publicidad

El Papa advierte de las 15 enfermedades que acechan a la Curia romana

El Papa advierte de las 15 enfermedades que acechan a la Curia romana

Francisco enumeró las 15 "enfermedades" que acechan a la Iglesia, entrre ellas el "Alzheimer espiritual".

El Papa Francisco reprende a integrantes de la iglesia por sentirse indispensables Univision

El Papa Francisco enumeró hoy lunes en un discurso las que consideró las 15 "enfermedades" que acechan a la Iglesia y a la Curia romana, como el "Alzheimer espiritual", "el sentirse inmortal" "la mundanidad y el exhibicionismo" o "la vanagloria".

En su mensaje de Navidad a los colaboradores de la Curia Romana, el Papa advirtió contra las 15 “enfermedades” que afectan a quienes trabajan en el Vaticano: desde el “terrorismo de los chismes” a la “esquizofrenia existencial”.

Durante un encuentro con cardenales y obispos en la Sala Clementina del Palacio Apostólico Vaticano, Francisco invitó a los miembros de la Curia a un “verdadero examen de conciencia” y trazó el “catálogo” de las tentaciones que podrían convertir a un religioso en un burócrata.

publicidad

Puso en guardia, en primer lugar, contra el “sentirse inmortal o indispensable” que afecta a una Curia que no hace autocrítica, que no se actualiza y no trata de mejorarse.

Sostuvo que se trata de la enfermedad de quienes “se transforman en dueños y se sienten superiores a todos y no al servicio de todos. Esta deriva a menudo de la patología del poder, del ‘complejo de los elegidos’, del narcisismo”.

Siguió con la “enfermedad del excesivo trabajo, de aquellos que nunca descansan y recordó que Jesús “llamó a sus discípulos a ‘descansar un poco’, porque descuidar el necesario reposo lleva al estrés y a la agitación”.

Añadió el mal de la “fosilización mental y espiritual” que ataca a aquellos que pierden la serenidad interior, la vivacidad y la audacia, y se esconden bajo los papeles, “convirtiéndose en máquinas de prácticas y no en hombres de Dios”.

También incluyó otros padecimientos de la Curia como la “planificación excesiva y minuciosa”, la “mala coordinación que afecta al armonioso funcionamiento y la comunión de equipo”.

Habló del “Alzheimer espiritual”, es decir “una pérdida progresiva de las facultades espirituales” que “provoca serias discapacidades en las personas”, haciendo que dependan de sus propias pasiones, caprichos y manías.

Calificó de enfermedad a la “indiferencia hacia los demás”, que se presenta cuando “cada uno sólo piensa en sí mismo y pierde la sinceridad y el calor de las relaciones humanas”.

“Cuando la apariencia, los colores de la ropa o las medallas se convierten en el primer objetivo de la vida” se da el mal de “la rivalidad y la vanagloria”, constató. “Es la enfermedad que nos lleva a ser hombres y mujeres falsos y a vivir un falso misticismo”, añadió.

Se refirió a la “esquizofrenia existencial” de quienes tienen “una doble vida, fruto de la hipocresía típica del mediocre y del progresivo vacío espiritual que licenciaturas o títulos académicos no pueden llenar”.

Dijo que este problema sorprende a los que abandonan el servicio pastoral, se limitan a las cosas burocráticas, perdiendo de esta manera el contacto con la realidad y con las personas concretas, creándose así un mundo paralelo en el cual condicen una “vida oculta” y a menudo disoluta”.

Cargó contra el “terrorismo de los chismes” perpetrado por personas que se convierten en “sembradores de cizaña” y “homicidas a sangre fría” de la fama de los propios colegas y hermanos, que en realidad son cobardes porque hablan a espaldas de la gente.

Alertó contra el defecto de “divinizar a los jefes” y cortejarlos para hacer carrera cayendo en el “oportunismo”. “Viven el servicio pensando únicamente en lo que deben obtener y no en lo que deben dar. Son personas mezquinas, inspiradas solamente por el propio egoísmo”, explicó.

Incluyó en el elenco las enfermedades de la “cara de funeral” y de la acumulación, cuando se intenta llenar el vacío existencial en el propio corazón acumulando bienes materiales, no por necesidad sino sólo para sentirse seguro.

publicidad

Según el Papa también se da el síndrome de los “círculos cerrados”, donde la pertenencia “a un grupito” es más fuerte que la pertenencia a la Iglesia: un problema que esclaviza a los miembros convirtiéndose en un “cáncer”.

Cuando el cristiano transforma su servicio en poder, y su poder en mercancía para obtener provechos mundanos se da el mal del “exhibicionismo”, constató.

“Es la enfermedad de las personas que tratan infatigablemente de multiplicar poderes y por este objetivo son capaces de calumniar, de difamar y de desacreditar a los demás, incluso en periódicos y en revistas. Naturalmente para exhibirse y demostrarse más capaces que los demás”, apuntó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad