null: nullpx
Café

'Café Deportado': fue expulsado por ICE y ahora exporta café a EEUU con un propósito muy especial

Un empresario médico y exinformante de la DEA fue deportado a Colombia tras cuatro décadas en EEUU bajo la política 'tolerancia cero' de Donald Trump. Ahora, con una idea que nació en una visita a una finca cafetera en el valle del Cauca, se toma con ironía la situación. (Read in English)
19 Abr 2021 – 06:19 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Más de dos años después de haber sido deportado a Colombia, el exempresario de Miami, Félix Mauricio Zúñiga, no ha renunciado a la idea de regresar al país que llama hogar, y donde vivió durante 40 años.

Los agentes de inmigración allanaron su negocio familiar de artículos médicos en Miami a finales de 2018 y se lo llevaron detenido bajo la política de 'tolerancia cero' del presidente Donald Trump.

A pesar de estar casado con una ciudadana estadounidense desde hace más de 30 años (incluso fue informante encubierto de la Agencia Antidrogas de EEUU (DEA), a Zúñiga le dijeron que no le renovarían la visa. Citaron un fraude bancario que cometió más de 20 años antes, por el que cumplió una breve condena en prisión.

A pesar de sus circunstancias especiales, en pocas semanas fue deportado a Colombia, el país en el que nació pero que no había sido su hogar desde los 17 años.

Junto con su esposa y sus tres hijas nacidas en Estados Unidos, la familia Zúñiga ha tenido una idea novedosa para poner de relieve su causa utilizando el recurso local más famoso. Por qué no crear su propia marca de café colombiano, con un toque de ironía política: Café Deportado.


La idea surgió cuando las tres hermanas visitaban a sus padres el pasado mes de mayo y fueron invitados a una finca cafetera local en los bosques del valle del Cauca, a las afueras de Cali, propiedad de un amigo de la familia.

"Estuvimos charlando sobre cómo seguir adelante y cómo utilizar los recursos que teníamos", cuenta Julia Zúñiga, su hija mayor, de 32 años, que es artista de la cerámica en Colorado.

"Recuerdo que llamé a Julia en el coche y le dije: 'esto puede parecer una locura, puede sonar descabellado, ¿qué tal si lo llamamos 'Café Deportado'?", recordó Alaina Zúñiga, su hermana menor, de 30 años, que trabaja en publicidad en Nueva York.

La familia estuvo luchando con el nombre durante un tiempo, cuestionándose sobre si era un poco demasiado.

"Manos de deportados"

Pero las hermanas insistieron, reflexionando sobre la extraordinaria relación que tienen los estadounidenses con el café, a pesar de que casi no se cultiva comercialmente en el país. (Como cultivo tropical, casi todo el café del mundo se cultiva en el hemisferio sur, aunque hay algunas fincas en Hawaii, California y Puerto Rico).

"Fue intuitivo, me pareció correcto", dice Julia Zúñiga, que tiene una rama de granos de café tatuada en el brazo. Lo describe como "un homenaje a mi cultura colombiana".


"Nos decidimos por el nombre 'Deportado' por el impacto y la ironía de importar café hecho por manos de deportados" y afirmó que también llevaba un importante mensaje humano. "Amad a nuestra gente tanto como amáis a nuestro café", dijo.

Las hermanas dicen que quieren que su marca de café también "concientice sobre los grandes problemas de inmigración que tenemos en este país, que no solo afectan a los centro y sudamericanos, sino a gente de todo el mundo."

Parte de los ingresos se destinarán a dos organizaciones que defiende los derechos de los inmigrantes y los refugiados; RAICES y Families Belong Together.

Informante de la DEA

La deportación de Zúñiga se debió a su actividad bancaria a principios de los años noventa, cuando participó en los mercados financieros y se declaró culpable de fraude.

Para restablecer su reputación y evitar la deportación, Zúñiga aceptó convertirse en informante confidencial de la oficina del FBI y la DEA en Miami, ayudando a los agentes a investigar casos de tráfico de drogas y lavado de dinero. Como resultado, recibió una importante reducción de la pena de un año de cárcel.

Aunque su delito no tenía que ver con el tráfico de drogas, pudo ayudar a los agentes a penetrar en la comunidad financiera colombiana en Estados Unidos, donde los funcionarios estadounidenses seguían la pista a grandes sumas de dinero que movían los cárteles de la droga en los años noventa.

" Yo no conocía a nadie en esos ámbitos del narcotráfico, pero necesitaban a alguien que fuera colombiano, que hablara el idioma, para poder infiltrarse en uno o dos casos", dijo.

"Tuvieron que enseñarme bastantes trucos para enfrentarme a esas situaciones", dijo. A pesar de su condena, dijo que carecía de la mente criminal de los carteles. "Yo era básicamente un buen tipo, así que me tuvieron que entrenar bastante para poder convertirme en otra persona", añadió.

Promesa rota

Debido a su amplia cooperación con el gobierno, dice que se le prometió una visa 'S' para informantes que le permitiría recuperar el estatus de residente en Estados Unidos.

Pero la promesa no se cumplió.

Dos agentes de la DEA que trabajaron con Zúñiga confirmaron su historia y aportaron pruebas documentales de su cooperación como informante.

En una carta dirigida al juez de su caso, el exagente Héctor Pesquera, escribió en julio de 1998 que "el señor Zúñiga ayudó a esta oficina a identificar a individuos sospechosos de estar involucrados en actividades de tráfico de drogas y blanqueo de dinero", lo que implicaba reunirse con los sospechosos y grabar las conversaciones.

Zúñiga "siempre mostró un gran entusiasmo y disposición para cumplir los objetivos de investigación que se le encomendaban", añadía la carta.

"Comprometido totalmente"

En otra carta, el exagente de la DEA, David Tinsley, expuso en detalle la "ayuda sustancial" de Zúñiga a la DEA, señalando que se había "comprometido totalmente" con una operación encubierta que "sigue produciendo resultados increíbles."

Tinsley detalló más de 30 reuniones encubiertas en Nueva York y Miami "que dieron lugar a importantes incautaciones de narcóticos y financieras."

Añadió que Zúñiga se había convertido en un activo inestimable en una importante operación para penetrar "en los niveles más altos de la comunidad bancaria internacional, que son áreas históricamente difíciles para la penetración encubierta."

Su cooperación se ha traducido en más de 50 detenciones, 30 interceptaciones de transferencias bancarias ilegales, 60 millones de dólares en efectivo incautados y 30 vehículos.

Tinsley también comentó lo que dijo era la "transformación" del carácter de Zúñiga. "Se ha colocado en numerosas reuniones encubiertas en Estados Unidos y Colombia, sin tener en cuenta su seguridad personal".

Terminó la carta afirmando que en las largas discusiones con numerosos agentes de la DEA, el IRS, el FBI y el Servicio Secreto "todos tuvieron comentarios muy favorables con respecto a la ayuda sustancial de Zúñiga."

La visa 'S'

Los visados S, son muy valorados por los agentes de la ley, pero son notoriamente difíciles de obtener, en parte debido a su escasez - solo hay 250 disponibles por ley cada año - y a la competencia entre agencias.

Fueron creados por el Congreso tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 para proteger a los informantes que "proporcionan cooperación e información continuas a Estados Unidos para combatir las actividades terroristas y las organizaciones criminales".

Pero los agentes se quejan de que la burocracia es a veces demasiado lenta dejando a los informantes en peligro.

Una auditoría del Departamento de Justicia de 2019 citaba las quejas de los agentes de que el proceso del visado S era demasiado "largo y engorroso". Concluyó que era necesario "un proceso más eficiente para la adjudicación de la visa S".

Algunos agentes se quejan de tener que esperar de seis a ocho años para que se aprueben los visados S.


Fiscales y agentes dicen que los informantes son vitales para construir casos complicados y que merecen una protección adecuada por los riesgos que corren.

"El gobierno tiene que aumentar el número de visados S", dijo Richard 'Dick' Gregorie, un ex fiscal federal de alto nivel en Miami, que dirigió muchos juicios por tráfico de drogas y lavado de dinero. "Cualquier persona cuya vida corra peligro por cooperar con Estados Unidos necesitaría un visado S y no hay suficientes para todos", añadió.

Dijo que, con demasiada frecuencia, los informantes reciben visados temporales para permanecer en Estados Unidos de año en año, sin garantía de renovación. "Así que a menudo viven en un horario muy peligroso", dijo.

Zúñiga dice que se arrepiente profundamente de sus errores en los años noventa y que, hasta su deportación, había llevado una vida ejemplar en Estados Unidos, dirigiendo un negocio de artículos médicos en Miami con su esposa y trabajando como voluntario en un ministerio religioso cristiano que visitaba las cárceles.

Durante décadas se le permitió ir y venir con el patrocinio de la DEA, con un visado especial de "interés público". En 2016 comenzó el proceso de residencia, pero después de que Trump asumiera el cargo, su libertad condicional fue eliminada bajo la política de 'cero tolerancia' que marcó su antigua condena por delito grave.

El 31 de octubre de 2018, un agente del ICE se presentó en su oficina y lo detuvo delante de su mujer y sus empleados.

"Había como cinco tipos allí y tenían sus chalecos y armas y coches con luces, como si fuera un gran problema. Era ridículo", dijo Roxanne Zuñiga. "Dije 'qué está pasando' y me dijeron 'nos lo llevamos detenido'".

"Nos ocupamos de todo"

Llamó a uno de los contactos de su marido en la DEA, que le dijo que no se preocupara. "Me pondré en contacto con Inmigración y nos ocupamos de todo", dice que le dijeron.

El agente especial de la DEA, John Costanzo, de la División de Miami, asistió a la audiencia de deportación de Zúñiga en el Centro de Detención de Krome con la esperanza de hablar en su nombre. Pero el juez se negó a permitirle dirigirse al tribunal o presentar cualquier prueba de la cooperación de Zúñiga, o de su preocupación por ser deportado a Cali, a pesar de su participación en varios casos de drogas en Colombia.

Después de seis semanas en detención migratoria fue deportado el 17 de diciembre de 2018, de vuelta al país que dejó con 17 años.

Zúñiga dice que se siente afortunado de tener todavía familia en Cali, la ciudad donde creció, y ha podido reencontrarse con algunos de sus amigos del colegio. Uno de ellos, propietario de una finca cafetera, aceptó ayudar a la familia a producir su nueva marca de especialidad a partir de pequeñas microfundaciones que luchan por competir con los grandes productores.

"Somos muy afortunados de estar aquí, en la capital mundial del café, para poder seleccionar nuestros propios granos y mezclarlos y molerlos aquí", dijo.

De deportado a importado

La marca de la familia recibió la certificación oficial de la Federación Nacional del Café de Colombia y las primeras 400 libras se enviaron a principios de este mes.

Café Deportado ha dado a Zúñiga un nuevo propósito y esperanza para el futuro, mientras espera una entrevista en el consulado de Estados Unidos en Bogotá para apelar su deportación. Debido a la pandemia, que cerró las operaciones de la embajada la mayor parte del año pasado, puede que tenga que esperar hasta el verano de 2022, debido a la acumulación de casos.

"Estamos en un segundo plano. He aprendido a tomarme el día a día", dijo.

En una carta dirigida al embajador de Estados Unidos en Colombia, escribió: "Le pido humildemente que estudie mi caso. Creo sinceramente que no solo he puesto mi vida en juego, sino que he pagado mi cuota y he contribuido incondicionalmente a las peticiones de nuestro gobierno."

Su esposa dice que aún no entiende por qué el sistema de inmigración le trató con tanta dureza, especialmente dadas sus circunstancias familiares.

"La gente comete errores en su vida y no creo que se le deba juzgar por ello por entero. La gente cambia. Mi marido es un buen hombre. Es un hombre maravilloso. Es un gran padre. Sus empleados le adoraban", afirma.

El proyecto del café también le mantiene alejado de la quimioterapia para su cáncer, que volvió el año pasado después de haber estado en remisión. Había superado un combate anterior de cáncer de próstata, pero recientemente reapareció.

"Estoy recibiendo un excelente tratamiento médico aquí", dijo, señalando que Cali tiene una industria de turismo médico bien desarrollada que atrae a los pacientes extranjeros debido a su alta calidad y menor costo.

"Estoy mucho mejor. Los resultados del laboratorio son muy positivos", dijo.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés