null: nullpx
Juicios

Las razones que dio la justicia mexicana para dejar tras las rejas al exgobernador Guillermo Padrés

A seis días de que se entregara a las autoridades, un juez le dictó formal prisión por defraudación fiscal y lavado de dinero, pero el proceso apenas comienza.
16 Nov 2016 – 3:50 PM EST

Seis días después de entregarse a las autoridades para hacer frente a las acusaciones en su contra, según dijo en una entrevista previa a la que se presentó en un hecho inédito, el exgobernador Guillermo Padrés permanecerá en prisión luego de que un juez federal le dictara la formal prisión.

Las acusaciones que le mantienen tras las rejas del Reclusorio Oriente en la capital mexicana son operaciones con recursos de procedencia ilícita o lavado de dinero, así como defraudación fiscal.

Guillermo Francisco Urbina Tanús, juez 12 de Distrito en Procesos Penales Federales en la Ciudad de México, determinó que los elementos que existen son suficientes para iniciar un juicio en contra del que fuera gobernador de la norteña entidad mexicana de Sonora.

La Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) le imputa al exgobernador haber aceptado sobornos por contratos de empresas proveedoras de uniformes escolares. Los recursos ilícitos obtenidos, no reportados en sus declaraciones fiscales, los habría transferido a una empresa “de papel” en Holanda.


El sistema de justicia vigente en México no considera estos dos delitos como graves, por lo que la defensa de Padrés podrá solicitar que la prisión se sustituya por otra medida cautelar.

El exfiscal mexicano Antonio Lozano Gracia, abogado del exgobernador, tiene cinco días hábiles para apelar el auto de formal prisión; puede también presentar un amparo.

“Vamos a combatir esto con todos los elementos jurídicos que tenemos y este es un primer capítulo. El licenciado Padrés acaba de ser notificado y está en ese ánimo. Sabíamos que estas eran las posibilidades”, dijo a la prensa el abogado después de conocerse la resolución.

Por otro lado, en el Juzgado 4 de Distrito en Procesos Penales Federales en Toluca (la capital del céntrico Estado de México), aún no se determina la situación jurídica del exgobernador. Allí se le investiga por delincuencia organizada y lavado de dinero por concepto del equivalente en pesos a unos 8.8 millones de dólares. El delito de delincuencia organizada sí es considerado como grave, por lo que Padrés no podría aspirar a otra pena que no sea la prisión, en caso de que se le dicte el auto de formal prisión.

También se encuentra tras las rejas Guillermo Padrés Dagnino, hijo del exgobernador, bajo los cargos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita en diversas hipótesis.

Lea también:


Publicidad