null: nullpx
Mercedes-AMG

Los Mercedes-AMG GT Roadster y GT C Roadster llegan para afirmar la centenaria tradición deportiva de la casa alemana

Los nuevos convertibles, tan opulentamente lujosos como sus contrapartes de techo fijo, son una vitrina de lo mejor que Mercedes-Benz tiene por ofrecer en tecnologías de alto rendimiento.
15 Sep 2016 – 9:08 AM EDT

El Mercedes-AMG GT es uno de los automóviles más seriamente deportivos provenientes Alemania en la actualidad. Se codea de tú a tú con el Porsche 911 y con el Audi R8, mientras que BMW no tiene nada que ofrecer que realmente compita con él. Sus versiones GT S y GT R compiten a gusto en el territorio de los exóticos con los Ferraris, Lamborghinis y McLarens de este planeta. Sin embargo, desde su llegada al ruedo a finales del año 2014 a la línea Mercedes-AMG GT le ha faltado algo que a sus competidores de Porsche, Aston Martin y Jaguar les sobra: una versión convertible.

En el Auto Show de Paris 2016 veremos esa carencia subsanada gracias a la llegada de los nuevos Mercedes-AMG GT Roadster y Mercedes-AMG GT C Roadster, las primeras versiones deportivas del súper-auto de la casa de la estrella.


Los nuevos convertibles, tan opulentamente lujosos como las versiones de techo fijo, llegan motorizados por el mismo V8 doble turbo de 4.0 litros que se consigue bajo el capó de estos. Construido a mano por los mecánicos artesanos de AMG el V8 entrega 469 caballos de fuerza y 465 lib.-pie de torque en el modelo GT Roadster, mientras que en el caso de GT C Roadster la potencia llega a 550 caballos de fuerza y 502 lib.-pie de torque, lo que lo coloca a 47 caballos sobre la versión GT S de techo fijo y a apenas 27 caballos del prodigioso Mercedes-AMG GT R, lo más parecido a un auto de carreras legalmente admitido en las vías públicas que Mercedes-Benz produce en estos días.

El nuevo techo convertible sube y baja en apenas 11 segundos y puede ser operado a velocidades de hasta 31 millas por hora. Pero la diversión no termina allí. En un despliegue de buen criterio Mercedes-AMG incluyó en el modelo GT C Roadster el mismo sistema de dirección en el tren trasero que conseguimos en la versión de techo fijo GT R, la cual vira las ruedas traseras en la dirección opuesta a las delanteras a velocidades de hasta las 62 millas por hora (100 Km/H) mientras que en velocidades superiores, el sistema mueve a las ruedas traseras en la misma dirección de las traseras lo que proporciona una estabilidad extraordinaria.

Ambos modelos se benefician de la misma transmisión automática de doble embrague de 7 velocidades, calibrada por AMG para lidiar con el poder de los GT, que se consigue en las versiones de techo fijo, pero en el caso de los convertibles cuenta con radios más agresivos para mejor aceleración con excepción del séptimo engranaje que tiene un radio mayor para más comodidad en velocidades de crucero. Después de todo, estamos hablando de un convertible.


Estos son los Mercedes-AMG GT Roadster y GT C Roadster 2018

Loading
Cargando galería

Las mejoras que Mercedes-Benz ha incorporado a las versiones convertibles son sustanciales y tienen demasiado sentido para restringirlas únicamente a las versiones convertibles por lo que, aunque Mercedes no lo ha confirmado, no nos extrañaría conseguirlas en futuras ediciones del los Mercedes-AMG GT de techo fijo. En todo caso con la llegada de los Mercedes-AMG GT Roadster y Mercedes-AMG GT C Roadster, Mercedes-Benz cuenta por fin con una línea de autos seriamente deportivos que hace honor a su centenaria historia en las pistas de todo el mundo. Los nuevos roadsters llegarán a los dealers Mercedes-Benz de Estados Unidos en el otoño de 2017. ¡Todo el mundo a jugar la lotería!


Más contenido de tu interés