Inundaciones

Cierran museos de Louvre y Orsay por la mayor crecida del río Sena en 30 años

París amanece este viernes declarada en alerta debido a que el río puede subir hasta casi veinte pies. Un hombre de 74 años murió al caer al agua con su caballo en una región de la capital.
3 Jun 2016 – 7:50 AM EDT

París vive el viernes en alerta por la mayor crecida del Sena en tres décadas, con los museos del Louvre y Orsay cerrados, y distintas calles, muelles y caminerías cubiertas por agua.

"Evaluamos la situación de todos los edificios (culturales) prácticamente cada hora", dijo la ministra de Cultura, Audrey Azouley, a las afueras del Louvre.

Mientras, las autoridades pidieron a los parisinos que evitaran los bancos cercanos al río, cuya crecida puede llegar este viernes a los 19,68 pies (seis metros).

París afronta la peor crecida del río Sena en décadas

Loading
Cargando galería


Según Bruno Janet, responsable del servicio de previsión de crecidas, "estaremos muy lejos de la crecida de 1910, cuando estábamos a 8,60 metros". Otra crecida más reciente, en 1982, superó los seis metros.

Un hombre de 74 años murió al caer al agua con su caballo en un río de la región parisina, al suroeste de la capital. El caballo pudo volver a la orilla, pero el hombre fue encontrado muerto después.

La ministra francesa de Medio Ambiente, Ségolène Royal, manifestó su preocupación de que puedan ser halladas nuevas víctimas una vez que bajen las aguas en la región parisina.

Tras casi una semana de lluvias torrenciales a lo largo de una franja de Europa, han dejado hasta el momento 15 muetos y varios desaparecidos.

En el sur de Alemania, las intensas lluvias e inundaciones han causado unos 10 muertos. En Rumanía, hasta ahora, se habla de dos fallecidos y de más de 200 personas evacuadas.


La catástrofe meteorológica en Francia ocurre en un momento de tensión social y política, con huelgas en varios sectores, en particular en el de transporte público, que ha manifestado durante tres días.

Mohamed Amine, un turista italo-marroquí venido de Venecia, miraba este viernes, desde un puente, la subida de las aguas del Sena.

"Estoy acostumbrado a tener el agua hasta las rodillas durante el Aqua Alta," cuando se producen las mareas altas en Venecia. "Pero la gente de París no está acostumbrada a ello", dijo a la AFP.

Distintas imágenes, muestran desechos flotando en la orilla del río. La crecida es tal que imposibilita que los barcos que navegan el Sena puedan pasar por debajo de sus puentes. Cerca de los concurridos Campos Eliseos, una pasarela temporal ha sido construida urgentemente para facilitar el acceso a la sede de las típicas embarcaciones Bateaux Mouches, que surcan el río.

Desde ahí pueden verse vehículos atrapados por la rápida subida de las aguas. En la isla Saint-Louis, el parque de Vert Galan ha quedado completamente tragado por las aguas.


Otras localidades del centro de Francia padecen, por su parte, inundaciones consideradas las peores en un siglo: más de 5,000 personas han sido evacuadas desde el pasado fin de semana y unas 19,000 viviendas quedaron sin electricidad.

Pese a que no se espera que esta crecida sea tan catastrófica como la de 1910, los parisinos miraban este viernes con inquietud la evolución.

El presidente francés, François Hollande, anunció que el estado de "catástrofe natural" sería declarado en la zona cuando el gobierno se reúna el próximo miércoles, medida necesaria para abrir la vía a las indemnizaciones por los numerosos daños materiales causados.


RELACIONADOS:InundacionesParísMundo
Publicidad