Nutrición

Los yogures infantiles contienen excesivas dosis de azúcar, confirma un estudio

Una investigación sobre la información nutricional de casi 900 productos lácteos demostró que se les añade mucho azúcar. Entre los peores están los llamados orgánicos y ecológicos.
19 Sep 2018 – 11:43 AM EDT

El estudio, realizado en Reino Unido, muestra que apenas el 9% de los productos lácteos analizados son bajos en azúcares, porcentaje aún menor en los destinados a los niños y los que llevan la etiqueta de orgánico. De hecho, con un yogur normal y uno pequeño para los niños, un menor de cuatro años ya habría tomado más cantidad de azúcar que la que recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Los investigadores dividieron los productos en ocho categorías: infantiles, que incluía queso fresco; alternativas a los lácteos, como la soja; postres; bebidas; de sabores; de fruta; natural/griego y orgánico. De todos ellos, apenas los yogures naturales y los griegos cumplían con la recomendación mínima de la OMS y con la del Sistema de Salud Británico (NHS, por sus siglas en inglés) de 5 gramos de azúcar por cada 100 gramos de producto.

Los postres lácteos, con una mediana de casi 20 gramos de azúcar por cada 100 gramos, resultaron ser los más azucarados.

En segundo lugar, y esto ya es más sorprendente, aparecen empatados los yogures de sabores y los etiquetados como orgánicos o
ógicos, seguidos muy cerca por los que llevan pedazos de fruta. Todos ellos contienen unos 13 gramos de azúcar por cada 100 gramos de producto. En cuanto a los productos a base de soya y similares, aunque estaban dentro del umbral máximo, ninguno era bajo en azúcares, advierte el estudio publicado en BMJ Open.


(Los productos retratados por SinAzúcar, una iniciativa para alertar del consumo excesivo de azúcar, se venden en el mercado español pero es posible encontrar versiones muy similares en los supermercados de Estados Unidos)

El dato más preocupante se refiere a los yogures y quesos frescos orientados al consumidor infantil (los menores de tres años son el grupo de edad que más yogures consume): de los 101 productos de esta categoría, solo 2 tenían menos de 5 gramos de azúcar por cada 100 gramos de producto. La mediana es de 10,9 gramos, una cantidad mayor que un refresco azucarado convencional.

"Inicié esta investigación cuando el Gobierno británico señaló a los nueve principales productos que aportaban la mayor parte del azúcar ingerido por los niños y, como muchos padres, consideraba los yogures como algo saludable sin darme cuenta de todo el azúcar añadido que llevan la mayoría", señaló Bernadette Moore, investigadora de la Escuela de Ciencias de la Alimentación y Nutrición de la Universidad de Leeds (Reino Unido) y principal autora del estudio. Moore se declaró "sorprendida" e "impactada" por las revelaciones del estudio.

Yogures ecológicos

Los yogures con imagen de más saludables, como los derivados de la soya o los orgánicos o ecológicos, no salen bien parados. "El azúcar suele usarse como edulcorante para contrarrestar la acidez natural del ácido láctico producido por los cultivos presentes en el yogur. Estos microorganismos son los que hacen del yogur algo bueno para el aparato digestivo y tienden a estar presentes en grandes cantidades en los yogures orgánicos. Es probable que estos lleven más azúcar añadido para neutralizar esa acidez", escribió Annabelle Horti, coautora del estudio.

El yogur es una importante fuente de nutrientes como calcio o vitamina B12 y su consumo es beneficioso para la digestión. Pero estas ventajas chocan con los problemas de obesidad y caries que ocasiona el producto en sus versiones no naturales.

Las recomendaciones de Moore son dar a los niños pequeños yogur natural con trozos de frutas. Los niños más mayores pueden añadir frutos secos y cereales. A pesar de todo, la investigadora dice que si estás eligiendo entre un refresco azucarado o una barra de chocolate el yogur sigue siendo mejor opción.

" No todos los yogures son tan saludables como quizás los consumidores los perciban; por eso, se hace necesario una reformulación para la reducción de azúcares", concluyen los investigadores.

Leche de almendras, soya, avena, coco... ¿pueden reemplazar a la de vaca?

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:NutriciónSalud Infantil
Publicidad