null: nullpx
Ataques

Brutal ataque del grupo Estado Islámico contra una cárcel en Afganistán deja al menos 20 muertos y 40 heridos

Primero un suicida estrelló un auto bomba contra la prisión de Jalalabad, a 71.5 millas de Kabul. Luego, combatientes de ISIS desataron un feroz ataque armado desde edificios adyacentes y dentro de la prisión. El enfrentamiento con las fuerzas de seguridad se prolongó por más de 14 horas.
3 Ago 2020 – 04:14 AM EDT
Comparte
Un oficial de las fuerzas de seguridad afganas cerca de la cárcel donde se registró un ataque masivo del grupo estado Islámico este domingo. Crédito: GHULAMULLAH HABIBI/EFE

Por lo menos 20 personas, entre ellos civiles y detenidos, murieron en un ataque contra una prisión del este de Afganistán por parte del grupo yihadista Estado Islámico ( ISIS, por sus siglas en inglés), anunciaron este lunes las autoridades locales.

Hombres armados lanzaron el domingo por la noche un asalto de envergadura contra la cárcel de Jalalabad, capital de Nangarhar, a unos 71.5 millas (115 kilómetros) al este Kabul, donde se encuentran detenidos muchos talibanes y miembros del ISIS.

Un tiroteo con las fuerzas de seguridad dejó 20 muertos, según Zaher Adel, portavoz del hospital provincial. El portavoz del gobernador de la provincia, Attaullah Khogyanai, informó por su parte de 21 decesos.

Algunos de los muertos eran prisioneros, así como civiles, guardias de prisión y personal de seguridad afgano, Kohgyanai. La prisión alberga a unos 1,500 reclusos, de los cuales se cree que varios centenares pertenecen a la rama local del grupo yihadista.

El ataque comenzó a las 18.30 horas locales y ha seguido después de 14 horas de enfrentamiento armado.

Comenzó cuando un atacante suicida detonó su automóvil cargado con explosivos en la entrada de la prisión, a lo que le siguió un ataque armado por un número desconocido de atacantes que tomaron posición dentro del centro y en los edificios cercanos.

"Hasta ahora hemos recibido 15 cadáveres, incluidos tres niños y 42 heridos en el hospital", dijo a Efe Zahir Adil, portavoz del Departamento de Salud Pública de Nangarhar. Todos los heridos ingresados hasta el momento están fuera de peligro, recibiendo tratamiento médico, indicó.

Khogyanai dijo a Efe que al menos cuatro yihadistas murieron en la acción armada. Uno de ellos falleció en la explosión del coche bomba y otros tres en los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

El asalto permitió que varios internos escaparan del centro, sin embargo, "al menos 700 prisioneros fueron capturados de nuevo por las fuerzas de seguridad y actualmente se encuentran en una prisión temporal", añadió Khogyanai, que no quiso precisar cuántos prisioneros continúan en el retén.

El sábado abatieron a un importante líder de ISIS

La filial del grupo Estado Islámico en Afganistán, conocida como IS en la provincia de Khorasan, reivindicó la responsabilidad del ataque. La filial tiene su sede en la provincia de Nangarhar.

El motivo del ataque no fue inmediatamente claro. Sin embargo, sucedió un día después de que los servicios de inteligencia afgana aseguraran haber abatido a Ziaurahman, conocido como Assadullah Orakzai, jefe de inteligencia del ISIS, en una operación especial en Jalalabad llevada a cabo el sábado.

A Assadullah Orakzai, de origen paquistaní, se le atribuye la responsabilidad de varios ataques mortales del EI contra civiles en Afganistán.

Hasta la mañana del lunes se desconocía cuántos atacantes más de ISIS continuaban en el área, según las autoridades.


"Varios atacantes tomaron posición en un edificio residencial de varios pisos cerca de la prisión, y dentro de las instalaciones. Las fuerzas de seguridad están despejando la cárcel paso a paso", dijo Khogyanai.

Decenas de familias residentes de los edificios cercanos han sido rescatadas por las fuerzas de seguridad, sin embargo existe la posibilidad de que otras varias familias sigan atrapadas en los pisos superiores del edificio donde se esconden los yihadistas.

"Las fuerzas de seguridad se mueven lenta y cuidadosamente para despejar el edificio piso por piso, habitación por habitación, para proteger a los posibles civiles atrapados en el edificio", explicó Khogyanai.

El de ayer fue el tercer y último día de cese al fuego anunciado por los talibanes y el Gobierno de Kabul con motivo de la festividad musulmana de Eid ul Adha o "fiesta del sacrificio", un gesto enmarcado en los intentos por iniciar un diálogo intraafgano para la paz.

Mira también:

Cargando Video...
Trump anuncia nuevas conversaciones de paz con talibanes luego de una visita sorpresa a Afganistán

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:AtaquesISISTerrorismoAfganistán

Más contenido de tu interés