Ferrari

Ex marine engaña a empleado del parqueo en hotel de lujo y sale con un Ferrari de 300,000 dólares

El presunto ladrón robó, huyó y finalmente lo pescaron no solo por no saber cómo conducir un Ferrari, sino por ni siquiera saber cómo prender sus luces.
26 Ene 2018 – 3:02 PM EST

El Tampa Bay Times reporta que el dueño de un Ferrari convertible demandó a una prominente cadena hotelera por el robo de su vehículo al resguardo de una de sus propiedades. Los detalles del caso son dignos de un guión hollywoodense.

A las 11 de la mañana del pasado 27 de julio, James 'Skip' Fowler, un próspero abogado de 73 años de edad residenciado en la ciudad de Orlando en el estado de Florida, llegó al Vinoy Renaissance St. Petersburg Resort & Golf Club en la también floridana ciudad de San Petersburgo. Fowler había viajado al Vinoy a bordo de su vistoso Ferrari 458 Spider, una máquina valorada en 300,000 dólares, con el fin de asistir a una convención de abogados. El empleado del servicio de parqueo recibió y estacionó el llamativo convertible de dos plazas frente a la entrada del resort, como suelen hacer la mayoría de los establecimientos high end, a fin de hacer alarde del alto nivel de su clientela. Lamentablemente esta vez el truco llamó la atención de la persona equivocada.

Cerca de la media noche Levi Miles, un corpulento ex cabo del cuerpo de marines de 28 años de edad, salió con una hermosa joven del brazo. Quizás con la intención de impresionar a Chloe Rimmer, una joven de 24 años de edad a quien había conocido esa misma noche en el resort, Miles demandó la entrega del Ferrari al empleado del servicio de parqueo. Miles explicó que había dejado su porción del ticket dentro del auto y que lo entregaría más tarde. La actividad del servicio de parqueo en el Vinoy había llegado a un nivel febril esa noche, por lo que el empleado decidió aceptar la palabra de Miles y así no arriesgar un enfrentamiento con el robusto ex marine. Miles tomó posesión del Ferrari.

Quizás el haber visto las dificultades por las que pasaba Miles para poder arrancar el Ferrari debió haber alertado al empleado de que le había entregado el costoso vehículo a la persona equivocada, pero la gran cantidad de gente solicitando sus vehículos requerían de su atención inmediata. Eventualmente Miles logró arrancar el vehículo.

La policía local detuvo el Ferrari no muy lejos del Vinoy al ver que no tenía las luces encendidas, justo cuando se disponía a entrar a una autopista. En su reporte los patrulleros explican que Miles parecía conducir el vehículo “con dificultad”. Afortunadamente, Miles no solo no sabía cómo manejar el 458 Spider sino que tampoco pudo deducir cómo encender las luces del vehículo y así posibilitó su detención antes de causar daños a Rimmer, a su persona o al Ferrari. Para complicar aún más la situación la policía encontró dos gramos de cocaína en la consola central del carro.

Inicialmente Miles dijo a los patrulleros que el Ferrari pertenecía a su padre, pero luego admitió haber engañado al empleado del servicio de estacionamiento y que el auto no le pertenecía, pero alegó que no había hurtado el vehículo ya que el empleado se lo había entregado, mostrando absoluta ignorancia del hecho de que no hace falta un acto de violencia para perpetrar un hurto. El ex Marine también dijo que la cocaína no era suya.

Miles enfrenta cargos por robo mayor de una propiedad valorada en más de 100,000 dólares, posesión de cocaína y manejo con licencia suspendida, mientras que Rimmer quien aparentemente no tenía conocimiento de estar participando en un acto delictivo, enfrenta cargos por posesión de marihuana después de que la policía consiguiera un gramo de esa droga en su cartera.

Por su parte Fowler alega haber tenido que gastar sumas de dinero significativas en inspecciones y reparaciones de su deportivo exótico italiano y que el mismo ha perdido valor como consecuencia del curioso episodio, por lo que naturalmente interpuso una demanda judicial en contra de Marriot International, el holding dueño del Vinoy y 717 Parking, la compañía operadora del servicio de parqueo.


Lea también:

RELACIONADOS:Superautos