null: nullpx
Mundo

Esta gigantesca isla de piedra pómez que flota en el mar puede salvar a los corales

Científicos que consultaron imágenes satelitales señalan que esta masa probablemente viene de un volcán submarino que hizo erupción el pasado 7 de agosto y se ubica cerca de Tonga, un país insular de Polinesia.
27 Ago 2019 – 9:06 PM EDT

Una isla compuesta por roca volcánica, mejor conocida como piedra pómez, que tiene alrededor de 150 kilómetros (93.2 millas) de extensión y flota en las aguas del Océano Pacífico, podría salvar a los corales moribundos que se ubican en la Gran Barrera de Coral de Australia y ha sido devastada a causa del cambio climático.

De acuerdo con diversos científicos que consultaron imágenes satelitales, esta masa probablemente viene de un volcán submarino que hizo erupción el pasado 7 de agosto y se ubica cerca de Tonga, un país insular de Polinesia.

Los primeros avistamientos fueron realizados por una pareja australiana que se lanzó a una aventura de navegación y durante su travesía frente a la costa de Tonga se encontró con la piedra pómez gigante flotando, que tiene el tamaño de la isla de Manhattan, en Nueva York.


Michael Hoult y Larissa Brill, relataron a diversos medios que el hallazgo sucedió el pasado 16 de agosto, cuando despertaron y encontraron su yate rodeado por un mar de rocas flotando en la superficie del Océano Pacífico, al Norte de Vavaʻu.

"Fue bastante inquietante, en realidad", dijo Larissa. "Todo el océano estaba color mate, no podíamos ver el reflejo de la luna en el agua. Las rocas se estaban cerrando a nuestro alrededor, por lo que no podíamos ver nuestro rastro o nuestra estela", agregó Michael, diciendo que podían ver la roca desde todas las direcciones.

Scott Bryan, profesor de la Universidad de Tecnológica de Queensland especializado en geología y geoquímica, dijo a CNN que la “isla” de piedra pómez se mueve a unos 10 a 30 kilómetros (entre 6.2 y 18.6 millas) por día.

Su velocidad y dirección es en gran parte el resultado de las corrientes superficiales, las olas y el viento, dijo Bryan.

Bryan declaró que eventos como este ocurren aproximadamente cada cinco años e involucran billones de piezas de piedra pómez tan pequeñas como una canica y tan grandes como una pelota de baloncesto.


"La piedra pómez flota negativamente y luego se hunde en el fondo del mar y queda atrapada allí, entonces esas plantas, animales y vida marina pueden continuar creciendo en ella", dijo Bryan.

La piedra pómez es una roca liviana llena de burbujas de aire que puede flotar en el agua. Se produce cuando el magma volcánico se enfría rápidamente.

La producción de grandes "balsas" de roca volcánica sucede con mayor probabilidad cuando el volcán se encuentra en aguas poco profundas, dicen los expertos.

Mira también:

El Popocatépetl: un volcán muy activo

Loading
Cargando galería
Publicidad