null: nullpx

El coronavirus y las “falsedades zombies”: tres mentiras que insisten en sobrevivir

"Noticias falsas sobre el uso del ajo y el agua caliente en la protección y/o cura del covid-19 también entran en la lista de ‘falsedades zombies’. Son mentiras que llevan casi cuatro meses dando trabajo a los fact-checkers de todo el mundo pero que, aún así, insisten en sobrevivir".
Opinión
Directora adjunta de la International Fact-Checking Network y fundadora de la Agência Lupa.
2020-04-16T11:46:41-04:00

En la lucha contra la desinformación sobre el nuevo coronavirus, un fenómeno merece atención inmediata: la lista de noticias falsas que han sido desmentidas varias veces, en muchas partes del mundo, y que aún así siguen vivas en las redes sociales está creciendo gracias a nuestros miedos y deseos. Es hora de combatir las falsedades-zombies con todas nuestras fuerzas.

En su inmensa mayoría, estas noticias falsas tratan sobre la origen del virus, sobre posibles métodos de prevención y - lo que es mucho peor - sobre curas milagrosas. Consisten en un conjunto de falsedades que dialoga sin barreras con el miedo que solemos tener de lo desconocido y con nuestros deseos más profundos de que la pandemia llegue al final por medio de una cura sencilla.

Es hora, por lo tanto, de que la sociedad como un todo se sume a la lucha de los verificadores y ayude a frenar esas piezas desinformativas. La lista es larga pero tres noticias falsas requieren actuación inmediata porque pueden representar riesgo de vida.

La primera de ellas tiene que ver con el 5G. El 30 de enero, los fact-checkers alemanes de Correctiv publicaron un artículo detallado comprobando ser falsa la teoría de que el sistema 5G de la telefonía móvil era la verdadera causa detrás del coronavirus.

"El 5G no descompone células ni provoca síntomas semejantes al del coronavirus. Lo máximo que provoca es una mínima, quizá imperceptible, elevación en la temperatura del cuerpo que se limita a la superficie de la piel. No llega a los pulmones", informó a los fact-checkers de Alemania la vocera de la Oficina Federal para Protección Radiactiva.

Según datos extraídos de CrowdTangle, una herramienta que permite medir la viralización de un contenido en redes sociales, el chequeo de Correctiv fue compartido 83 veces en el News Feed y alcanzó a más de 102,000 usuarios de Facebook.

Al día siguiente, sin embargo, la misma noticia falsa fue desmentida por los verificadores de Faktograf, en Croacia. Con un titular agresivo que decía: "No hay ninguna evidencia de que el coronavirus esté asociado a la tecnología 5G", el chequeo croata fue compartido 74 veces y alcanzó a más de 213,000 usuarios solo en Facebook.

Pero la falsedad siguió suelta. Entre los días 6 y 13 de febrero, contaminó con falsedades en Europa. Los fact-checkers del Observador en Portugal y los de 15min.lt también produjeron chequeos negando la relación. Aún así, la teoría de la conspiración aterrizó en los Estados Unidos el 2 de marzo (según chequeo de Politifact) y en Canadá cinco días más tarde (según Decrypteurs). Juntos, estos últimos cuatro chequeos, publicados en cuatro idiomas distintos, alcanzaron a más de tres millones de personas. Pero aun así no lograron parar la mentira.

En días, celebridades como el actor Woody Harrelson y la cantante M.I.A saltaron a las redes y propagaron la paranoia. La consecuencia de todo esto ha sido noticia en todo el mundo: en la primera semana de abril, Reino Unido registró varios ataques reales a torres de telefonía móvil, entre los que hubo incendios graves.

Noticias falsas sobre el uso del ajo y el agua caliente en la protección y/o cura del covid-19 también entran en la lista de ‘falsedades zombies’. Son mentiras que llevan casi cuatro meses dando trabajo a los fact-checkers de todo el mundo pero que, aún así, insisten en sobrevivir.

En 27 de enero, cuando la alianza CoronaVirusFacts / DatosCoronaVirus tenía solo tres días de vida, los verificadores indonesios de Tempo compartieron con los demás verificadores del mundo el primer artículo clasificando como falsa la información de que beber agua caliente era bueno para evitar el nuevo coronavirus.

Desde entonces, la misma falsedad ha sido detectada y desmentida otras 20 veces en países como Estados Unidos, México, España, Brasil, India, Macedonia y Colombia.

El último sábado (11 de abril), FactCrescendo detectó en Sri Lanka lo que parece ser una versión nueva - pero igual de peligrosa - de esta falsedad. Ahora se dice que "médicos japoneses recomendaron tomar agua caliente cada 15 minutos para matar el covid-19". Falso. Falso. Falso. No hay registro de que esta recomendación venga de Japón ni que el agua sea capaz de aniquilar el virus que ya ha contaminado a casi dos millones de personas en todo el mundo.

Puede que beber agua caliente no sea tan grave como incendiar torres de telefonía, pero creer que este método puede parar el virus seguramente hará lo contrario: ayudar a su expansión.

El uso del ajo contra el covid-19 es otra falsedad sorprendente que insiste en no morir. Desde el 28 de enero, mentiras sobre la capacidad del ajo de prevenir o curar el virus corren por las redes sociales de países como Venezuela, Indonesia, Taiwán, Corea del Sur, Nigeria, Croacia, Portugal, Ucrania y Kazakstán. En la base de datos de alianza CoronaVirusFacts / DatosCoronaVirus, ya hay por lo menos 36 chequeos sobre este tema. Todos apuntando a que la información es falsa.

Que quede claro, por lo tanto, que ni sopa de ajo, ni té de ajo, ni el propio ajo puro son mecanismos eficientes de prevención o cura.

Y que los que de verdad defienden la veracidad de los contenidos que circulan por las redes se sumen ya a la lista de los que comparten chequeos. Sin la ayuda de cada uno de los ciudadanos digitales del mundo, la lucha contra las fakes-zombies será aún más difícil.

Esta columna forma parte de una alianza entre Univision Noticias y la International Factchecking Network (IFCN) / Poynter Institute con el fin de combatir la desinformación. Se publica simultáneamente en español y en inglés.

En colaboración con Luminate.

Publicidad