null: nullpx

El robot que se inmoló en el tiroteo de Dallas

Usar una máquina con el fin de matar puede enviar un mensaje contraproducente para el futuro desarrollo de la robótica. Sobre todo cuando su autonomía va en aumento. Solo queda esperar que la idea de la policía de Dallas no sea imitada e incluso mejorada por los criminales que pretenden combatir.
Opinión
Ingeniero Electrónico, miembro de la Campaña contra los Robots Asesinos
2016-07-09T16:57:27-04:00

El 7 de julio de 2016 será recordado como el día en que un Robot estalló para salvar a un grupo de policías que se resguardaban de las balas de un francotirador en la ciudad de Dallas (Texas) cuando el uso de este tipo de máquinas por parte de los diferentes departamentos de policía del mundo se habían limitado a la detección, neutralización de explosivos y a labores de inteligencia.

Los robots que desactivan bombas han sido una esperanza que ha salvado vidas en situaciones de extremo peligro y cada vez es más común encontrar este tipo de artefactos como parte de las herramientas de trabajo de los policías y militares en el mundo. De la misma manera, son populares los robots que facilitan la vida diaria, como por ejemplo los carros autónomos, los robots médicos e incluso los de compañía.

Usar una máquina con el fin de matar puede enviar un mensaje contraproducente para el futuro desarrollo de la robótica. Sobre todo cuando su autonomía va en aumento.

No suena extraño escuchar las noticias de drones que buscan objetivos y disparan. De igual manera la industria se cerca de sistemas autónomos que puedan enfrentar situaciones de combate con la posibilidad de matar al que consideren un enemigo.

¿Por qué le damos a una maquina el poder de acabar con un ser humano? Seguro para "evitar más muertes" es la respuesta común que se esgrime en casos como el del francotirador de Dallas. Si se pueden usar robots que disparen o estallen, evitando la intervención humana sin arriesgar más vidas, ¿esta no sería la mejor alternativa?

Se podría decir que sÍ, sin pensar más allá del evento puntual. Pero esto tiene muchas implicaciones, algunas de ellas tecnológicas y otras éticas.

Sobre las primeras ya existe una delicada discusión en Naciones Unidas, en la cual se ha cuestionado el desarrollo de las máquinas que de manera autónoma puedan llevar a cabo búsqueda de objetivos y su posterior eliminación, considerando estos objetivos a los seres humanos.

Si bien no es el caso del robot usado por la policía de Dallas, ya que este se encontraba bajo el control de un operario que tomó la decisión de estallar la bomba, estos casos dan pie a que la tecnología avance en esa dirección. Es así como cada vez es común escuchar noticias de drones que atacan objetivos determinados, donde es muy poca la intervención del operador.

Acerca de las segundas, el problema es más delicado y comienza por determinar cuánta responsabilizar le cabe a un robot sobre su decisión de matar. La máquina no tiene las características éticas y morales de un ser humano, que puede arrepentirse de disparar si su conciencia así lo dicta. Por otro lado, hasta dónde un robot diseñado con un propósito, como el caso del usado en el tiroteo de Dallas, cuya función era la de desactivar explosivos, se utiliza para lo totalmente opuesto, estallar una bomba.

Si se sigue este parámetro, es muy probable no solo ver prontamente los robots con autonomía para matar, sino desarrollos de otro tipo como carros inteligentes que sean usados como bombas.

El fin no puede justificar los medios como en este caso y usar un robot con explosivos puede volverse común de ahora en adelante. El uso desmedido de la fuerza, además de las características de autonomía antes mencionadas, nos presenta un escenario donde los derechos humanos será lo último en considerarse, más aún por una máquina.

Solo queda esperar que la idea de la policía de Dallas no sea imitada e incluso mejorada por los criminales que pretenden combatir.

El autor de este artículo es ingeniero Electrónico y es miembro de la Campaña contra los Robots Asesinos.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.


Publicidad