null: nullpx
Manifestaciones

Multitudinarias protestas contra el gobierno de Dilma Rousseff en Brasil

Para este domingo se convocó a protestas en 438 ciudades de Brasil.
13 Mar 2016 – 1:23 PM EDT


Una multitudinaria manifestación tomó este domingo la playa de Copacabana, en Río de Janeiro, en protesta contra el Gobierno de Dilma Rousseff y para reclamar el fin de su mandato, marcado en los últimos tiempos por las investigaciones por corrupción y por la crisis económica que azota al país.



La Avenida Atlántica que recorre esta emblemática playa dejó de lado los habituales bañadores y se tiñó de verde y amarillo, los colores de la bandera de Brasil, en el marco de una jornada nacional de protestas convocada contra el Gobierno de Rousseff.



Justo un año después de que 1.7 millones de brasileños se concentraran en todo el país para pedir su salida por primera vez de forma multitudinaria, este domingo hay protestas convocadas en 438 ciudades del gigante sudamericano.



"El problema es que hay demasiado robo en Brasil", declaró a Efe Farid Assed, miembro de Revoltados On Line, uno de los grupos sociales contrarios al Gobierno que convocaron los actos de protesta que han tenido lugar este domingo por todo Brasil.



Las decenas de miles de personas que se congregaron en Río de Janeiro para protestar hicieron de la presidenta Rousseff el principal blanco de sus críticas al grito de "Fuera Dilma".



El contraste lo ponían algunos niños que, acompañados de sus padres, con muñecos de Rousseff y de su antecesor, Luiz Inácio Lula de Silva, vestidos de presidiarios, caminaron junto a algunos manifestantes disfrazados de soldados y que reclamaban una "intervención militar urgente".



Rousseff atraviesa el momento más delicado de su mandato, con el país sumido en una severa crisis política y económica, que ha llevado a unas cotas de popularidad mínimas, al tiempo que gran parte del país reclama que sea sometida a un proceso con miras a su destitución en el Congreso.



"El gran problema de Brasil, sin duda, es la corrupción y la deshonestidad de nuestros políticos que están actualmente en el poder", declaró a Efe Sheila Rogato, una de las numerosas manifestantes que acudió a la protesta envuelta en la bandera de Brasil.



El ambiente festivo y familiar no escondía el descontento de los manifestantes, que señalaron también al padrino político de la mandataria cantando "Lula, ladrón, tú lugar es la prisión".



El tiempo no ha jugado a favor de Rousseff, que en los últimos 365 días ha visto cómo el presidente de la Cámara de Diputados aceptaba en diciembre una petición de 'impeachment' en su contra por maquillar las cuentas públicas, mientras la recesión económica que ahoga al país se encamina a ser la peor en un siglo.



Además, la Fiscalía de Sao Paulo solicitó esta semana la detención preventiva del expresidente por supuestos delitos de lavado de dinero y falsificación de documentos, algo sobre lo que Justicia aún no ha decidido.



Las autoridades acusan a Lula y a su esposa, Marisa Letícia Lula da Silva, de ser los verdaderos dueños de un lujoso apartamento de tres plantas en la playa de Guarujá, en el litoral de Sao Paulo, que está a nombre de la constructora OAS y cuya propiedad ha sido negada por el político en reiteradas ocasiones.

LEA TAMBIÉN:


Publicidad