publicidad

A 7 años de su experimento en el metro, Joshua Bell volvió a tocar pero rodeado por miles

A 7 años de su experimento en el metro, Joshua Bell volvió a tocar pero rodeado por miles

El músico que había tocado de incógnito en una estación hace 7 años, repitió el experimento, esta vez, rodeado por miles.

El silencio había sido lo más duro de tolerar. Hace siete años, después de que Joshua Bell tocara en el metro de Washington ante la indiferencia de cientos de pasajeros, el violinista "uno de los mejores del mundo- confesó que lo más difícil de la experiencia fue la falta de reconocimiento al final de cada obra.  El 12 de enero de 2007, la superestrella de la música clásica había accedido a tocar en un experimento para The Washington Post que buscaba demostrar si en el medio de la hora pico, la gente era capaz de apreciar la belleza. De 1,097 pasajeros, siete se detuvieron a escucharlo. Solo uno lo reconoció. Hoy, Bell tuvo revancha. El músico volvió a tocar en el metro de DC pero esta vez miles de personas coparon la estación y aplaudieron a rabiar.

publicidad

Parados, sentados en pequeñas mesas, apretados, en escaleras y pasillos, nadie en Washington se quiso perder al violinista nacido en Indiana y a su magnífico Stradivarius valuado en millones de dólares.  

Acompañado por sus nueve discípulos de la Young Arts Foundation, Bell inundó la Union Station del metro de Washington con lo mejor de la música de Mendelsshon y Bach.

Esta vez, Joshua dejó de lado la gorra de beisbol con la que había tocado la primera vez, en la estación L´Elefant Plaza, y cambió su camiseta de mangas largas oscura por una camisa azul eléctrico. Esta vez, no hubo estuche en el suelo ni propinas.

A las 12.30 de hoy, Bell se presentó ante la audiencia que "hechizada- lo escuchó durante más de media hora tocar obras de Bach, el músico que eligió para grabar su último disco que sale hoy a la venta.

El concierto de hoy buscaba además promover la educación musical entre los más jóvenes. Y también el documental de HBO Joshua Bell: A YoungArts MasterClass que emitirá el 14 de octubre HBO.

A comienzos de septiembre, cuando Bell visitó Miami para el pre-estreno del documental habló con UnivisionNoticias.com y dijo: “Yo no esperaba en mi experimento del Metro que la gente se detuviera en medio de la hora pico. Lo que me gustaría es que hagamos hincapié en la educación de los jóvenes, desde una edad muy temprana. La música y el arte es parte de lo que significa ser humano”, dice Bell quien destaca la importancia de educar a los niños “desde el jardín de infantes, bien desde el principio”. Para el músico no alcanza con que se enseñe música en la escuela secundaria. “Es demasiado tarde. Es lo mismo que con el lenguaje”, subrayó.

A solas con Joshua Bell, uno de los mejores violinistas del mundo Univision

Bell sabe lo importante que es que los chicos disfruten de la música desde muy pequeños. Tuvo su primera clase de violín a los 4 años. Sus padres "profesionales de salud mental- lo habían escuchado improvisar con banditas elásticas contra las manijas de un armario los tonos que su madre tocaba en el piano. Su padre le regaló un violín y tres años después debutaba en su primer concierto con la filarmónica de Bloomington. Desde entonces no paró hasta convertirse en uno de los músicos más celebrados de su generación.

Pero Bell no es el típico intérprete de música clásica. A los 46 años es un experto en desacartonar el género y en acercarlo a la gente. Ha participado en decenas de programas de TV, incluido Plaza Sésamo y le ha puesto melodías y compases a la banda sonora de las películas como Angeles y Demonios con Tom Hanks,  Defiance con Daniel Craig, Ladies in lavander con Judi Dench y Dreamer con Kurt Russell y Dakota Fanning. También formó parte de  The red violin, donde no solo tocó el violín sino que hizo de doble del protagonista. La banda sonora de este film ganó un Oscar en el 2000. El músico graba conciertos en su casa, con amigos; con colegas de otros géneros como Chick Corea, Sting o la actriz Scarlett Johansson. También se anima a la música latinoamericana. Interpretó “El Día que me quieras” en el disco “The Standars” de Gloria Estefan y “Para ti” con la banda cubana Tiempo Libre. Sus conciertos se transmiten en vivo por Internet.

Ahora Bell volvió a las profundidades del metro para seguir experimentado. Y aunque teme haberse metido en un "terreno peligroso” (no quiere ser recordado solo por tocar en el metro), el músico se lo toma con humor: “No quiero que mi tumba diga: Aquí está, bajo tierra de nuevo". Sabe que es más importante correr el riesgo con tal de que la gente pueda disfrutar de su música. Igual, dijo a The Associated Press: "Esperemos que el resto de mi trabajo tenga más peso que eso".

En medio del concierto, Bell preguntó a la audiencia si alguien tocaba el violín. Katie Banks de Sterling, Virginia, y solo 16 años, levantó su mano. La adolescente había faltado a clases para escuchar a su ídolo. Toca el violín desde los 3 años y sabía de memoria los conciertos de Bach.

Como hace siete años, la pregunta del experimento del The Washington Post volvió a flotar en el aire. ¿En un ambiente banal, en un momento inoportuno, trascendería la belleza? Esta vez, definitivamente.

publicidad
Contenidos Relacionados
preview 0:45
24 nov, 2017 | 05:41 PM
El videíto: Esta familia volvió a los 70 para celebrar su cena de Acción de Gracias
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad