Ola de Calor

Una ola de calor lleva las temperaturas a niveles históricos en el suroeste

El termómetro escaló este domingo hasta los 118 F (48 grados C), rompiendo el récord de 115 F (46 grados C) de hace casi 50 años. Se esperaba que partes de Arizona y el sureste de California puedan seguir por encima de los 100 F. El calor extremo ha dejado ya al menos tres muertos.
20 Jun 2016 – 8:27 AM EDT

El calor no da tregua en el suroeste del país, donde las temperaturas se han establecido en cifras de tres dígitos. Estas condiciones dificultan la extinción de al menos una docena de incendios en nueve estados.
Se estima que unos 40 millones de personas están en riesgo por este calor extremo, que se ha cobrado ya la vida de al menos tres personas.

El termómetro escaló este domingo hasta los 118 F (48 grados C), rompiendo el récord de 115 F (46 grados C) de hace casi 50 años, de acuerdo con el Servicio Nacional de Meteorología. Se esperaba que partes de Arizona y el sureste de California siguieran acaloradas el lunes debido a un sistema de alta presión proveniente de México.

Los meteorólogos han indicado que la temperatura en Phoenix podría subir a más de 49 grados C (120 grados F).

La temperatura en Glendale y Burbank, al norte del centro de Los Ángeles, subió por encima de los 38 grados C (100 F) a mediodía, según el Servicio Nacional de Meteorología. Burbank tuvo un calor récord de 41 grados C (105 grados F).

El salir temprano por la mañana no salvó a una mujer de 28 años que quedó inconsciente mientras practicaba bicicleta de montaña con sus amigos en el norte de Phoenix, según informó AP. La mujer partió con dos amigos a eso de las seis de la mañana y llevaba bastante agua pero tres horas después se cansó y le falto el aire.

Los bomberos rescataron a la mujer no identificada, que era una ávida practicante de senderismo y entrenadora personal, pero murió poco después en el hospital, dijo el capitán de bomberos Larry Subervi. No padecía de ningún mal y lo que le pasó aparentemente estuvo relacionado al calor, dijeron las autoridades.

Su muerte ocurrió un día después de que un hombre de 25 años de Phoenix muriera tras estar expuesto al calor mientras iba de senderismo en el condado de Pinal.

En las redes sociales, muchas personas lamentaron su suerte subiendo fotos de termómetros en sus autos y celulares. Otros aprovecharon descuentos de hoteles del área de Phoenix, donde el verano puede ser temporada baja. Huéspedes del hotel JW Marriott Scottsdale Camelback Inn Resort and Spa entraron a la piscina temprano, cuando comenzó a hacer más calor.

Este calor ayudó a que más de una docena de incendios se propagaran en nueve estados.

Incendio en Los Ángeles

Un incendio de matorrales que inició el domingo cerca del centro de Los Ángeles amenazaba un barrio montañoso densamente poblado ubicado a lo largo de una autopista, mientras temperaturas altas incrementaban el peligro de incendios en el oeste del país.

Cuadrillas de trabajadores contuvieron el incendio en el barrio Silver Lake después que dañó dos casas, destruyó tres estructuras tipo cobertizo, calcinó patios y cubrió de llamas árboles.

Residentes batallaban con mangueras de jardín y baldes con agua para tratar de controlar el incendio, mientras helicópteros y decenas de bomberos perseguían trozos de materiales aún en ascuas y mojaban colinas pronunciadas para evitar que se extendiera el fuego.

El fuego quemó sólo 3,2 hectáreas (ocho acres), pero puso en alerta a residentes urbanos ante el calor y condiciones secas que han ayudado a la extensión rápida de incendios forestales en lugares más remotos desde la costa de California a New Mexico.

Un incendio que arrasó 31 kilómetros cuadrados (12 millas cuadradas) al oeste de Santa Bárbara estaba bajo control, pero los bomberos se preparaban para el regreso de ráfagas de viento por la tarde y noche que agitaron las llamas al principio de la semana, amenazando cientos de casas y forzando a evacuaciones de populares áreas costeras para acampar. El incendio estaba contenido en poco menos del 50%.

En New Mexico, un incendio de 72 kilómetros cuadrados (28 millas cuadradas) que comenzó la semana pasada y destruyó 24 casas en las Montañas Manzano al sur de Albuquerque estaba contenido en su mayor parte. Pero una humedad más alta durante la noche permitió que las cuadrillas fortalecieran líneas alrededor del fuego y mantuvieron vigilancia a puntos calientes donde las llamas pudieran saltar la línea.

En el este de Arizona, un incendio que quemó 49 kilómetros cuadrados (19 millas cuadradas) al suroeste de Show Low avanzó al sur, pero la contención de éste aumentó a 40%.

El incendio de Los Ángeles surgió cerca de una autopista; las llamas subían por árboles grandes y llenaban de humo espeso la carretera.

Paul Gaffner estaba nadando en una piscina a unos minutos de su casa y planeaba hacer algunos encargos cuando vio humo espeso cerca de su casa.

"Hombre, ese incendio está en mi casa", dijo que pensó.

Cuando llegó, su vecino estaba tratando de apagar llamas en su patio trasero con una manguera. Gaffner, que vestía pantalones cortos y sandalias, se unió al combate al fuego.


Publicidad