null: nullpx
Juicios

Una joven recibirá 19 millones tras intentar suicidarse en la cárcel y quedar con daño cerebral de por vida

El estado de Wisconsin llegó a un acuerdo millonario después de que funcionarios de una cárcel estatal no vigilaron correctamente a Sydni Briggs, quien sufría depresión y terminó colgándose por varios minutos usando su propia ropa en la celda.
21 Mar 2018 – 02:59 PM EDT
Comparte
Sydni Briggs, en el hospital tras su intento de suicidio. Crédito: Gofundme.

Sydni Briggs fue condenada el 16 de julio a una prisión para jóvenes. En ese momento, la joven tenía 16 años. Pocos meses después, en noviembre, Briggs intentó suicidarse colgándose con las tiras de su ropa tras cortarla. Este martes, el estado de Wisconsin accedió a pagarle 18.9 millones de dólares después de que quedara demostrado que los servicios carcelarios no actuaron correctamente y Briggs vivirá ahora con daño cerebral el resto de su vida.

El acuerdo, al que llegó el Departamento de Prisiones, fue calificado por el abogado de la adolescente como el mayor jamás alcanzado dentro del estado en un caso de derechos civiles.

"Estoy satisfecho de que este histórico acuerdo va a tener un impacto real y significativo en la calidad de vida de Sydni", indicó Eric Haag en un comunicado a la agencia AP. "Fue una tragedia que se pudo evitar y su vida cambió sin necesidad para siempre", añadió.

Tras su intento de quitarse la vida, la adolescente presentó una demanda el año pasado alegando que el personal que debía cuidarla ignoró las señales de que ella planeaba suicidarse.

Bajo vigilancia

La joven entró en un centro de reclusión en las afueras de Irma, una pequeña población en el norte del estado, por haber entrado a una tienda de licores para robar varias botellas de vodka y ginebra.

Haad explicó que la adolescente sufría depresión y ansiedad. Además, Briggs recibió la orden de los psicólogos del centro de alertar a los agentes de la prisión de manera inmediata cuando sintiera deseos de autolesionarse. Igualmente, el personal estaba informado de que debían vigilarla de manera continua.

Cargando Video...
'Teen Line', la línea de ayuda de prevención del suicidio en los jóvenes


El día que decidió colgarse, ella activó una alarma que, según la política del reclusorio, obliga a los guardas a actuar lo antes posible, explicó Haag. Sin embargo, un video muestra que nadie respondió en los siguientes 24 minutos, pese a que el personal podía ver por un circuito cerrado de cámaras la celda.

Finalmente, cuando la fueron a ver, ella ya estaba colgada, sin pulso ni respiración. El abogado también acusó al personal de haber falsificado documentos en los que anotaban las visitas que hacían a la reclusa.

Briggs fue reanimada gracias a los primeros auxilios y a un desfibrilador. Sin embargo, el daño cerebral ya estaba hecho. Un experto determinó que la joven pasó colgada entre dos y cinco minutos, lo que implica que pudo haber sido salvada por agentes del centro si hubieran respondido inmediatamente, dijo Haag.

"La tragedia es que se pudo prevenir y no se hubiera necesitado hacer nada heroico o extraordinario", recalcó el abogado. "Si la gente hubiera hecho simplemente su trabajo y seguido sus responsabilidades básicas, esto no hubiera sucedido", zanjó el letrado.

Daños de por vida

Como resultado del intento de suicidio, la adolescente pasó cuatro meses en coma. En la actualidad, tiene 19 años, se mueve en una silla de ruedas y tiene la edad mental de un niño pequeño. Su cuidado, que será necesario por el resto de su vida, puede costar alrededor de 200,000 dólares anuales.

Jon Litscher, secretario de Prisiones de Wisconsin, explicó en un comunicado que se había realizado una investigación externa sobre lo sucedido en el centro. La conclusión fue que los guardias posiblemente no siguieron los procedimientos y no se había realizado una pesquisa profunda cuando sucedió el incidente.

Los guardias que encontraron a Briggs dejaron de trabajar para el Departamento de Prisiones el mes pasado.

En 2015, una auditoría federal demostró que los empleados de este centro de reclusión no respondían de manera adecuada a varias alertas. En la actualidad, el FBI investiga aucusaciones de casos de abuso, acoso sexual e intimidación, entre otros delitos, ocurridos hace tres años en esta misma prisión.

La noticia del acuerdo se conoció pocas horas después de que el Senado de Wisconsin aprobara una ley para que cierre la prisión de jóvenes en 2021. La Cámara debería aprobarla este jueves, para ser enviada al gobernador Scott Walker para su firma.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés