null: nullpx
Incendio en California

Así fue cómo un "conductor del cielo" salvó a 22 niños del incendio forestal en California

Kevin McKay condujo durante cinco horas el autobús donde viajaban los niños y dos maestras de una escuela primaria en Paradise, California, a través de una vía oscura, llena de humo, en la que todo ardía a los lados. "Los estudiantes fueron unos valientes soldados", recuerda quien los trasladó a un lugar seguro.
19 Nov 2018 – 6:49 AM EST

Caminos oscuros y llenos de obstáculos, fuego alrededor de las vías, humo denso y casi dos docenas de niños en el autobús que conduce Kevin McKay durante cinco angustiantes horas desde la escuela primaria Ponderosa, en Paradise, hasta un lugar seguro.

La escena parece extraída de la saga de "El Señor de los Anillos". Pero no. Se trata del Camp Fire, el incendio más letal registrado en la historia de Estados Unidos , que hasta ahora ha cobrado la vida de 77 personas. "Parecía que nos dirigíamos a Mordor", recuerda McKay a CNN, refiriéndose al reino del malvado señor Sauron la célebre obra de ficción escrita por J.R.R. Tolkien.

El fuego había tomado fuerza temprano en la mañana del 8 de noviembre, alrededor de las 6:30 am, lo que obligó a muchos a evacuar el condado de Butte. McKay, de 41 años, dice que se preocupó desde el principio. “El hecho de que se estuviera cayendo en mil lugares era algo inaudito", comenta a la cadena en un parque de Chico, una ciudad al suroeste del Paraíso.

Vio llamas acercarse a la escuela de Paradise, en el norte de California. Su hijo, su madre y su novia ya habían sido evacuados a un hotel en Chico esa mañana. "Eso me liberó para concentrarme completamente en esta situación aterradora", dijo McKay a la cadena.


No había órdenes de evacuación en ese momento, pero al cabo de diez minutos llegó la llamada de desalojo. Los familiares de la mayoría de los demás estudiantes ya habían recogido a sus hijos.

Pero casi dos docenas de estudiantes quedaron varados porque sus padres no habían llegado a la escuela. McKay discutió la evacuación de los estudiantes con el director de Ponderosa, Ed Gregorio, quien consiguió una camioneta para guiar la ruta de evacuación a través del tráfico de vehículos.

"Mantuvieron a los estudiantes tranquilos", dijo McKay, citado en Daily News. "Los estudiantes fueron unos valientes soldados".

Abbie Davis, una maestra de kindergarten de 29 años de edad, y Mary Ludwig, de 50, quien enseña segundo grado, evacuaron a los estudiantes junto con McKay.

Durante el viaje, McKay y los maestros idearon su propio plan de emergencia: acompañar a los niños pequeños con los niños grandes, conseguir los números de teléfono de sus padres; revisar las salidas de emergencia, el botiquín de primeros auxilios y el extintor de incendios.

Retazos de su camisa como protectores

En el trayecto quedaron atrapados en el atasco de vehículos que intentaban salir del lugar a como diera lugar. Ludwig recuerda que "el cielo era realmente amenazador". "Fue muy aterrador. Se sentía como el Armagedón", dijo Davis, también citada por CNN.

El humo empezó a llenar el autobús. Un estudiante dijo que se sentían cansados. Davis vio a otros niños dormitando. No lo pensó dos veces y se quitó una camisa. Él y las dos maestras la hicieron pedazos y rociaron los trozos con el agua de la única botella que había disponible en el el vehículo. Los niños se llevaron los retazos de tela húmedos a la boca y respiraron a través de ellos.

En el camino recogieron a una maestra cuya vehículo quedó averiado. Abbie Davis pensó varias veces a lo largo del viaje que iban a morir.

Los profesores estuvieron vigilando constantemente a los estudiantes y tomando fotos para documentar el viaje.


Poco antes de las 10 de la mañana, el fuego se estaba acercando al costado de la carretera, se veía un edificio completamente envuelto en llamas y los estudiantes empezaban a ponerse nerviosos, dijo McKay. Unos minutos después, el autobús pasaba por el McDonald's, que ya estaba en llamas, y por los restaurantes de KFC.

"Había mejorado, pero el fuego se acercaba cada vez más, añadió".

Horas más tarde, padres e hijos se reunieron. Al volver a recordar cómo fue la huída del Camp Fire, McKay fue modesto. "Fue bastante caótico. Muchos de los padres habían venido. Ni un solo conductor se desvió del plan de evacuación obligatorio. Todos hicieron exactamente lo que se les pidió que hicieran", dijo al Daily News.

Pero las maestras que lo acompañaron tienen otra valoración: "Teníamos al conductor del cielo".

Camp Fire, el voraz incendio que engulle en pocas horas miles de acres al norte de California

Loading
Cargando galería
Publicidad