null: nullpx

El tiempo de la unidad y la lucha por el respeto y la dignidad

“Somos más los que queremos vivir en este país que los que quieren vivir en un país de opresión y de división, y si alzamos la voz, nos tienen que escuchar”.
Opinión
Directora de Comunicaciones de Latino Victory Project
2016-07-15T16:57:55-04:00

Durante las próximas dos semanas, el partido Demócrata y el Partido de Trump presentarán sus plataformas políticas y sus candidatos oficiales para la contienda presidencial. Comienza el tramo final de una carrera larga y ardua que ha demostrado que en nuestro país estamos viviendo una época de contradicciones: por un lado el racismo y la discriminación; por el otro, la unidad y solidaridad. Y ahora que estamos cada vez más cerca de decidir el futuro de nuestro país en las elecciones presidenciales, nos toca a nosotros los electores mantener la llama de lo bueno encendida. Es tiempo de unirnos para asegurarnos de que lo malo, el odio, el racismo y la discriminación no lleguen a ser parte de las leyes que gobiernan a nuestro país. No podemos dar marcha atrás. Es tiempo de frenar a Donald Trump y a aquellos en su partido que lo apoyan. Porque como país y como comunidad, somos mejores que el odio, el racismo y la división que ellos presentan.

Durante la semana pasada, vimos al senador Bernie Sanders anunciar su apoyo a Hillary Clinton y proclamar el lema de la unificación del partido Demócrata en una elección en donde los derechos civiles y el bienestar de millones de personas están de por medio: juntos somos más fuertes. Este lema va más allá de ser un eslogan político apto para gráficas y pantallas. Es un mensaje alentador en una elección en donde enfrentamos a racistas y homófobos, como Trump y Pence, que han recibido el apoyo del partido Republicano y cuyas propuestas ya están oficialmente incluidas en la plataforma política.

Estas propuestas e ideologías de Trump y su candidato a vicepresidente, Mike Pence, son tóxicas para los latinos y los inmigrantes, para las mujeres, los musulmanes, la comunidad LGBTQ, y la clase trabajadora. Además de querer construir un muro entre México y Estados Unidos y deportar a millones de personas, estos candidatos también están en contra de un aumento al salario mínimo, no creen en el calentamiento global y en el daño que esto causa al medio ambiente, y quieren deshacerse de DACA y separar a millones de familias hispanas. Mike Pence incluso ha votado en contra de una reforma migratoria y apoyó la ley que le quitaría la ciudadanía a niños nacidos en Estados Unidos pero cuyos padres son indocumentados. De convertirse en leyes las políticas de Trump y Pence, el país entero retrocedería social y económicamente, dejándonos en ruinas. Al apoyar estas ideologías, queda claro que el partido Republicano, el partido de Trump, no tiene ningún interés en establecer una relación amigable con la comunidad latina. Simple y sencillamente, no nos toman en serio, no nos quieren, y como tal, los latinos debemos devolverles el favor en las urnas.

Al otro lado del espectro está el partido Demócrata, que durante la carrera primaria tuvo en frente a dos candidatos formidables quienes le dieron la mano a la comunidad latina y mostraron que valoran nuestra voz y confían en el consejo de nuestros líderes. Ellos reconocen la fuerza que tenemos los 28 millones de latinos que somos elegibles para votar en noviembre. Además de respetarnos e incluirnos en el proceso democrático, las propuestas de ambos candidatos demócratas nos benefician. Las propuestas de Hillary Clinton y la bancada demócrata son, según encuestas, las que nos interesan: la economía y la creación de empleos con un salario más alto, el acceso al cuidado de salud y a la educación, la aprobación de una reforma migratoria, la protección de DACA y DAPA, y fuentes de energía limpia que ayuden a cuidar de nuestro medio ambiente.

Ya tuvimos un año para observar lo que ganamos y lo que perdemos, lo bueno y lo malo, y lo que está de por medio en estas elecciones. Es tiempo de unirnos contra el partido de Trump y sus seguidores, y frenar el odio y el racismo que tenemos en frente. No es tiempo de división sino de cooperación. Debemos enfocarnos en lo que nos une, que es más valioso que lo que nos divide: queremos un país de oportunidad, de inclusión y de paz. Somos más los que queremos vivir en este país que los que quieren vivir en un país de opresión y de división, y si alzamos la voz, nos tienen que escuchar. Si permitimos que los seguidores de Trump y Pence hablen por nosotros, es como echarnos la soga al cuello; y les aseguro que estos seguidores sí saldrán a votar en noviembre.

Es por eso que debemos informarnos sobre el proceso electoral y votar por quienes nos representen y nos escuchen en la hora de la verdad.

En estas elecciones debemos votar por Hillary Clinton y por el futuro próspero y digno para nuestras familias que ella representa. También debemos poner atención a las plataformas y preferencias políticas de los candidatos municipales, estatales, del Congreso y del Senado, y pedirles cuentas a aquellos que han apoyado a Trump y a Pence, y con ello han apoyado la misma agenda y cultura de racismo y división.

Juntos podemos reversar la ola antilatina, antiinmigrante, antimujer, antimusulmán y antigay. Y, en vez de un muro de odio, construir un país en donde el respeto, la dignidad, y las oportunidades sean para todos.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad