null: nullpx
Guantánamo

Aparece en Venezuela Yihad Diyab, el exreo de Guantánamo que desapareció de Uruguay

Uno de los seis exprisioneros de Guantánamo que llegaron en 2014 a Uruguay y que abandonó el país semanas atrás, reapareció el miércoles en Venezuela, según le confirmó a la agencia AP el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa.
27 Jul 2016 – 6:28 PM EDT

El expreso de Guantánamo Yihad Diyab reapareció este miércoles en Venezuela, después de semanas desaparecido de Uruguay, país al que llegó en 2014 junto con otros seis exprisioneros.

Así se lo informó el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, a la agencia Associated Press, quien añadió que el refugiado sirio se presentó en el consulado de Uruguay en Caracas. Sin embargo, esa agencia dijo no haber visto ninguna señal de la presencia del hombre en el edificio donde se localizan las oficinas del consulado uruguayo. Tampoco hay información oficial por parte de esa legación diplomática en la capital venezolana.

Diyab fue uno de los seis presos - cuatro sirios, un tunecino y un palestino- que llegaron a Uruguay a finales de 2014 como parte del compromiso del expresidente José Mujica de colaborar con su entonces par estadounidense Barack Obama, en un plan de cierre del penal de Guantánamo que aún no se ha llevado a cabo.

Hace dos semanas, el gobierno uruguayo confirmó que Diyab dejó el país en una fecha imprecisa. El último lugar donde algunos dijeron haberlo visto fue en Chuy, una localidad uruguaya fronteriza con Brasil con una amplia población palestina y una mezquita, a donde algunas fuentes apuntaban que habría ido a celebrar el Ramadán.


Según una ficha del Departamento de Defensa filtrada por WikiLeaks, el hombre de 44 años, que asegura ser hijo de un sirio y una argentina, estaba acusado de haber formado parte de distintas organizaciones terroristas en Medio Oriente como falsificador de documentos. Washington lo consideraba, según ese documento, una "gran amenaza" para EEUU, sus intereses y aliados, pero en octubre de 2014 fue liberado sin cargos antes de ser trasladado a Uruguay.

Diyab se apoya en muletas por un problema en la espalda que se le agravó en la prisión estadounidense, donde protagonizó una larga huelga de hambre en protesta por su detención y siempre expresó las dificultades de su integración en Uruguay.

Además, el sirio ha acusado al gobierno uruguayo de incumplir una supuesta promesa de traer a su familia al país.

También se negó durante meses a firmar un convenio con el gobierno, que ya habían suscrito los otros cinco, por el cual reciben una ayuda económica y a cambio se comprometen a aprender español y a capacitarse laboralmente.

Aunque el gobierno uruguayo siempre ha insistido que los exdetenidos pueden desplazarse sin inconvenientes por la región, ese es un aspecto que no se acordó con EEUU - que quería que los expresos permanecieran al menos dos años sin salir del país de acogida- . Y eso pone a los seis hombres en un limbo legal: los documentos uruguayos con los que cuentan les permiten viajar pero no son bien recibidos en otros lugares.

Jon Eisenberg, un abogado estadounidense que representó a Diyab cuando estuvo detenido en Guantánamo, dijo que no había estado en contacto con él desde junio cuando sostuvieron una llamada telefónica, aunque dijo que un contacto en Uruguay le dijo que era correcto el reporte de que el sirio se encontraba en Venezuela, informa AP.

Eisenberg dijo que Diyab estaba muy preocupado por su esposa y sus tres hijos, quienes huyeron de Siria a Turquía, y luego tuvieron que regresar a su patria por razones económicas. Ellos estaban en una comunidad siria que fue bombardeada por fuerzas gubernamentales en noviembre de 2015.

RELACIONADOS:GuantánamoUruguayVenezuelaPresos

Más contenido de tu interés