null: nullpx

Anthony Carrillo: La traición de Marco Rubio

El autor revisa la historia de votaciones del senador de Florida frente a la inmigración latina y la estadidad de Puerto Rico
7 Mar 2016 – 11:49 AM EST


Por Anthony Carrillo Filomeno, @LcdoCarrilloD51, presidente del Caucus Hispano de la Juventud Demócrata de Estados Unidos (*)

Marco Rubio fue electo como Senador Federal por el estado de la Florida el 2 de noviembre del 2010. El 3 de enero del 2011 asumió oficialmente su cargo y ese día comenzó su travesía en el albor de la política en Washington DC.

El Senador Rubio se encontraba en minoría al momento de comenzar su término ya que los demócratas controlaban el Senado, pero esto no le impidió pensar en el bienestar de la comunidad latina, más allá de líneas partidistas.

Luego de varias discusiones, en 2013, el Senador Rubio decidió unirse a otros 7 senadores (de ambos partidos) para desarrollar el proyecto de Reforma Migratoria Integral ( S.B. 744). Dicha unión, formó lo que hoy conocemos como la “ganga de los 8”.

La misma estaba compuesta por los senadores : Michael Bennet, D-CO, Richard J. Durbin, D-IL, Jeff Flake, R-AZ, Lindsey Graham, R-SC, John McCain, R-AZ, Bob Menendez, D-NJ, Chuck Schumer, D-NY y claro, Marco Rubio, R-FL.

En esta unión histórica, ocho miembros del Senado, de ambos partidos, pusieron a un lado sus diferencias políticas para pensar en el bienestar de lo que entendieron era el mejor camino no solo para la comunidad inmigrante indocumentada en los Estados Unidos, sino para nuestra economía.

Dicho proyecto, de aprobarse, proponía un camino a la ciudadanía americana para alrededor de 11.2 millones de inmigrantes indocumentados al día de hoy; además, brindaba medidas de protección a la frontera asignando más de 40,000 patrulleros, entre otras disposiciones.

El proyecto logró aprobarse en el Senado con 68 votos a favor (incluyendo el voto del propio Senador Rubio), y 32 en contra. La Cámara de Representantes, hasta el día de hoy, no ha querido considerar el proyecto y llevarlo a votación.

Finalmente, en 2014, los republicanos lograron una mayoría en el Senado. Es entonces cuando el Senador Rubio, ya con miras a una inminente candidatura a la Presidencia de los Estados Unidos en el 2016, decidió retirar su apoyo y no luchar por su proyecto de Reforma Migratoria Integral que tanto trabajo le costó desarrollar y aprobar en el Senado. En ese momento, el Senador Rubio no solo traicionó a su comunidad sino a sus propias raíces latinas.

Por otro lado, mientras que el candidato republicano que va al frente en las encuestas (Donald Trump) llama a los latinos violadores y delincuentes, el Senador Rubio ha cambiado su tono para convertirse en uno más del resto de los candidatos republicanos, al expresarse a favor de revertir y eliminar las políticas del presidente Obama sobre inmigración y acciones diferidas —denominadas como DACA y DAPA— que han beneficiado a nuestra comunidad grandemente en los Estados Unidos.

Una traición que incluye a los 55 millones de latinos en los Estados Unidos, de acuerdo con el último censo del 2014. Pero, más importante aún, incluye a esos 27.3 millones de votantes hispanos elegibles para participar en las elecciones del 2016 y a los 11.2 millones de inmigrantes indocumentados que guardan la esperanza de salir de la oscuridad para ayudar a construir una mejor nación.

Pero esto no queda ahí: durante un reciente debate republicano, el Senador Rubio también le dio la espalda a 3.5 millones de latinos ciudadanos americanos en Puerto Rico, diciendo que la isla no merece tener un mecanismo para reestructurar su deuda al igual que lo disfrutan otros estados y municipalidades y se opuso directamente a que se aprobara al Capítulo 9 para la isla. El Senador Rubio, además, se opuso al primer nombramiento de una Latina al Tribunal Supremo de Estados Unidos, la hoy juez asociada (de origen puertorriqueño) Hon. Sonia Sotomayor.

El Senador Rubio le prometió a 11.2 millones de latinos un camino a la ciudadanía mediante la reforma migratoria integral, para luego cambiar de opinión. También les prometió la estadidad a 3.5 millones de latinos ciudadanos americanos en Puerto Rico (septiembre de 2015), para luego darles la espalda en medio de una inminente crisis económica y humanitaria que no puede esperar.

El próximo 15 de marzo de 2016 son las primarias en el estado de la Florida, seguidas por varios eventos electorales alrededor de toda la nación, hasta llegar a la elección general en noviembre de 2016. Es importante que, al momento de votar, recuerdes qué candidatos representan tus mejores intereses; pero, sobre todo, los intereses de nuestra comunidad, la comunidad latina.

A la hora de votar, no importa con qué partido te identifiques (republicano o demócrata), recuerda quiénes lucharon por ti y quiénes, como el Senador Rubio, te dieron la espalda.

(*) Abogado y voluntario en la campaña de Hillary Clinton.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad