null: nullpx
Igualdad de género

Por qué la pelea de las campeonas del Mundial de Fútbol puede impactar en lo que ganan las mujeres en EEUU

Además de llevarse a casa el cuarto título mundial, la selección de fútbol estadounidense consiguió en Francia poner a la vista su lucha por la igualdad salarial. Las jugadoras presentaron una demanda a la federación en marzo porque se consideran discriminadas respecto a los hombres, algo que podría repercutir en el futuro de muchas mujeres en Estados Unidos.
8 Jul 2019 – 7:22 PM EDT

WASHINGTON, DC.- '¡Equal pay, equal pay, equal pay!' La selección femenina de fútbol acababa de ganar su cuarto campeonato del mundo pero en las gradas del Estadio de Lyon no se coreaba el nombre de la capitana Megan Rapinoe, ni de la goleadora de la final Rose Lavelle, ni siquiera de la estrella Alex Morgan. Lo que gritaban los aficionados era 'Equal Pay', un llamado a la igualdad salarial de unas mujeres que están en la cima del deporte pero que ganan mucho menos que sus colegas varones.


Por eso, con la misma determinación con la que disparó el penal (uno de los dos goles que le dio la victoria a EEUU contra Holanda en la final), Megan Rapinoe lanzó al acabar el partido una demanda por la que llevan años luchando: "Creo que ya basta con las preguntas como que si nos lo merecemos, si deberíamos tener igualdad salarial", aseguró con la medalla de campeona en el cuello. "Avancemos, digamos ¿y ahora qué?", añadió.

La solicitud resuena desde hace días en los noticieros y en las redes sociales y ha sido también retomada por algunos políticos en una Copa Mundial femenina donde las reivindicaciones políticas se han oído más que nunca.


"Megan Rapinoe, Christen Press y Ali Krieger han hablado más abiertamente de lo que creen, de la política. Están diciendo: 'Estamos luchando por lo que es nuestro, incluso por el dinero de la FIFA", asegura Shireen Ahmed, activista y escritora deportiva. "Están sirviendo de ejemplo no solo para niñas y mujeres en EEUU sino del mundo".

Ahmed lamenta que la diferencia entre lo que reciben los hombres y las mujeres tanto en el Mundial como de los equipos en los que juegan y de patrocinios es muy grande y eso lleva a que algunas futbolistas tengan que recurrir a segundos trabajos para vivir.

"Hay jugadoras como la delantera Jessica McDonald, que es madre soltera, que han hablado sobre esto: que le encanta el fútbol profesional pero tiene que sacar adelante a su hijo y que no podía hacerlo con un salario de fútbol", asegura la activista deportiva.

¿Cuánto ganan las mujeres?

Aunque la FIFA (la federación internacional de fútbol) ha duplicado la cuantía de los premios respecto a 2015, los $30millones de dólares que han dedicado este año a la Copa Mundial femenina están muy lejos de los $400 millones que destinaron el año pasado para el Mundial masculino en Rusia.

Del dinero en premios para el Mundial femenino, Estados Unidos, como ganador, se llevó US$4 millones. Cada jugadora recibió además US$250,000 por haber calificado al Mundial.

Además, según explica la BBC en este artículo, cada equipo femenino ha recibido algo más de $800,000 para asumir los costes de preparación y compensaciones a clubes. Para Rusia, los equipos masculinos recibieron $1.5 millones.


Pero aunque la diferencia de lo que ganan hombres y mujeres en el fútbol no es nada nuevo, este año la demanda por la igualdad ha sido protagonista desde el principio de la Copa Mundial. Tanto así que la noruega Ada Hebergerg, vigente Balón de Oro que la distingue como mejor futbolista del año, decidió no acudir a la competición en protesta por la discriminación salarial.

En marzo, la selección de fútbol femenina demandó a la federación estadounidense (USSF, por sus siglas en inglés) por violar la ley de igualdad salarial de 1963 (The Equal Pay Act) y el título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964 por discriminación en base al género.

Según la demanda, las futbolistas ganan un 38% menos que sus colegas varones. Las jugadoras pueden llegar a embolsarse un máximo de US$4,950 por partido frente a los US$13,116 de los hombres.

Una demanda que puede repercutir en otras mujeres

"El caso se presentó tras años de sufrimiento en este aspecto, ya que el equipo femenino más exitoso del mundo sigue ganando mucho menos que la selección masculina estadounidense, también empleada por la USSF", escribió en un blog Jeffrey L. Kessler, uno de los abogados de Winston & Strawn que representa a las jugadoras.

Las demandantes, las 28 jugadoras de la selección, argumentan que aunque hombres y mujeres tienen la misma profesión, juegan en el mismo campo, con la misma pelota y los partidos tienen la misma duración y las mismas reglas, el salario de los varones es muy superior.

"La injusticia de esta discriminación se evidencia en el hecho de que el equipo femenino ha ingresado más ingresos a la USSF que los hombres desde 2015, pero todavía ganan bastante menos tanto en salario como en bonos”, dice el abogado en el blog. "Ellas también son más populares que los hombres en los últimos años dado su éxito fenomenal", añade.

Eso se refleja, por ejemplo, en el récord de ventas de las camisetas de la selección femenina. Pero la disparidad en el pago persiste pese a que la selección femenina estadounidense ha ganado los dos últimos mundiales, mientras que la masculina no logró calificar a la última Copa del Mundo en Rusia.

La federación y las demandantes tienen pendiente un proceso de mediación para tratar de llegar a un acuerdo, pero Kessler cree que el caso podría tener implicaciones más allá de los deportes al "sentar un ejemplo sobre igualdad salarial en base al género".

"Ganan, su camiseta es la más vendida, ¿qué más tienen que hacer?", se pregunta Shireen Ahmed. "Han hecho lo que los hombres no han podido y no les pagan igual. No tiene sentido".

La activista deportiva también cree que las jugadoras de la selección pueden servir de ejemplo para otras mujeres.

"Puede que su ejemplo de colaboración pueda animar a otras mujeres en otros campos", afirma. "La idea de las mujeres levantándose y no quedándose solo con lo que les dan, diciendo queremos más, merecemos más, puede tener un impacto muy grande".

Por el momento, las jugadoras, que llegaron este lunes a Estados Unidos alzando su cuarta Copa del Mundo han conseguido poner sobre la mesa un debate que con seguridad llevarán en los próximos días en sus celebraciones.

En fotos: el Team USA se vistió de campeón en el Mundial de Fútbol Femenino

Loading
Cargando galería
Publicidad