur, no para levantar muros ni agitar el nacionalismo pedestre, como hacía su antecesor, sino para examinar de primera mano los desafíos que allí encaran los inmigrantes y los funcionarios estadounidenses encargados de recibirlos, tramitarlos y cuidarlos a diario.

Comentario aparte merece la intención del gobierno de reabrir albergues para alojar temporalmente a menores que están cruzando solos la frontera. Esto ha disparado las alarmas de activistas humanitarios que en el pasado ha denunciado los abusos que han padecido muchos niños inmigrantes, a los que dos gobiernos anteriores encerraron en jaulas.

El gobierno de Biden promete trazar su “propio rumbo de ahora en adelante” y dice que “eso incluye el tratar a los niños con humanidad y respeto, garantizando que estén seguros cuando cruzan nuestras fronteras”. Es un compromiso importante que concitará la atención del país y del mundo.

Con el restablecimiento de la inmigración humanitaria y ordenada, Estados Unidos regresaría a su esencia como nación. Una nación en la que “todos descendemos de inmigrantes y revolucionarios”, como dijera un día el presidente Franklin Delano Roosevelt. Aplicar ese principio, sin embargo, exige visión, esfuerzo y transparencia.

Nota : La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.


Comparte

Más contenido de tu interés