null: nullpx
Tornado

Armando Hernández, de 6 años, la víctima más joven de los tornados que dejaron 23 muertos

Las autoridades revelaron datos de los fallecidos, entre los que hay cuatro menores y siete miembros de una misma familia. Los equipos de rescate aún buscan supervivientes en Alabama y se estima que hay siete u ocho desaparecidos.
5 Mar 2019 – 3:27 PM EST

Equipos de rescate siguen buscando víctimas entre los escombros de las casas arrasadas en Alabama luego de los potentes tornados que azotaron este estado del sureste estadounidense con vientos que alcanzaron las 170 millas por hora (273 kph) y dejaron al menos 23 muertos, entre ellos varios niños.

Poco a poco se van conociendo los detalles de los fallecidos. Según las autoridades, el más pequeño tenía solo 6 años y la mayor 89 y una familia ha perdido a siete integrantes.

“Recordemos a estas familias en nuestras oraciones”, dijo Bill Harris, el forense del condado Lee. “Es una situación trágica”, añadió. La buena noticia este martes es que la cifra de desaparecidos ha disminuido: ha pasado de decenas a unos siete u ocho.

Tornados devastadores en el sur de EEUU: vientos repentinos de más de 150 mph causan 23 muertes en Alabama (fotos)

Loading
Cargando galería


Gallery


“Seguimos con la búsqueda, estamos hurgando entre las pilas de escombros, a ver si hay alguna persona o algún animal”, dijo el jefe de bomberos de la comunidad de Opelika, Byron Prather. "No hemos perdido las esperanzas”.

"Parece como si alguien hubiera agarrado un cuchillo gigante y con él raspara el suelo", dijo el comisario de dicho condado, Jay Jones. "Ahora hay bloques donde antes había casas, todo está lleno de escombros, los árboles fueron arrancados de raíz (...) y las zonas boscosas están destruidas".

"No puedo recordar que hayamos sufrido una situación donde hayamos tenido tantas pérdidas de vida en al menos los últimos 50 años", apuntó el comisario.

Dijo que la cifra de muertos se mantiene en 23 y que "docenas" de casas quedaron destrozadas.

"Un pequeño ángel de Dios"

El jefe forense del condado de Lee, Bill Harris, precisó que había cuatro niños -de 6, 8, 9 y 10 años- entre los 23 fallecidos, sin dar más detalles.

Armando Hernández, de 6 años, es el menor. Su madre lanzó un llamado en las redes al no localizarlo tras el paso del tornado, según indicó CNN.


"Cualquiera que esté en la zona, por favor, ayúdeme a localizarlo", escribió Kayla Melton. Sin embargo, varias horas después una tía del menor confirmó su muerte. "Era un pequeño ángel de Dios y Dios lo quiso de vuelta", indicó en un post de Facebook.

"Era un niño precioso muy querido por todo el mundo. Echaré de menos tu pequeña sonrisa y tu dulce voz y cara", añadió.

Otra de los menores fallecidos es Taylor Thornton, quien iba a cuarto grado de escuela y murió cuando visitaba a una amiga en este condado.

"Se fue al cielo", dijo su tía Kay Thornton al canal local WSFA 12, filial de NBC, antes de romper en llanto. "No se siente real. No se siente".

Su familia creó una página de Go Fund Me para recaudar fondos para cubrir los costos funerarios.

Otro de los fallecidos es David Wayne Dean, de 53 años, cuyo cuerpo fue hallado en el jardín de un vecino luego que el tornado destrozó su casa móvil la tarde del domingo.

“Nuestro hijo lo encontró”, dijo entre sollozos la viuda, Carol Dean. "Él ya había muerto para cuando lo alcanzamos. Mi vida ha acabado. Él era mi razón de vivir, mi razón de levantarme todos los días”.

El comisario Jones advirtió que el balance de víctimas puede aumentar. "Hay mucha gente de la cual no tenemos noticias", advirtió. Y otros fueron hospitalizados con "heridas muy graves".


Un rastro de destrucción

El tornado era de categoría EF4 con vientos de 170 millas por hora (274 kph) y se desplazó abriendo un surco de casi una milla (1.4 km) de ancho en Alabama que se extendió por 27 millas (43 km), según el Servicio Nacional de Meteorología. Resultaron heridas 90 personas.

Fue el tornado más mortífero en azotar a Estados Unidos desde mayo del 2013, cuando murieron 24 personas en Moore, Oklahoma.

En los alrededores de Beauregard, un poblado rural de unos 10,000 habitantes cerca de la frontera con Georgia, varias casas móviles habían sido arrancadas de sus cimientos, empujadas por los aires y destrozadas. Las imágenes muestran juguetes, ropa, trozos de paredes y de metal por el suelo.

Chris Darden, del Servicio Nacional de Meteorología (NWS) en Birmingham, Alabama, dijo en una conferencia de prensa a media tarde del lunes que "el tornado que golpeó el condado de Lee fue el que causó daños más importantes".

Darden informó que se están evaluando los daños en otros dos condados (Macon y Barbour) azotados por tornados preliminarmente evaluados como EF-1, de hasta 109 millas por hora (177 kph).

En Lee, los vientos fueron tan poderosos que levantaron un cartel publicitario y lo soltaron a más de 18 millas (30 km) de distancia, en la frontera con Georgia, según relatos de prensa.

Más de 6,000 hogares quedaron sin electricidad en Lee, según la empresa PowerOutage.US, y otros 16,000 sufrieron cortes en Georgia.

"Sonaba como una carrera de autos que se acercaba, como el Indy 500", dijo Sam Cook, un residente del poblado Smiths Station.

"Estaba saliendo de mi camión para entrar a la casa (...) pero no podía correr. La fuerza de ese viento... no podías correr", contó Cook al canal News 3, una filial local de CBS."Tenías que dar un paso tras otro y obligarte a ir".

La búsqueda de desaparecidos se concentra en el área de Beauregard, unas 60 millas (95 km) al este de la capital, Montgomery.

Las autoridades confirmaron el martes que por lo menos 18 tornados afectaron a Alabama, Florida, Georgia y Carolina del Sur.

La devastación en Alabama desde el aire: rescatistas buscan desaparecidos en hogares arrasados por los tornados

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:TornadoMuertesTragediasLatinos
Publicidad