null: nullpx
Logo image
Iglesia católica

Papa Benedicto XVI admite ahora que sí participó en una reunión sobre un cura acusado de abusos sexuales

Días después del reporte sobre abusos sexuales de curas en la archidiócesis de Múnich-Freising, que Joseph Ratzinger dirigió antes de ser papa, el pontífice ahora se retracta de sus declaraciones en esa investigación. Dice que no fue "mala fe" y que se trató de un "error".
Publicado 24 Ene 2022 – 09:49 AM EST | Actualizado 24 Ene 2022 – 09:50 AM EST
Comparte
Cargando Video...

El papa emérito Benedicto XVI admitió este lunes que sí estuvo en una reunión sobre un sacerdote acusado de abusos sexuales a menores, al contrario de lo que había afirmado cuando se le entrevistó para el informe presentado la semana pasada sobre el encubrimiento de casos de este tipo en la Iglesia católica en Alemania.

Joseph Ratzinger, nombre del papa emérito, reconoce ahora que sí que estuvo presente en una reunión de la archidiócesis de Múnich-Freising, en enero de 1980, en la que se trató el traslado de un sacerdote acusado de abusos a menores, según informó este lunes la Agencia Católica de Noticias (KNA).

En una carta firmada por su secretario privado, monseñor Georg Gänswein, divulgada por KNA y el portal de prensa del Vaticano, Vatican News, Benedicto XVI "quiere aclarar que, contrariamente a lo dicho a los autores del informe, participó en la reunión del 15 de enero 1980".

Benedicto XVI recalca que no fue por "mala fe" y que se trató de un "error", del "resultado de una omisión en la edición de sus declaraciones". El papa emérito, de 94 años, pide "perdón por ese error", sigue el texto.

Casi 500 abusos

Al menos 497 personas sufrieron abusos en la archidiócesis de Múnich-Freising, en un periodo de casi 74 años (desde 1945 hasta 2019), según el informe publicado el pasado 20 de enero y elaborado por la firma de abogados Westpfahl Spilker Wastl (WSW).

La mayoría de las víctimas era varones y el 60% tenían una edad comprendida entre 8 y 14 años. Según el documento, el papa emérito no hizo nada para impedir que varios sacerdotes abusaran sexualmente de menores en la archidiócesis alemana que dirigía en los años 1980.

Ratzinger, arzobispo de Múnich entonces, aseguró que en aquella sesión en la que ahora admite haber estado no se habló de que el sacerdote en cuestión desempeñara labores pastorales, sino solamente de "hacer posible que contara con alojamiento en Múnich durante su tratamiento terapéutico".

El sacerdote, identificado por los medios alemanes como Peter H., volvió a cometer abusos en la archidiócesis de Múnich, lo que llevó a que fuera trasladado de nuevo.

Según un informe elaborado por un despacho de abogados a petición de la Iglesia católica en Alemania y que vio la luz la semana pasada, es "muy probable" que Ratzinger estuviera al tanto de ese caso y de otros tres similares y no actuase al respecto.

Los abogados consideraban "poco creíble" la afirmación de Ratzinger de que no estuvo presente en la reunión en la que se decidió ese traslado.

Críticas a Benedicto XVI

En los últimos días se han sucedido las críticas al comportamiento del papa emérito, que el pasado viernes fue calificado como "desastroso" por el presidente de la Conferencia Episcopal alemana, Georg Bätzing.

El obispo de Aquisgrán, Helmut Dieser, reclamó en su sermón de este domingo que Ratzinger asuma la responsabilidad que le corresponde.

"No puede ser que los responsables se escabullan con referencias a que no sabían nada o a que entonces había otra situación u otros procedimientos," afirmó.

Y añadió: "Porque ese es el motivo por el que entonces no se detuvo a los perpetradores y se siguió abusando de niños," según declaraciones citadas por la cadena ARD.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés