null: nullpx

El crecimiento económico beneficia a todos

“La señal positiva más fuerte para la economía puede estar en esta increíble cifra: en la actualidad hay más de siete millones de empleos sin cubrir en Estados Unidos, y el desempleo se encuentra en un mínimo de 40 años”.
Opinión
Director de La Iniciativa Libre
2018-11-01T15:16:00-04:00

Han pasado aproximadamente 10 meses desde que el Congreso aprobó y el presidente firmó una ley para reducir los impuestos con el fin de beneficiar a individuos, trabajadores y empresas estadounidenses. Desde entonces, los indicadores económicos de los Estados Unidos han sido abrumadoramente positivos. Eso se traduce en más empleos y oportunidades económicas para todos los estadounidenses, especialmente la comunidad latina.

Para la nación en su conjunto, la economía parece estar creciendo a la tasa más fuerte en años. Con nuestra producción económica nacional creciendo en un 3.5% en el tercer trimestre, estamos en camino a un año de crecimiento por encima del 3%. Este sería el primer año en que nuestra nación ha visto este tipo de crecimiento saludable durante todo un año en más de una docena de años. Esta es una señal positiva, y se traduce en un mejor nivel de vida para la nación en general.

Ese crecimiento global se traduce en salarios más altos para los trabajadores. El mes pasado, el gobierno federal informó que los salarios están creciendo a la tasa más alta desde 2009. Eso significa que las familias están mejor posicionadas para pagar sus cuentas, pagar una educación superior, disfrutar de unas vacaciones o ahorrar dinero para la jubilación o un nuevo hogar.

Pero la señal positiva más fuerte para la economía puede estar en esta increíble cifra: en la actualidad hay más de siete millones de empleos sin cubrir en Estados Unidos, y el desempleo se encuentra en un mínimo de 40 años. Con una economía tan saludable y en crecimiento los empleadores de todo el país están buscando empleados calificados. Más que nunca, los que desean trabajar están disfrutando un buen clima para conseguir un primer empleo, o encontrar un mejor trabajo.

Esta es una gran noticia, aunque también representa un desafío. Aunque deberíamos estar contentos de que tantos trabajadores puedan encontrar empleos, sabemos que hay algunos cuyas habilidades no coinciden con los puestos disponibles cerca de ellos. También es evidente que si los empresarios y las pequeñas empresas no pueden encontrar a los trabajadores que necesitan, eso amenaza su crecimiento y expansión.

Esto destaca la importancia de no hacer más difícil para las personas, tanto inmigrantes como ciudadanos, aplicar sus talentos y habilidades para contribuir en sus comunidades. Cuando millones de trabajos están disponibles, lo último que necesitamos es que el gobierno restrinja las oportunidades mediante la creación de barreras para aquellos que buscan contribuir, mientras construyen su propio Sueño Americano. Cuando los legisladores en Washington debaten sobre inmigración, deben tener en cuenta la importancia de este tema para nuestra salud económica general y el bienestar de las comunidades en todo el país.

A pesar de las buenas noticias económicas, podemos hacerlo mejor. En particular, ya es hora de abordar el problema del gasto gubernamental derrochador. Debido a que el Congreso ha rechazado la restricción fiscal en favor del gasto imprudente, el déficit del presupuesto federal está aumentando nuevamente. Según el Departamento del Tesoro, el déficit solo este año será de casi 850,000 millones, marcando el tercer año consecutivo de aumento en tinta roja. Y este año, el gobierno gastará cerca de 4.2 billones de dólares, en comparación con los cuatro billones gastados el año pasado, contribuyendo a la precaria situación fiscal del país.

Con una deuda nacional que ha superado los 21 billones de dólares, ya es hora de actuar para reducir los gastos innecesarios. El presidente dijo recientemente que buscaría un recorte de gastos del 5% en cada departamento de su gabinete. Este es un primer paso valioso, y el Congreso debe seguir adelante. Los estadounidenses deberían pedir a los legisladores de ambos partidos que tomen en serio la limitación del gasto. En retrospectiva, la legislación de reforma fiscal aprobada el año pasado se aprobó sin ningún apoyo demócrata, lo que significa que solo los republicanos reclaman el crédito por las buenas noticias económicas que se han producido. Reducir el gasto debe ser una prioridad bipartidista.

Al comprometernos con la restricción fiscal a largo plazo, podemos comenzar a fijar nuestro presupuesto federal en un curso sostenible. Eso ayudará a garantizar que nuestra economía continúe creciendo a un ritmo saludable, lo cual es fundamental para las familias latinas y todos los estadounidenses.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

RELACIONADOS:OpiniónEconomíaImpuestosEmpleoBienestar
Publicidad