null: nullpx
Juicios

Tribunal niega a Pekín cualquier "derecho histórico" sobre las aguas del mar de China Meridional

El gobierno chino refuta la validez de la decisión de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya y la considera "no vinculante". EEUU, sin embargo, recordó a Pekín que el fallo es "final".
12 Jul 2016 – 11:40 AM EDT

China no tiene ningún tipo de "derechos históricos" para reclamar gran parte de las aguas del mar de China Meridional. Así lo estableció la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya este martes, que falló a favor de Filipinas después de que el país denunciara en 2013 que Pekín había comenzado ocupar a algunas zonas del mar que consideraba de su jurisdicción.

China argumentaba como defensa que las aguas del mar de China Meridional le han pertenecido históricamente. Sin embargo, el Tribunal dictaminó que Pekín ha sobrepasado los derechos reconocidos en la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho Marítimo.

La decisión, con una extensión de 479 páginas, sostiene que "China violó los derechos soberanos de Filipinas en su zona económica exclusiva" de 200 millas marinas. Asimismo, criticó la "construcción de islas artificiales" que sirvieron a Pekín para "interferir en la exploración pesquera y de petróleo" de Filipinas. En el documento, el tribunal especifica que los barcos chinos llegaron a cometer "actos ilícitos" en las aguas de Filipinas y recalca que ha llegado a causar "un daño irreparable al ecosistema coral".

Interés económico y estratégico

El mar Meridional de China ha vivido en los últimos meses fuertes tensiones debido a la construcción por parte de China de islotes artificiales. En ellos, Pekín ha levantado puertos, una pista de aterrizaje, una base de helicópteros e incluso un sistema de misiles tierra-aire.

Su intención ha sido reclamar el control soberano sobre esta zona en disputa entre Filipinas, Taiwán, Brunei, Malasia y Vietnam. Además, en la zona existen grandes cantidades de hidrocarburos y es el paso de numerosas rutas marítimas, lo que aumenta el interés de China por su control.

La decisión de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya supone un fuerte revés jurídico para China. Sin embargo, el gobierno chino salió inmediatamente a negar cualquier validez a este fallo, que calificó como "naturalmente nulo y no vinculante" por lo que "ni lo acepta ni lo reconoce".

"China ha indicado múltiples veces que la Corte Permanente de Arbitraje a la que acudió de forma unilateral el gobierno filipino, no tiene ninguna jurisdicción", publicó Xinhua, la agencia oficial china.

"Nosotros no causamos problemas, pero tampoco les tenemos miedo" dijo a principios de mes el presidente chino, Xi Jinping, en referencia a este contencioso.

Filipinas, por su parte, celebró lo que consideró una victoria aunque llamó a "la moderación y la sobriedad".

Washington dice que "final y legalmente vinculante"

Washington no ha sido ajeno a esta disputa territorial. Pese a que oficialmente EEUU no ha tomado parte por ninguno de los países enfrentados, sí envió buques de guerra a patrullar en algunas de las zonas reclamadas por China como apoyo a Filipinas.

Al conocer la sentencia, el portavoz del departamento de Estado John Kirby, recordó que la decisión del tribunal es "final y legalmente vinculante".

"Estados Unidos expresa su esperanza y expectativa de que ambas partes cumplirán sus obligaciones", subrayó Kirby. En un comunicado, el portavoz urgió "a todas las partes a que eviten acciones o declaraciones provocativas. Esta decisión puede y debe servir como una nueva oportunidad de renovar esfuerzos para abordar las disputas marítimas de manera pacífica".

Washington considera que la resolución de este martes es una "contribución importante para la resolución pacífica de las disputas".


Publicidad