LGBT

Grito homófobo de sus fanáticos mete en problemas al equipo de México en el Mundial de Fútbol

La polémica barra que usa la hinchada mexicana es considerada discriminatoria y una afrenta contra la comunidad LGBT y se oyó en el minuto 24 cuando el arquero alemán iba a hacer un saque de meta. El uso de este cántico le ha acarreado a la Federación Mexicana más de siete sanciones y millones de dólares en multas.
18 Jun 2018 – 6:34 PM EDT

Corría el minuto 24 del histórico partido entre México y Alemania, el arquero de la selección alemana Manuel Neuer iba a realizar un saque de meta. Mientras el jugador se disponía a patear el balón, en la tribuna un grito de "Ehhhhh" empezó a escucharse. Luego una palabra clara emergió de entre la hinchada mexicana: "¡Puto!"

Esa barra, considerada ofensiva y homofóbica, usada durante el partido contra la selección alemana ha provocado que la FIFA anunciara este lunes que abrirá una investigación en donde recogerá los distintos informes del partidos y posibles pruebas, aportadas en parte por el observador de conductas antidiscriminación que está presente en cada juego, que podría traer multas para la Federación Mexicana de Fútbol.

Aunque el nuevo procedimiento antidiscriminatorio implementado en la Copa del Mundo les da la potestad a los árbitros para detener el juego y hacer un anuncio público si se escucha algún comportamiento discriminatorio e, incluso, les da libertad para detener el partido si el canto continúa, ninguna de las dos medidas se implementaron durante el partido.

No es la primera vez que este grito mete en aprietos a la selección mexicana, que ya ha tenido que hacerles frente a siete sanciones por la misma actitud entre la fanaticada que ha acarreado un costo mayor de dos millones de dólares. De hecho, la Federación Mexicana de Fútbol, previo al inicio de la Copa Mundo, hizo recomendaciones específicas sobre este tema para que todos los fanáticos que viajaron a Rusia evitaran a toda costa el uso de la barra.


Activistas LGBTI reivindican que solo cuando se lleven a cabo sanciones verdaderamente fuertes estas prácticas dejan de realizarse entre las hinchadas. “Solo hay una forma de que esto caabie, y es que la FIFA detenga los partidos y despeje las gradas cuando se produzcan estos cánticos, o obligue al equipo mexicano a jugar frente a estadios vacíos desde el primer minuto”, manifestó la activista LGBT Cyd Zeigler, a AP. “Lo han hecho muchas veces debido al racismo, y al no tomar la misma medida contra México ahora se envía un mensaje claro de que el mundo del fútbol se niega a tomar esto en serio”.
Muchos hinchas argumentan que la palabra no es usada en la cancha con un sentido homofóbico e incluso tildan de doble moral a la FIFA que impone estas normas a la vez que celebra la Copa del Mundo en un país abiertamente homófobo. Sin embargo, y más allá de los significados que le asigne cada hincha a la palabra, esta mantiene un sentido ofensivo.

Así lo explicó León Krause en una columna de Univisión hace unos años cuando el tema ya era fruto de debate: “El origen del cántico no está del todo claro, pero al final de cuentas es irrelevante. Lo que importa es su naturaleza ofensiva. La palabra “puto” tiene muchos significados diferentes en México; un país en el cual incluso la palabra “madre” puede ser cualquier cosa, desde un término de cariño hasta un insulto escandaloso. Los mexicanos usan “puto” para describir la cobardía (“No seas puto”) o la exaltación (“¡Qué puto coraje!”). Todo lo anterior podría no preocuparle a la FIFA: después de todo, peores cosas se gritan desde la gradería en México y en el resto del mundo. Desafortunadamente, “puto” también puede usarse como un insulto homófobo verdaderamente desagradable”.

Así también lo explicó la periodista y bloguera mexicana Laura Martínez después de que en un partido de la Copa América de 2016 se oyera la misma barra, justo minutos después de pedirle al estadio un minuto de silencio tras la masacre en un bar gay en Orlando en el que murieron 49 personas.

“Seamos honestos: en el contexto del fútbol, el “puto” sí que se usa como un insulto homofóbico; es un coro colectivo que busca mofarse de o debilitar al portero rival, gritándole un “puuuuuto” concertado, fuerte, (con huevos, pues) que equivale a llamarlo “débil”, “maricón”, “mariquita”, “niña”, “homosexual”. No importa por dónde lo mires: si bien es cierto que puto significa muchas cosas, en la cancha se reduce a una sola cosa: el ser puto (homosexual) es algo “malo”, pues se usa para implicar que el portero es un cobarde. No le gritamos “heterosexual” a quien queremos debilitar, ni le gritamos “puto” a nuestro propio portero. No importa cuántas vueltas le demos al tema”.

En un comunicado oficial, la FIFA dijo que nuevas actualizaciones sobre esta investigación se le darán a conocer a la prensa, aunque por ahora mientras la pesquisa esté en curso no se pueda dar muchos detalles.

Fotos: Nueva York, Chicago y Canadá celebran un multitudinario Orgullo Gay

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:LGBTIgualdad de género
Publicidad