Lamborghini

"Mi prioridad era evitar que le causara más daños al carro", dice el dueño del Lamborghini pisoteado en San Francisco

Mike Bowen, un ex presidiario rehabilitado y convertido en exitoso magnate de la construcción, es un fanático de la marca que quería proteger su bólido al que considera el fruto de años de duro trabajo.

Uno de los videos virales automotrices más compartidos la semana pasada muestra a un peatón caminando sobre un Lamborghini Aventador Superveloce de medio millón de dólares en San Francisco.


Publicamos el video cuando hacía las rondas en las redes sociales sin ningún tipo de contexto. En ese momento asumimos que Mike Bowen, el conductor del Lamborghini, había noqueado a golpes al agresor de su vehículo, cuyo nombre no ha sido revelado.

Nada más alejado de la realidad.

El video muestra a Bowen interceptando en el aire al joven con la mochila roja, justo cuando se disponía a hacer un segundo paso sobre el súper-auto de 500,000 dólares, y como después de levantarse del suelo Bowen lo vuelve a tumbar. La cámara pierde a ambos sujetos momentáneamente, para luego ver al joven tirado en el suelo sin moverse.

Sin embargo, en una entrevista concedida a Eyes On Fair Oaks, Bowen indica que nunca golpeó al sujeto. “Mi prioridad era evitar que le causara más daños al carro”, dijo Bowers en la entrevista.

Bowen es un exvagabundo, exdrogadicto y expresidiario que logró rehabilitarse a si mismo para convertirse en un exitoso hombre de negocios en el campo de la construcción. Bowen, quien es originario de Hawaii, nunca olvidó sus orígenes por lo que participa activamente en programas de rehabilitación y capacitación para los más necesitados.

También ama los Lamborghini. Este Aventador Superveloce es el último de una larga lista del modelos de la marca que han sido de su propiedad y que incluye un Lamborghini Countach y un Lamborghini Diablo Roadster similar al que alguna vez poseyó Donald Trump.

Tal afición por la marca italiana de deportivos exóticos es lo único que explica ser la compra de un Aventador Superveloce, un auto más pensado para la velocidad que para el lujo y la comodidad. El Aventador Superveloce carece de aislamiento de sonido, de sistema de navegación y de otros equipos y lujos que hacen la vida a bordo más agradable pero que hacen al auto más pesado y lento. El Superveloce o SV, busca sacar el provecho máximo a los 750 caballos de fuerza que produce su colosal motor V12. La incomodidad en la cabina del Aventador Superveloce puede ser la explicación de por qué Kylie Jenner, una de sus dueñas más célebres, casi nunca sale a pasear en su SV. (Jenner es dueña de un SV convertible)

Bowen relató en la entrevista que el incidente comenzó en la esquina de las calles Powell y O’Farrell en el área comercial al sur del distrito financiero de San Francisco, cuando esperaba dentro del SV a que un semáforo cambiara a verde. El agresor, que llevaba una cerveza en la mano, cruzaba la calle Powell justo frente al Lamborghini cuando se detuvo pateó el carro en el lado izquierdo y luego dio unos pasos y pateó también el lado derecho. Fue entonces cuando Bowen decidió poner el auto en park y bajarse para tratar de contener la agresión.

La salida de Bowen hizo correr al joven, pero cuando decidió regresar a su auto el agresor caminó detrás de él y vació el vaso con cerveza sobre el carro. Inmediatamente después de este momento es que comenzaron las acciones que vemos en el video.

Bowen no participa en ninguna red social, de hecho ni siquiera tiene una cuenta de correo electrónico, y sin embargo estuvo consciente durante el incidente de la mala imagen que habría tenido un video de él golpeando a un joven afroamericano de bajos recursos. Su ejemplar autocontrol probablemente también le evitó problemas legales. El fiscal de distrito presentó cargos contra el asaltante, quien presuntamente tiene un historial de violencia, pero el juez lo dejó en libertad.

Después del ver el ejemplar comportamiento de Bowen, no podemos dejar de preguntarnos ¿cómo habría reaccionado Kylie?


Lea también:

RELACIONADOS:Accidente de tráfico