null: nullpx

Al atacar las salvaguardas de salud pública, Trump abandona a las familias latinas

"Los latinos nos enfrentamos a cambios estructurales significativos que nos hacen más susceptibles a los efectos dañinos que se relacionan con el cambio climático".
Opinión
Presidenta y directora ejecutiva de la Asociación Nacional Hispana de Medicina.
2020-05-13T15:00:36-04:00

Porque crecí entre comunidades industriales, la lucha contra la contaminación y a favor de la salud pública es algo que asumo como propio. He visto de primera mano cómo el aire sucio y el esmog han contribuido a que familiares y miembros de mi comunidad sufran de asma y otros problemas respiratorios, lo que hace que tengan que luchar para respirar. También he presenciado cómo la contaminación afecta de forma desproporcionada a las comunidades latinas. Todo el mundo merece vivir en una comunidad limpia, segura y saludable, y esto es algo por lo cual he abogado durante toda mi trayectoria como médico.

Los latinos nos enfrentamos a cambios estructurales significativos que nos hacen más susceptibles a los efectos dañinos que se relacionan con el cambio climático. De hecho, la comunidad latina a menudo recibe los primeros y peores impactos a raíz de injusticias ambientales. Si consideramos que cerca de dos de cada cinco latinos viven a menos de 50 kilómetros de una generadora eléctrica, tristemente no debe sorprendernos que son el doble de propensos que los blancos a tener que ir a una sala de emergencias a raíz de un ataque de asma.

Asimismo, el porcentaje de latinos con cobertura médica es menor que el de los blancos, lo que significa que algunas de las personas más vulnerables no tienen el acceso a los cuidados que necesitan para estar saludables y prevenir las enfermedades. A menos que invirtamos en protecciones de salud pública que limpien nuestro aire, nuestras tierras y aguas, este ciclo seguirá siendo una realidad para muchas comunidades latinas en todo el país.

A medida que el mundo sigue batallando contra la pandemia del covid-19, estas disparidades en cuanto a salud y economía solo se han hecho más evidentes. En lugares como la ciudad de Nueva York, el coronavirus está matando a los latinos a una tasa 1.6 veces mayor que a las personas blancas. Sin embargo, en vez de fortalecer la salud pública y las protecciones contra la contaminación durante esta pandemia, el presidente Donald Trump y el administrador de la Agencia para la Protección Ambiental (EPA), Andrew Wheeler – quien solía ser un cabildero de la industria del carbón – atacan estas mismas protecciones con una velocidad espeluznante y ponen nuestra salud en un grave riesgo.

Desde que empezó la pandemia del covid-19, Trump y Wheeler han tomado varias decisiones que causarán más contaminación y menos creación de políticas sensatas. La EPA de Trump ha revertido salvaguardas contra la contaminación por autos y camiones; ha socavado las protecciones contra la contaminación con mercurio; ha suspendido la fiscalización por parte de la EPA de las leyes ambientales; y ha impulsado una propuesta de “ciencia secreta” que no permitiría que la agencia use los mejores datos disponibles de salud cuando creen políticas.

Estos ataques surgen incluso a pesar de que existen investigaciones recientes que demuestran que la contaminación del aire se asocia con tasas más altas de muerte a raíz del covid-19. Al seguir insistiendo en estas propuestas peligrosas, esta administración ha dejado claro que antepone los intereses de los contaminadores corporativos a la salud del pueblo y, por supuesto, al bienestar de las familias latinas.

Ahora, más que nunca, debemos hacerles caso a los datos y a la ciencia. Impediremos la propagación de esta enfermedad y solucionaremos la crisis del coronavirus solo si seguimos los consejos de los científicos y de los profesionales de la salud. De igual forma, debemos acatar las recomendaciones de los científicos que nos dicen que es crucial para nuestra salud y economía atajar la crisis climática. El presidente Trump – que ha dicho que ambas crisis son una “farsa”– y su administración deberán dar vuelta atrás. Sencillamente hay demasiado en juego.

Nuestra niñez es el mayor recurso de la nación y tenemos la responsabilidad de proteger las generaciones futuras. Debemos tomar acciones contundentes para proteger la salud pública y combatir la crisis climática. En este Mes de Concienciación sobre el Asma y las Alergias, comprometámonos de nuevo con asegurarnos de que nuestros hijos y nietos tengan aire limpio para respirar y agua limpia para beber. Un futuro saludable para nuestras familias es posible, pero la administración Trump debe detener sus ataques en contra de nuestra salud y medioambiente.

Nota : La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.


Publicidad