null: nullpx

Carta a AMLO: consejos sobre cómo manejar a Trump

“La ‘indiferencia estratégica’ es la clave. Evite la Casa Blanca y en cambio trabaje con los gobernadores estadounidenses de los estados que tienen lazos comerciales con México. Ellos comprenden que los aranceles proteccionistas llevan, en última instancia, a mayores precios al consumidor y a pérdida de empleos”.
Opinión
Exembajador de EE. UU. en Panamá y analista de Univision.
2018-07-02T16:56:32-04:00

Estimado señor presidente electo:

Felicidades por una impresionante victoria electoral. Sus doce años de política menuda, y su persistencia en atacar una cultura de clientelismo y corrupción resonaron claramente entre los mexicanos.

Los retos que enfrenta si quiere reformar la clase política mexicana y darles una mayor equidad y prosperidad económica a todos los mexicanos son intimidantes.

Y no son los únicos. Usted tiene también tiene un gran desafío en el norte. Lidiar con su contraparte estadounidense, Donald Trump, y manejar la relación bilateral serán un aspecto extremadamente importante de su trabajo y de su legado, aunque usted no lo quiera.

Como más del 80% de las exportaciones de México se dirigen a Estados Unidos y el comercio transfronterizo alcanza una cifra de más de 1,500 millones de dólares diarios, usted no puede simplemente ignorar a los gringos, y a México no le convendría que usted lo hiciera.

Entonces... ¿cómo se puede lidiar eficazmente con el Trump?

En primer lugar, evite la trampa de la Oficina Oval. Manténgase alejado de ella y sea su mejor iconoclasta al NO reunirse con él. Viaje a Estados Unidos, pero no vaya a Washington –al menos no inmediatamente–. Llame al Presidente francés Emanuel Macron para que éste le informe rápidamente cómo le fue cuando intentó “jugar” con Trump.

Aunque el presidente Trump es su contraparte, no se equivoque sobre las asimetrías en la relación. No se trata solo de que Estados Unidos tiene una economía más grande o más población que México. La mayor asimetría es la actitud del presidente Trump con respecto a México. A él simplemente no le interesa. Para él, México no es más que una piñata que utiliza para golpear cuando necesita enardecer los ánimos de sus simpatizantes.

Así que usted debe emplear una táctica de indiferencia estratégica con respecto a Trump. Dicho esto, no debe evitar involucrarse con la miríada de actores que conforman el resto del gobierno y la sociedad estadounidenses.

Es importante que cultive las relaciones con los aproximadamente 30 gobernadores estadounidenses para quienes México es el socio comercial número uno o dos de sus estados. Ellos comprenden que los aranceles proteccionistas en ambos lados de la frontera llevan, en última instancia, a mayores precios al consumidor y a la pérdida de empleos.

Además, usted tiene una excelente oportunidad para convertirse en un líder de opinión para los aproximadamente 50 millones de estadounidenses que tienen ascendencia mexicana. Involúcrelos en sus proyectos sociales en México. Reciba de buena manera sus inversiones de capital monetario e intelectual. Explíqueles a ellos y a los medios de comunicación estadounidenses qué está haciendo en México y por qué.

Y además de no reaccionar ante la última provocadora tormenta de Trump en twitter, resista la tentación que algunos en México han sugerido de utilizar como “piezas de negociación” la cooperación de su país en la aplicación de la ley, la inmigración, la lucha contra el narcotráfico y la colaboración antiterrorista con Estados Unidos.

Ésta es una muy mala idea y debe dejar en claro que no tiene la intención de hacerlo; no como un favor a los estadounidenses, sino porque a México le conviene mejorar su propio estado de derecho confrontando a quienes infringen la ley.

Hasta cierto punto, usted y sus compatriotas tendrán que aprender a vivir con cierto grado de disonancia cognitiva. Trump definitivamente insultará a México en repetidas ocasiones, anhelando desesperadamente que usted se meta al cuadrilátero retórico con él. Mientras tanto, con o sin TLCAN, los estadounidenses y los mexicanos buscarán recíprocamente sus bienes y servicios. Trump afirmará que usted financiará el Muro. Usted no lo hará, así que ríase y manténgase enfocado en aliviar la pobreza en su país. Por supuesto, esto es injusto con usted, pero, como dicen en México, "ni modo"; eso es lo que hay.

Si usted sigue este consejo, sin duda será criticado en su país por no defender la soberanía de México, una expresión cansada en los círculos políticos que significa, cuando mucho, hacer escandalosas declaraciones antiestadounidenses pero hacer muy poco para cambiar la naturaleza de la relación que Porfirio Díaz reconoció como una relación regida por la realidad inmutable de la geografía.

Recuerde, sobre todo, señor presidente, que con respecto a Estados Unidos usted está jugando el juego de la espera. Usted esperó 12 años para convertirse en Presidente de México. Cuando asuma el cargo en diciembre, todos tendremos una mejor idea del poder de permanencia del presidente Trump, de acuerdo con los que surja de las elecciones de mitad de período en noviembre.

El Presidente Trump no cambiará su tono con respecto a México, aunque a usted podría intentar adularlo o cortejarlo, según el momento transaccional. Su tarea más importante es no darle ninguna razón para que pueda decirles a sus simpatizantes en 2020: “¿Ven? Yo tenía razón sobre esos hombres malos en México”. Lo demás, la tarea de no reelegirlo, le toca al pueblo estadounidense.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad