null: nullpx
LGBT

La batalla por los derechos LGBT se traslada a Mississippi

Ese estado aprobó una ley que prohíbe un castigo para quienes, por ejemplo, no quieran brindar un servicio o emplear a las personas gays.
31 Mar 2016 – 6:41 PM EDT

La polémica por leyes a favor de las libertades religiosas, que ya sacudió a Georgia y Carolina del Norte, se trasladó ahora a Mississippi.

Allí el Senado estatal aprobó este miércoles una ley que prohíbe castigar a quienes se nieguen a, entre otras cosas, proveer servicios o emplear a una persona si consideran que ello va en contra de sus creencias religiosas.

Por ejemplo, una persona o negocio puede negarse a acoger a una pareja del mismo sexo en sus instalaciones, o incluso contratar a una persona gay. Esto porque la norma protege a quienes consideran que el matrimonio es una unión entre un hombre y una mujer; que las relaciones sexuales deben ser practicadas por parejas casadas; y que el género de un individuo queda determinado al momento del nacimiento.

La norma -conocida como HB1523- fue tildada de "horrorosa" por grupos a favor de los derechos LGBT.

"Esta legislación es un retroceso para Mississippi, socavando la igualdad de sus residentes y poniendo en riesgo su capacidad de atraer y retener negocios con una mentalidad justa", consideró Chad Griffin, presidente de la organización a favor de los derechos LGBT Human Rights Campaign, en un comunicado.

"El gobernador (Phil) Bryant debe prestar atención a la controversia contra la discriminación que hubo en Georgia, donde el gobernador Nathan Deal vetó una terrible ley contra (la comunidad) LGBT, y en Carolina del Norte, donde personas de mente justa y la comunidad empresarial han pedido a los líderes de ese estado que repudien y deroguen la ley discriminatoria aprobada la semana pasada", agregó.



"Perturbadora"

La medida fue catalogada como "profundamente perturbadora" por la organización American Civil Liberties Union de Mississippi. "La libertad de religión es uno de los derechos fundamentales de los estadounidenses, pero esa libertad no otorga a nadie el derecho a dañar o maltratar a otros", afirmó en un comunicado.

La ley es incluso más abarcadora que las de Georgia y Carolina del Norte, según sus críticos.

La misma aún debe regresar a la cámara baja para una "audiencia de conciliación", pero se espera que sea aprobada en una segunda votación en ambas cámaras, de acuerdo al Mississippi Business Journal.

Luego deberá ser enviada al despacho del gobernador Bryant, quien consideró en una entrevista con el canal local WLOX que la ley no es discriminatoria. "Creo que da a algunas personas el derecho a poder decir 'eso va en contra de mis creencias religiosas y no necesito realizar esta tarea en particular'", agregó.

Sin embargo, el funcionario podría tomar una decisión similar a la del gobernador de Georgia, quien este lunes rechazó una ley similar catalogada como discriminatoria a la comunidad LGBT.

Una controversia similar se desató recientemente en Carolina del Norte, donde fue derogada una ordenanza de la ciudad de Charlotte que permitía a las personas transgénero utilizar el baño que consideraran apropiado según su identidad sexual. En su lugar, la legislatura estatal aprobó una norma prohibiendo que condados o ciudades aprueben leyes propias contra la discriminación.

Esta última medida fue rechazada ampliamente por empresas como Apple, Google, Facebook, Twitter y American Airlines, que alzaron la voz a través de una carta abierta al gobernador.

Lea también:

Publicidad