null: nullpx
Juicios

Acusan de asesinato a dos padres que por razones religiosas no llevaron a su bebé moribundo al médico

Tanto en sus declaraciones juramentadas como en sus páginas de Facebook ha quedado la evidencia de cómo estos padres de 27 años no creían en los médicos y condenaban las vacunas porque debían sobrevivir solo los más aptos.
8 Ago 2018 – 6:54 PM EDT

Seth Welch y su esposa, Tatiana Fusari, han sido acusados de asesinato agravado y abuso infantil en el condado de Kent, en Michigan, después de que las autoridades encontraran evidencia para creer que por razones religiosas y desconfianza en los médicos los padres privaron a su hija de un debido tratamiento.

Una vez se realizó la autopsia al cuerpo del bebé, las autoridades determinaron que la pequeña había muerto de malnutrición y deshidratación, lo que los llevó a sospechar que los padres, que habían reportado la muerte en una llamada al 911, podrían estar involucrados en el deceso.

Efectivamente, en las entrevistas realizadas a Welch y a Fusari por los investigadores del caso, ambos admitieron haber notado la pérdida de peso de la pequeña y su apariencia desnutrida desde hacía meses, pero explicaron que se habían abstenido de buscar ayuda de profesionales médicos por “miedo a que los Servicios de Protección Infantil les quitara a su hija, por falta de fe y confianza en los servicios médicos y por motivos religiosos ", se puede leer en la declaración juramentada.


En una página de Facebook que lleva el nombre de Seth Welch y ostenta varios videos que coinciden con su figura –aunque las autoridades no han especificado que efectivamente se trate del acusado– se puede ver al hombre en varios videos en los lee pasajes de la biblia que se expresa cómo la curación viene desde el espíritu y de la oración. En otros se le oye hablar de las vacunas y erigir un peligroso argumento: “No me parece inteligente que estemos salvando personas que no son las más aptas. Si la evolución cree en la supervivencia del más apto, entonces ¿por qué estamos vacunando a todos? ¿No deberíamos dejar que los débiles mueran y dejar que los fuertes sobrevivan?”.

Las caras de los padres han quedado capturadas en un video en el que se ve cómo se les transforma el semblante cuando la juez lee los cargos que se les imputan y cuando se les informa que podrían pasar el resto de su vida en prisión.

Ha habido casos similares en Estados Unidos en los que los padres han declinado darles atención médica a sus hijos por sus creencias religiosas.

De hecho, según lo reportó en 2008, el diario The Washington Post, en Oregón, una pareja que trató de salvarle la vida a su hija moribunda con oraciones, fueron declarados no culpables de los cargos de homicidio involuntario y maltrato criminal. Su hija había muerto de una bacteria en los pulmones que habría sido tratada con unos simples antibióticos.

En 1990 se registraron tantas muertes de menores que pertenecían a la congregación Los Seguidores de Cristo, que tiene sus raíces en el movimiento pentecostal del siglo XIX y que tiene prohibido recibir tratamientos médicos, que tuvieron que tumbarse leyes que protegían a los padres que, por creencias religiosas, avalaban solo en la oración como vía para salvarlos.

Estos padres, por lo pronto, se mantendrán en prisión sin posibilidad de salir bajo fianza e irán a corte el próximo 20 de agosto.

No, las papas fritas no funcionan contra la calvicie: desmontamos 9 bulos de salud

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Juicios VacunasSalud Infantil
Publicidad