null: nullpx
Talibán

Estados Unidos reanuda las negociaciones con los talibanes en Catar

Suhail Shaheen, portavoz de los talibanes en Catar, confirmó la reapertura de las negociaciones "allí donde habían sido rotas".
9 Dic 2019 – 7:17 PM EST

Estados Unidos y los talibanes reanudaron las negociaciones en Doha, la capital de Catar, tres meses después de que el presidente Donald Trump interrumpiese de manera abrupta los esfuerzos diplomáticos para poner fin al conflicto más largo de la historia de Afganistán.

Suhail Shaheen, portavoz de los talibanes en Catar, confirmó la reapertura del diálogo "allí donde habían sido roto". En Twitter, precisó este sábado que "el equipo negociador (...) ha comenzado las conversaciones con el equipo negociador de Estados Unidos".

"Se mantienen conversaciones entre el Emirato Islámico de Afganistán y los equipos de negociación de Estados Unidos", informó este domingo añadiendo que las conversaciones "continuarán" este lunes.

Anas Haqqani, hermano del líder de la red Jalaluddin Haqqani (importante rama de la rebelión talibán), participó en las negociaciones, indicó igualmente Shaheen. Anas Haqqani fue liberado en noviembre por el gobierno afgano a cambio de la liberación por parte de los talibanes de dos estudiantes universitarios: un estadounidense y un australiano.

El Departamento de Estado había anunciado el miércoles que Zalmay Khalizad, el emisario estadounidense a cargo de las negociaciones con los talibanes, viajaría a Doha para "retomar las negociaciones", pero no se mencionaron fechas.

Ese mismo día, Khalilzad se reunió en Kabul con el presidente afgano, Ashraf Ghani, y otras autoridades del país.

El 7 de septiembre, Donald Trump, que prometió "poner fin a las guerras sin fin", y sobre todo al conflicto afgano, iniciado en 2001 y el más largo de la historia de Estados Unidos, puso fin a las inéditas conversaciones directas que llevaba a cabo desde hacía un año Khalilzad y que parecían bien encaminadas.

Después de la muerte de un soldado estadounidense en un ataque de los insurgentes en Kabul, Trump también anuló una invitación secreta a los líderes talibanes para reunirse con él.

En aquel momento aseguró que las negociaciones estaban "muertas y enterradas", pero después pareció flexibilizar su posición y entreabrió la puerta al diálogo, siempre y cuando los talibanes pusieran punto final a sus ataques.

El 28 de noviembre, en una visita en Afganistán para apoyar a las tropas en el Día de Acción de Gracias, Trump anunció finalmente la reanudación de las negociaciones.


"Los talibanes quieren un acuerdo y nosotros nos reunimos con ellos. Les decimos que queremos una tregua y ellos no quieren. Pero ahora sí quieren un alto el fuego", dijo Trump entonces. "Y pienso que esto va a funcionar", agregó.

El proyecto del acuerdo perfilado a principios de septiembre preveía el inicio de la retirada progresiva de entre 13,000 y 14,000 soldados estadounidenses, lo que constituye la principal reivindicación de los talibanes.

A cambio, estos deben comprometerse a que no haya "terroristas" que perpetren ataques desde Afganistán y a iniciar un diálogo con el gobierno de Kabul, que califican de "ilegítimo".

Sin embargo, solo prometieron "reducir la violencia". La ausencia de una tregua real en un país exhausto por años de conflicto era un punto especialmente criticado y el acuerdo no recibió un apoyo claro de las autoridades afganas, que se mantuvieron al margen de las negociaciones.

Esta vez, los estadounidenses insisten en la necesidad de un alto el fuego, pero no se sabe a ciencia cierta si los insurgentes están dispuestos a acceder.

Quedarían en el aire además cuestiones importantes como la repartición del poder con los talibanes, el papel de potencias regionales como India y Pakistán y el destino del gobierno de Ghani en Afganistán.

En un mensaje claramente destinado a empezar con buen pie estas negociaciones, Khalilzad elogió el martes las operaciones de los talibanes contra el grupo yihadista Estado Islámico en la provincia de Nangarhar, fronteriza con Pakistán. Gracias a este operativo y al de los occidentales y las fuerzas afganas el "Estado Islámico perdió terreno y milicianos", dijo el emisario estadounidense.

Según un sondeo del instituto Asia Foundation publicado esta semana en Estados Unidos, un 88.7% de los más de 17,000 afganos encuestados apoya los esfuerzos de paz con los talibanes y un 64% piensa que la paz es posible, porcentaje que representa un aumento del 10% con respecto al año pasado.

Mira también:

En fotos: El sangriento final de una boda muestra cómo Afganistán vive la peor ola de violencia de los últimos años

Loading
Cargando galería
Publicidad