Carta abierta de Hillary Clinton

En promedio, 90 personas al día mueren debido a la violencia por armas en nuestro país. Esto debe parar.
18 Jun 2016 – 10:15 AM EDT


Amigos,

Hace un año, nuestro país perdió nueve vidas preciadas. Eran madres y padres, estudiantes, entrenadores, pastores y miembros del coro. Eran hombres y mujeres de fe, cada uno de ellos lleno de pasión y amor, y aún les quedaba mucho más por dar.

Para muchos, el tiempo ha hecho poco para aliviar el dolor de su pérdida. Todavía recuerdo mi dolor y mi confusión cuando escuché las noticias, pero sus muertes no han sido en vano.

El amor “todas las cosas las soporta, todas las cree, todas las espera, todas las aguanta”, nos enseñan las escrituras. “El amor nunca falla”.

Esa noche la Madre Emanuel, Clementa, Cynthua, Susie, Ethel, DePayne, Tywanza, Daniel, Sharonda y Myra ponían en práctica las lecciones de su fe, como siempre, dándole la bienvenida a un extraño para el rezo y la comunión, ofreciendo amor sin vacilación.

Sus espíritus de amor permanecieron mucho después de partir. En la corte, uno por uno, los devastados padres y hermanos miraron al joven que les arrebató tanto a ellos y le dijeron: “te perdono”. Y la comunidad entera de Charleston –afroamericanos, blancos, cristianos, musulmanes y judíos y muchos otros–, se juntaron para enfrentarse al odio y a la intolerancia, dándose amor el uno al otro.

Llenos de ese amor, hemos progresado. La bandera confederada que volaba sobre el capitolio de Carolina del Sur ha sido retirada. Jóvenes han clamado por la muy necesaria reforma en el sistema de justicia criminal. Madres que han perdido a sus niños debido a la violencia por armas transforman su dolor en acción y convierten su llanto en un movimiento para crear reformas con sentido común.

Pero tenemos que hacer mucho más. Otro tiroteo masivo, en Orlando, rompió nuestros corazones esta semana. En promedio, 90 personas al día mueren debido a la violencia por armas en nuestro país. Esto debe parar. Un buen primer paso es cerrar el vacío legal que provocó este ataque. Un vacío que permite a personas, que están prohibidas de comprar armas de fuego–– como abusadores domésticos u otros criminales violentos––el comprar un arma si sus verificaciones de antecedentes no son completadas dentro de tres días hábiles. ¿Cuántas más personas inocentes deben morir para que actuemos y cerremos este peligroso vacío legal?

Desde esa terrible noche y cada día desde entonces, personas en todo el país se han unido a nuestros corazones con la gente de Charleston y Carolina del Sur. Millones de estadounidenses todavía caminan con ellos, en dolor, solidaridad y determinación.

En el espíritu de los Nueve de Charleston, tendamos un puente sobre nuestras diferencias, luchemos por un cambio y recordemos que el amor nunca falla.

Con solidaridad y un cordial saludo,

Sinceramente,

Hillary Rodham Clinton

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad