null: nullpx
Muro Fronterizo

Una corte de apelaciones congela el dinero del Pentágono destinado a construcción del muro fronterizo

La decisión pone en duda la capacidad del presidente Donald Trump para cumplir una de sus principales promesas de campaña antes de las elecciones de 2020. El Cuerpo de Ingenieros del Ejército había anunciado recientemente diferentes contratos financiados por el Departamento de Defensa para la construcción de diferentes secciones de la barrera en la frontera con México.
4 Jul 2019 – 1:00 AM EDT

Este miércoles, una corte de apelaciones confirmó la congelación del dinero del Pentágono para construir un muro en la frontera con México, lo que arroja dudas sobre la capacidad del presidente Donald Trump para cumplir una de sus promesas de campaña antes de las elecciones de 2020.

En una decisión dividida, un panel de tres jueces del noveno Tribunal de Apelaciones del Circuito de EEUU, con sede en San Francisco, estuvo de acuerdo con un fallo de un tribunal inferior que impidió al gobierno recurrir al dinero destinado al combate al tráfico de drogas del Departamento de Defensa para construir secciones de alta prioridad del muro en los estados de Arizona y Nuevo México.

Aunque el caso aún puede ser reconsiderado, pero la administración federal no puede construir dicho muro mientras no concluya la batalla legal.

Un primer intento de congelar los recursos para la construcción del muro fronterizo tuvo lugar en Oakland cuando el juez de distrito Haywood Gilliam Jr. impidió el trabajo de dos contratos que eran financiados por el Pent´ágono. El primero abarca 46 millas en Nuevo México y el segundo de 5 millas en Yuma, Arizona.

Si bien la orden se aplicó solo a los primeros proyectos, Gilliam dejó en claro que creía que la Unión Americana de Libertades Civiles y otros grupos prevalecerían en el juicio, argumentando que el presidente estaba ignorando los deseos del Congreso al desviar el dinero del Departamento de Defensa.

El mismo juez dio un paso más el pasado viernes al decidir de manera definitiva que la administración no podía usar el dinero destinado al combate a las drogas del Pentágono para los dos proyectos previstos en su orden de mayo o para reemplazar 63 millas en el sector de la Patrulla Fronteriza en Tucson, Arizona, y 15 millas en su sector El Centro, California. El gobierno de Trump inmediatamente apeló la decisión.


La campaña electoral

Lo que está en juego ahora son miles de millones de dólares que le permitirían a Trump avanzar en una importante promesa de campaña realizada en 2016 y que ahora retoma para su carrera por la reelección.

Trump declaró la emergencia nacional después de perder una pelea por los fondos para el muro fronterizo con la Cámara bajo control de los demócratas, que llevó al cierre administrativo del gobierno federal de 35 días. El Congreso acordó gastar cerca de 1.4 mil millones de dólares en barreras en el Valle del Río Grande de Texas, el corredor más transitado para cruces ilegales, que estaba muy por debajo de los 5.7 mil millones de dólares que solicitó el presidente.

Trump aceptó a regañadientes el dinero, pero declaró la emergencia para desviar el dinero de otras cuentas del gobierno, encontrando hasta $ 8.1 mil millones para la construcción de muros. El monto incluye $ 3.6 mil millones de fondos de construcción militar, $ 2.5 mil millones de actividades antidrogas del Departamento de Defensa y $ 600 millones del fondo de decomiso de activos del Departamento del Tesoro


El secretario interino de Defensa, Mark Esper, aún tiene que aprobar la transferencia de los fondos de la construcción militar. Los fondos del Departamento del Tesoro han sobrevivido hasta ahora a los desafíos legales.

Los adversarios del presidente dicen que la declaración de emergencia fue un intento ilegal de ignorar al Congreso. La ACLU presentó una demanda en nombre del Sierra Club y la Coalición de Comunidades de la Frontera del Sur.

Los argumentos

El gobierno sostiene que Estados Unidos necesita protección de emergencia para combatir el narcotráfico. Sus argumentos no mencionaron la inmigración ilegal o el número sin precedentes de familias centroamericanas que buscan asilo en la frontera de Estados Unidos, que han dominado la atención pública durante los últimos meses.

Los abogados del Departamento de Justicia han alegado que la congelación de los fondos del Pentágono mostró un "malentendido fundamental del proceso de apropiación federal".

"La verdadera preocupación de la separación de poderes es la intrusión del tribunal de distrito en el proceso de presupuestación", escribieron.

Las dos partes discutieron ante un panel de tres jueces en San Francisco el pasado 20 de junio, integrado por Michelle Friedland, designada por Barack Obama, y N. Randy Smith y Richard Clifton nombrados por George W. Bush.

En fotos: un recorrido por el segundo sector de la frontera por donde cruzan más centroamericanos

Loading
Cargando galería


La administración ha otorgado 2.8 mil millones de dólares en contratos para barreras que cubren 247 millas de las cuales, excepto 17 millas para reemplazar las barreras existentes, no ampliar la cobertura. Se está preparando para una serie de construcciones que el presidente ya ha anunciado en mítines de campaña.

Trump heredó las barreras que abarcan 654 millas, aproximadamente un tercio de la frontera con México. De las millas cubiertas por los contratos adjudicados por Trump, más de la mitad corresponde al dinero del Pentágono.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército anunció recientemente varios contactos importantes financiados por el Pentágono. SLSCO Ltd. de Galveston, Texas, ganó un concurso por 789 millones de dólares para reemplazar la barrera de Nuevo México. Southwest Valley Constructors de Albuquerque, Nuevo México, ganó otro concurso por 646 millones de dólares por el trabajo en Tucson. Barnard Construction Co. de Bozeman, Montana, ganó un contrato de 141.8 millones de dólares para reemplazar la barrera en Yuma y El Centro.


Publicidad