null: nullpx
Coronavirus

“Nos da miedo ir a trabajar”: los preocupantes contagios en empacadoras de carne y tortillerías de California

Una pequeña ciudad se volvió el epicentro de los casos de coronavirus en instalaciones industriales en Los Ángeles. Allí, 226 empleados se han contagiado, la mitad de lo positivos registrados en plantas de dos condados del estado. Se teme que varios infectados sean hispanos.
30 May 2020 – 04:34 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

LOS ÁNGELES, California.- José Guzmán llegó a pensar que no saldría vivo del hospital. Ocho días estuvo aislado, soportando los intensos dolores por el coronavirus sin más compañía que el personal médico. “Lo más triste es que estaba solo, sin ver a mi familia. No había nadie a mi lado y se me vinieron muchas cosas a la cabeza”, contó en una entrevista con Univision Noticias.

Hace poco regresó a su casa con una bolsa de medicamentos y un tanque de oxígeno que ahora le acompaña a todos lados. Tiene la voz ronca, un remanente del virus que ha impactado a 1.7 millones de estadounidenses. Su esposa también cayó enferma, aunque no necesitó que la internaran.

“Estoy mejorando. Poquito a poquito. Ya se me quitó el temor de que pudiera empeorar o hasta fallecer en el hospital”, dice Guzmán, quien nació en Jalisco hace 61 años y vino a EEUU en la década pasada.

Cuando se le pregunta dónde contrajo el covid-19, Guzmán no duda un segundo en responder: en la planta de alimentos Farmer John en Vernon, California, en la cual ha trabajado desde hace casi 10 años.

Guzmán piensa que fue por una compañera infectada la que le contagió a finales de abril. Ya había pasado más de un mes desde que California se había declarado en emergencia por la pandemia, pero él asegura que entonces su empleador solo había distribuido gel desinfectante en las áreas de trabajo y de descanso.


“Todavía no daban tapabocas, no había nada. Empezaron a hacerlo ya después”, afirma Guzmán. “No teníamos la protección que hay ahorita. Eso causó que hubiera más contagios. Desgraciadamente muchos compañeros que se infectaron no lo sabían hasta que tuvieron síntomas, pero ya habían contagiado a otros”, lamenta.

Este inmigrante mexicano es uno de los 153 empleados que contrajeron el covid-19 en la planta de Farmer John de la corporación Smithfields Foods. Según el reporte más reciente de las autoridades locales de salud se trata del brote más grande registrado en un centro de trabajo dentro del condado de Los Ángeles y no es el único en una instalación de Vernon.

A la fecha hay registrados 226 casos en siete compañías localizadas en esta diminuta ciudad industrial de apenas cinco millas cuadradas. Varias se dedican a empacar carne y dos se localizan a solo pasos una de la otra.

Otras empresas que encendieron las alarmas en Vernon son California Farms Meat Companie, con 24 contagios; Overhill Farms Inc, con 18; y Vie de France Yamazaki, con 15.


“Ahí anda el virus y (…) nos va a llegar”

Según el testimonio de empleados de Farmer John, la administración cerró durante tres semanas y desinfectó una de las áreas con más enfermos. También entregó tapabocas y caretas, instaló divisores de plástico y colocó un dispositivo que verifica la temperatura a quienes entran a la fábrica.

Pero esas medidas no han disipado los temores. “Nos da miedo ir a trabajar, porque sabemos que ahí anda el virus y por más que nos cuidemos nos va a llegar. Todos los días tenemos que estar bien alertas”, dijo a Univision Noticias, Pedro Albarrán, un mexicano que lleva 25 años cortando carne de cerdo en ese sitio.


La presión que ha ejercido el Local 770 del Sindicato de Trabajadores de Alimentos y Comercio (UCFW) no ha logrado cerrar temporalmente la instalación. La unión, que representa a 1,300 trabajadores de la empacadora, exige que se detenga la producción para investigar a fondo qué ha sucedido, pero sin dejar de pagarle a los empleados ni reducir sus prestaciones laborales.

“Las condiciones de trabajo dentro de la planta son similares a lo que estamos viendo a nivel nacional en las plantas de Smithfield”, advirtió John Grant, presidente del Local 770 del UFCW, en un comunicado.

“Los trabajadores aún están muy cerca unos de otros en la línea de producción, en la sala de descanso, los baños y otras áreas. Smithfield no ha dado información completa sobre lo que realmente está pasando dentro de la planta de Vernon”, reclamó el líder sindical.

Pero Smithfield Foods, propietaria del lugar y el mayor proveedor de carne de cerdo en Estados Unidos, no ha dado su brazo a torcer, argumentando que ha cumplido con todos los requisitos sanitarios.

El gigante de los embutidos señaló en un comunicado enviado a Univision Noticias que, además de las medidas ya citadas, puso a disposición pruebas voluntarias gratuitas de covid-19, le paga el sueldo íntegro a quienes están en cuarentena y ofrece permisos de ausencia remunerados a los que tienen complicaciones médicas.

“Todas estas acciones complementan las medidas de seguridad que ya existen en todas nuestras locaciones y están por encima de los entornos higiénicos y sanitarios que se mantienen en todo momento en nuestra industria con fines de calidad y seguridad alimentaria”, dijo la corporación.

“Los miembros de nuestra familia Smithfield son cruciales para la respuesta de nuestra nación al covid-19. Les agradecemos por mantener los alimentos en las mesas de Estados Unidos”, agregó.


Infecciones en la productora de tortillas de Mission Foods

Es posible que la mayoría de los 226 infectados en las compañías de Vernon sean hispanos. Este grupo constituye buena parte de los 45,000 trabajadores en esa diminuta ciudad. Un reporte señala que viven en comunidades habitadas mayormente por inmigrantes de México y Centroamérica, como Huntington Park, Bell, South Gate, Lynwood, Maywood y el Este de Los Ángeles.

Mientras las autoridades sanitarias monitorean de cerca los brotes en Vernon, el gobierno de ese municipio, que aún trata de sacudirse acusaciones de corrupción, le resta importancia a la situación.

En su página de internet, la ciudad subraya que “más de 40” de los 153 empleados de Farmer John que se enfermaron ya se reincorporaron a sus labores. “Es importante enfatizar que los resultados positivos reportados han tenido lugar durante un período de 60 días y no se identificaron únicamente en las últimas semanas”, aclara.

No es el único lugar de Los Ángeles donde esa industria se ha visto impactada. Fuera de Vernon, la cifra más grande de infecciones se registró en una planta en Panorama City de la empresa Mission Foods, uno de los principales proveedores de tortillas de EEUU. Allí se reportan al menos 14 casos positivos.

Su gerente Álvaro Pelayo dijo en una declaración escrita envida a este medio que desde marzo la compañía ha actuado “decisivamente para proteger la salud y el bienestar de nuestros empleados”.

Entregar mascarillas, realizar desinfecciones profundas y procurar un mayor distanciamiento en las líneas de producción, son algunos procedimientos que realizan en esa fábrica, según Pelayo.

“No hay evidencia de transmisión en nuestro lugar de trabajo. De hecho, solo un empleado reportó resultados positivos este mes y eso fue el 5 de mayo”, subrayó el funcionario de Mission Foods en Panorama City, un vecindario hispano en el norte de Los Ángeles.

Univision Noticias trató de comunicarse con más de diez empresas que también aparecen en la lista de contagios del Departamento de Salud Pública del condado, pero ninguna respondió hasta la publicación de esta nota.


439 casos positivos en dos condados de California

El primer brote en un sitio de trabajo en California se reportó a mediados de mayo, cuando las autoridades de salud en el condado Kings informaron que 182 empleados de la empresa Central Valley Meat Co tenían el virus.

La empacadora de carne con sede en Hanford, en el norte del estado, solo tenía 32 casos el 22 de abril, pero se multiplicaron en tres semanas. Se cree que, como en otras instalaciones del país, la cercanía entre los trabajadores en las líneas de producción y en los lugares de descanso, extendieron el virus rápidamente. La compañía tampoco se ha pronunciado al respecto.

En su nómina hay alrededor de 900 empleados y tiene dos plantas, una de las cuales está en Vernon. Ambas siguen operando cinco días por semana, procesando más de 1,500 vacas cada día.

En total, en las plantas de Kings y Los Ángeles se han presentado al menos 439 positivos. Se teme que varios, sino es que la mayoría, sean inmigrantes hispanos. Al momento se desconoce si alguno de ellos ha fallecido; tampoco se sabe cuántos han regresado a sus puestos o renunciaron por temor.


La situación es aún más crítica en otros estados: solo en una planta de la procesadora de carne Tyson Foods en Iowa se detectaron 555 empleados contagiados, esto es el 22% de su nómina completa. El jueves la empresa anunció que cerrará temporalmente debido a un retraso en los resultados de las pruebas de coronavirus y las ausencias de trabajadores. Esperan reabrir la próxima semana.

El anuncio se produce apenas un mes después de que el presidente Donald Trump emitió una orden para que estas empresas permanecieran abiertas para asegurar el suministro de alimentos del país.

De acuerdo con el Sindicato Internacional de Trabajadores de Alimentos y Comercio (UFCW), hay más de 3,000 infecciones y 44 muertes entre los trabajadores de dicha industria.

El jueves, el grupo laboral se unió a granjeros y ganaderos para pedirles a las empresas empacadoras, la administración Trump, así como a los gobiernos estatales y locales, que tomen medidas “inmediatas y más fuertes” para proteger a estos empleados.

“Demasiados trabajadores están siendo enviados de vuelta a las plantas empacadoras de carne sin las protecciones adecuadas establecidas, reavivando más brotes en las plantas y nuestras comunidades", advirtió Nick Nemec, un productor de ganado de Dakota del Sur, en un comunicado del UFCW.

La unión afirma que debido a la pandemia al menos 30 empacadoras de carne han cerrado en algún momento desde marzo, afectando a más de 45,000 trabajadores.

En Vernon, reclaman que los directivos de Smithfields Foods se están apresurando para traer de vuelta a quienes estaban en cuarentena, para aprovechar que la demanda de alimentos ha subido.

“A pesar de todas las medidas que tomaron la gente se contagió”, criticó su veterano cortador de carne Pedro Albarrán, quien propone que se cree un comité entre empleados y representantes de la empresa para revisar cada uno de los protocolos de seguridad y salud.

“Queremos estar seguros en el trabajo, las condiciones deben mejorar todavía”, pide Albarrán.

Playas y parques llenos de gente aún con la pandemia: un fin de semana que preocupa a funcionarios de salud (fotos)

Loading
Cargando galería
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés